web analytics

Cuando las hojas se caen

Los medios ecológicos de siega se imponen para este otoño en Segovia.

Pues a esta hora ya estamos en el momento en el que la noche dura lo mismo que el día, el equinoiccio de otoño, vamos, una estación que este año durará 89 días y 20 horas que en términos no astronómicos viene a ser el tiempo en el que se convocan elecciones en este país, más o menos.

Bueno, pues estando claro que hay votaciones porque no hay forma de elegir presidente —lo es normalmente el que consigue mayoría suficiente de apoyos, bien porque es capaz de establecer acuerdos con otros, bien porque consigue convencer a suficientes parlamentarios para que se abstengan, en ningún caso por obligación el que gana las elecciones sin mayoría absoluta— ha empezado la fiesta y hasta nos anuncian ayudas por las catástrofes del pasado verano que hasta van a pagar al Ayuntamiento para reparar los daños del colector del Clamores roto por la lluvia, aquel episodio en el que no se llamó a Protección Civil y claro, los voluntarios han dicho que para hacer esto no se quedan más

En el PSOE segoviano, dice el secretario, José Luis Aceves que las listas serán las mismas que en abril aunque parece que hay en la casa quien opina que habría que volver a las primarias… A ver qué pasa en las reuniones que están por llegar. En el PP, el senador “adoptado” por la provincia, Javier Maroto, se muestra activo y se deja ver por la ciudad y el partido aunque se descarta que sea porque se quiera presentar al Congreso en estos comicios (para alivio de Beatriz Escudero) que ser portavoz del Senado —eso tiene nómina interesante y equipo de ayudantes, además de ser una gran responsabilidad, claro— asegurado para cuatro años no es cuestión de andarlo cambiando después de lo que ha costado, vamos digo yo.

Noemí Otero en Bruselas.

Ardo en deseos de saber si en Ciudadanos habrá cambios en las listas que no le digo yo que Alfonso Martín… ¡Bah! No creo, que Eduardo Calvo, el diputado titular, por fin vive entre nosotros y creo yo que peleará por su reelección, que la otra opción es volverse a Tánger. Me quedo en Cs, que he visto una nota que da cuenta del primer viaje de Noemí Otero en representación de la Diputación. Ha ido esta semana a Bruselas a “aumentar la implicación de Segovia y a aspirar a obtener el mayor número de fondos posible para desarrollar proyectos en nuestra provincia”. Impresiona.

La corriente europeísta llega también a la Junta, que dice el vicepresidente, Francisco Igea, que hay que colocar a Castilla y León en el corazón de Europa, donde le corresponde, y además, para lograrlo cree necesario apoyar con más dinero (si cabe) eventos como el Hay Festival, al que acudió como oyente. No como Carlotta Casiraghi (la chica de Carolina de Mónaco) que vino a hablar de su libro de filosofía sin dejarse hacer una sola foto para disgusto del Hola y de mis jefes que han visto frustrado su proyecto de hacer una incursión potente en el mundo del corazón y están que rabian porque para dar continuidad al asunto ya tenían preparada la jugosa sección por entregas (varias) de “parejitas de la política local” y la han tenido que aparcar tras el fiasco Carlotta.

Una de las imágenes que dejó Casiraghi en Segovia.

Lástima. ¡Así no hay forma de que progresen las empresas locales! Bueno, algunas si, que nos cuenta un lector que este fin de semana, debía haber lleno, no me diga si fue el Hay o el final del verano, le pedían 600 euros por una noche en habitación doble en un afamado hotel de dos estrellas de la capital. Vamos buenos.

El acontecimiento de la semana era, sin duda, la subida de la imagen de la virgen de la Fuencisla a la Catedral que reunió a miles de segovianos en las calles para ver el momento aunque la decisión —a juicio del enfadado público, precipitada e innecesaria— del presidente, Julio Borreguero, de resguardar la imagen de una lluvia que no se produjo llevó al traste la fiesta, que lo de ver la imagen metida en una furgoneta no gusta ni la mitad. Hombre, peor fue lo de la carroza, que llegó a la Catedral al día siguiente, a bordo de la grúa municipal y empujada al interior por dos policías municipales jaleados por turistas asiáticos…

Momento de la llegada de la carroza de la virgen a la Catedral.

Capítulo aparte es lo de las autoridades que esperaban la imagen y acabaron moviéndose por la plaza Mayor como pollos sin cabeza en medio de la confusión del “pero viene o no viene” —mientras el vicario general, Ángel Galindo, se quitaba del lío metiéndose en la sacristía— entrando prácticamente a codazos en la Seo y buscando su sitio con cierta desesperación entre devotas que una vez pillado sitio “bueno” en el templo no se movían viniera quien viniera… ¡Ay, el protocolo!

Bueno, más cosas. Se ha convertido en casus belli —como me gustan los latinajos— el asunto del poste anunciador de una hamburguesería en el Carrascalejo (Palazuelos de Eresma), que al parecer afea mucho el entorno y hay quien se empeña en que eso hay que derribarlo, digan lo que digan las normas urbanísticas y los permisos administrativo. Ya verás como se enfada alguno cuando le diga que la polémica en cuestión me parece un sinsentido de los gordos.

Pero hombre, si cuando uno conduce —es desde la carretera el único punto en el que el logo podría interrumpir las vistas a la sierra— lo que tiene que hacer es estar atento al tráfico que luego llegan los drones esos que se ha agenciado Tráfico y te pillan distraído. No, si lo que no inventen… Hombre, ya que están, que se acerquen a la calle Colón a mirar las maniobras que hacen los autobuses urbanos en su nueva disposición de “ajustes de horarios” en zonas donde antes se aparcaba y de paso que busquen una explicación a la orden que parecen haber recibido los conductores de desplazarse por la ciudad a velocidades mínimas haciendo que los trayectos multipliquen su tiempo para los viajeros… y para los coches que van detrás. Fíjese en ello. Los usuarios ya lo han hecho.

La Subdelegada y los responsables de Tráfico y Guardia Civil observan el vuelo de un dron.

A ver, una cosa bonita para ir acabando. Resulta que, por coincidencias “desafortunadas” dos asociaciones, Aspace y Argem habían programado sendos torneos de padel para recaudar fondos en la misma fecha y lugar. Finalmente, los responsables de Aspace han decidido posponer su actividad y hasta han animado a la participación en el de la asociación que rivalizaba con ellos. Unos señores (y señoras) estos de Aspace.

Y ahora si le dejo que tengo que ponerme a sintonizar los canales de la tele que hay que dejar sitio en el espacio radioeléctrico al 5G y sus nuevos servicios (la mayoría de pago, por supuesto) y llevarse las teles gratuitas, las mismas que se resintonizaron y forzaron el cambio de equipos en las comunidades hace cuatro días, a otro lado. 4.000 bloques de toda la provincia andan con las reuniones de vecinos para hacer el cambio.

Bah, será por nuestro bien.

Author: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *