web analytics

Titirimundi vuelve a la calle y al mes de mayo

 

El Festival Internacional de Títeres (Titirimundi) vuelve a la normalidad para celebrarse en la mitad del mes de mayo y recuperar los espectáculos de calle, han celebrado este 6 de mayo los representantes de las administraciones que participan financieramente en el evento —por orden de cuantía: Ayuntamiento, Junta, Diputación y Gobierno central— encargándose cada uno de destacar su aportación pormenorizada en el presupuesto total de 205.000 euros. 37 compañías, 177 espectáculos en Segovia capital además de  42 en pueblos de la provincia y 55 en la región —que se desarrollarán en las semanas posteriores— conforman la oferta de espectáculos de un festival que alcanza este año la edición número 36.

Los representantes de las administraciones y la directora de Titirimundi, durante la presentación.

El Festival segoviano volverá a coincidir con las fechas festivas en torno al 15 de mayo, festivo en Madrid, concretamente entre el 12 y el 16 en los que volverán a celebrarse espectáculos de calle que se recuperan “discretamente” según la organización, además del carrusel en el Azoguejo y las actividades presenciales de Titiricole.

En ese periodo habrá en la capital 177 funciones. De ellas, 88 tendrán lugar en patios —el Palacio de Segovia, el Patio de los Rueda, la casa de Álvaro de Luna o la sala Sirenas del Casino de la Unión son algunas de las novedades— 36 en el teatro, donde se concentrarán los 24 que están dirigidos a escolares, y 19 en la calle.

La Fille du Laiter, una compañía canadiense, será la encargada de inaugurar el festival poniendo en escena sobre las tablas del Juan Bravo el espectáculo “Macbeth muet” el 12 de mayo. Todo el programa puede consultarse en la web del festival, mientras que la venta de entradas comenzará el 19 de abril.

Capacidad de maniobra

El presupuesto de Titirimundi ha vuelto a crecer esta año para alcanzar los 205.000 euros tras aumentar sensiblemente la aportación de la Junta de Castilla y León respecto al año anterior, si bien es cierto que entonces se produjo un severo recorte. Este año, el Ayuntamiento, principal patrocinador, mantiene una partida de 100.000 euros, la Junta 69.000 euros y se ha solicitado el apoyo del Gobierno central pero la cuantía no se conocerá hasta el verano. El resto son aportaciones de patrocinadores particulares. Al mismo tiempo, la Diputación presta el Juan Bravo para las actuaciones del Festival y a la vez mantiene un convenio específico para la extensión provincial con una aportación de 50.000 euros.

La Junta de Castilla y León rebajó el año pasado hasta 14.752 euros su aportación económica al Festival, aunque el nuevo incremento —“de un 70 por ciento”, matizó el delegado territorial— de este año, hasta 69.000 euros, llevó a José Mazarías a subrayar el “apoyo decidido de la Junta al Festival”. El representante regional aclaró además que de los 950.000 euros que Cultura destina este año a apoyar los festivales de toda la región, “el 23 por ciento, 218.000 euros, se ha destinado a actividades en Segovia, la provincia que más recibe y de ello, un tercio es para Titirimundi”.

También la directora del Festival, Mariam Palma, se refirió a esta aportación señalando que “no hemos recuperado totalmente la cantidad que aportaba antes la Junta” pero reconoció que “ha sido un incremento importante que nos ha dado capacidad de maniobra para rehacerlo [el programa del Festival] este año que volvemos a la normalidad”.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

1 Comment

  1. Todo el dinero público que se lleva un certamen para crecer aún más, significa que otras propuestas no lo reciben. Me pregunto si la labor institucional no debería exigir a la organización que fuera más autosuficiente. El dinero público debería servir para impulsar en los primeros pasos a otras iniciativas y, de ese modo, diversificar la oferta cultural además de ampliar las posibilidades de vivir de la cultura a otros agentes culturales. Si se entrega todo el dinero de la subvención a un grupo reducido de propuestas culturales por el simple hecho de ser masivas, nunca habrá opciones de vida para otros profesionales. El dinero siempre a manos de unos pocos. Abro el debate (sin insultos, ni politiqueo, por favor).

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *