web analytics

Vallado el entorno de San Martín en la calle Real por desprendimientos del campanario

Debido al riesgo de desprendimientos del chapitel de la torre de San Martín el Ayuntamiento de Segovia ha procedido a establecer un perímetro de seguridad en torno al templo de la calle Real, uno de los tesoros románicos de la capital segoviana. La zona ha sido vallada para impedir la proximidad de paseantes.

El Ayuntamiento ha instado al obispado de Segovia, titular del inmueble, a la inmediata consolidación del remate pinacular de la torre. En principio está previsto que las obras de urgencia empiecen el próximo miércoles 3 de junio.

Problemas con los chapiteles

La falta de mantenimiento de estos pináculos que coronan las más emblemáticas iglesias segovianas esté en la base de este nuevo suceso, que recuerda al acaecido en diciembre de 2019, cuando la veleta de San Esteban, tras décadas de óxido, dejó de ser móvil, al ofrecer resistencia al viento los vendavales fueron debilitando la estructura hasta que en diciembre pasado quedó completamente vencida con riesgo de desplomarse al suelo.

No mejor están los pináculos de San Martín. Unas fotos tomadas el pasado mes de abril evidencian el mal estado del remate del campanario, falto de mantenimiento, con canelones rotos y ornamentos desequilibrados totalmente inestables. A pocos metros del campanario, sobre el cimborrio, la veleta para-rayos está igualmente vencida parcialmente.

 

Remates de San Martín. Foto J. P. Velasco.

Author: Cultura

Share This Post On

2 Comments

  1. El obispado, propietario de la iglesia de San Martín, debería plantearse una restauración en profundidad del edificio, tanto del exterior como del interior. Los pórticos están muy dañados, cubiertas en mal estado, la torre en malas condiciones (no sólo el chapitel de pizarra), el interior muy poco presentable… Debería ser una intervención completa, del tipo que se hizo en la Trinidad.

    Post a Reply
  2. Ya puestos, en la zona hay otro edificio que requiere de una urgente actuación. Me refiero al edificio de la antigua biblioteca, hoy Casa de Lectura municipal. Los remates de esquina llevan más de 10 años recubiertos por una malla absolutamente inservible, que ni los protege ante el deterioro, ni evita el desprendimiento hacia la calle.
    Y la cubierta presenta un serio peligro de desprendimientos de material (tejas y fragmentos de cemento sueltos de la cumbrera), tanto hacia el exterior como hacia el patio interior.
    Por tanto, mucho ojo a los que paseen por la zona.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *