web analytics

Cuando la edad es cosa de vida o muerte

¿Existen criterios de edad para hospitalizar pacientes? Pues evidentemente. Lo primero que te pregunta el médico después del nombre es la edad, y creánme, no lo hace por curiosidad.

En los últimos días, este vomitorio de indignación que son las redes abundan en estremecedores testimonios. “A mi padre, con 76 años, no le han querido hospitalizar alegando que era viejo”. En los medios -a la viralidad por el morbo- se habla de instrucciones medio de tapadillo para no atender a viejos de 80 para arriba. Noticia que sirve para que el sermoneador de turno inserte en las dichosas redes sesudas reflexiones sobre “quién es el médico para decidir sobre la vida y la muerte”.

Por eso es bueno traer a colación el testimonio de los jefes de las UCIS de dos de los más grandes hospitales de España, el Gregorio Marañón y el Vall d’Ebron, que recordaban en la Cadena SER cosas tan sensatas como que incluso en situaciones normales, según patología, edad y estado, la UCI no es para nada lo indicado. Que recuperarse de una neumonia COVID19 en fase crítica supone, a veces, tres semanas de entubamiento, trance que solo soporta un cuerpo fuerte. Que los médicos están para dar al paciente, ya tenga 2 años o 102, los cuidados más adecuados para su supervivencia, y que por norma, un señor muy mayor va a tener más oportunidades de sobrevivir aislado en su casa o residencia manteniendo los tratamientos ordinarios que abriendo por aquí y entubando por allá, con fármacos de choque que le reventarán hígados, riñones, corazón…

Pongámonos en la piel de un médico de urgencias al que toca a un señor de avanzada edad con una patología previa ya de por sí complicada y en las últimas. En circunstancias normales, habiendo sitio, lo normal es poner al paciente en observación y en función de cómo evolucione darle el alta lo antes posible o en caso contrario aplicarle sedación para mejor morir. No hay mucho más que hacer. Con el hospital lleno y en DEF con 4, en cambio, al médico le toca la desagradable papeleta de explicar a los familiares que hay que llevarse de vuelta a padre o madre y encomendarlo a la atención primaria.

No es fácil de asumir. Los familiares somos partidarios de “agotar toda opción” y expertos en abrir disyuntivas condicionales.  Y sí en Valladolid tienen plazas, y si se ponen más medios, y sí se activa el hospital de campaña dejando camas libres…  El “y sí” al profesional no le sirve de nada, vive en el aquí y el ahora. Su tiempo es oro, tras varios minutos tratando de convencer al familiar al final se le escapa algún matiz de queja, de impaciencia, por lo que será duramente reprendido en las redes sociales. “Un médico chulo y prepotente le dijo a mi padre que…” Cuántos posts de estos dictados por el dolor, la rabia y la desesperación no hemos leído estos días.

Y también hay quien sabe aceptar lo inevitable. El médico dice que, estando la cosa como está, lo mejor para el paciente es no ingresarlo, pues así será.  Dos cosas seguras hay en la vida, dijo Benjamin Franklin, que hay que morir y pagar los impuestos.

Vivimos tiempos duros. Dos meses atrás, el hospital desempeñaba la función antropológica de  “casa de la muerte“. Con plazas libres se ingresaba al moribundo, se le daba  sedación y al pie de la cama dos familiares se turnaban para esperar el fin.  Así es como  moriremos los más y así es como está pensado el sistema, desde el papeleo hasta encargar las flores. Pasado el trance, las familias vivirán con la sensación del “se hizo todo lo posible”.  Pero en situaciones de crisis como la presente debemos recordar que los hospitales se deben más que nunca a su función principal: ser  “casas de la vida“,  no de la muerte.

Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

4 Comments

  1. Completamente de acuerdo, estupendo artículo, enhorabuena.

    Post a Reply
  2. Con medios, personal y prevención se podía haber hecho mucho más. He tenido a un familiar en Uci antes del covid durante semanas, con una profesionalidad extraordinaria y sólo hay 10 boxes en SG, en circunstancias normales, se veía que ésto pasaría en Febrero. Ha faltado de todo a esos profesionales y sobre todo dignidad de los políticos para darles medios y capacidades. Seremos capaces en el futuro de dotar suficientemente a la Sanidad?. No lo veo. Encima alguno dirá que lo mejor para los mayores de 70 es la Eutanasia, miserables políticos.

    Post a Reply
  3. 10 camas de UCI en Segovia y hay 2000 contagiados. Que vergüenza.

    Post a Reply
    • Que alegria leer un articulo inteligente.
      Enhorabuena !!

      Post a Reply

Responder a Segovia desaparece Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *