web analytics

San Frutos… pese a todo

Esta es una cuestión inquietante. El caso es que nadie ha visto este año el milagro del paso de la hoja, ¿será que no le quedan páginas al libro? Muy mala señal. Pues a estas alturas, a nadie extrañaría que de acabarse el mundo fuera a ser en este infausto 2020. Ahí lo dejo.

Pese a todo, y en un intento para que el coronavirus no nos lo quite todo, unos centenares de segovianos se congregaban el 25 de octubre y en la plaza para cantar al alimón el villancico al santo y el himno a Segovia, bajo la batuta de Francisco Cabanillas y  la Unión Musical Segoviana marcando el compás. Dos niñas de la ecolanía segoviana –Leyre Matesanz y Cloe Baeza– abordando a dúo la pieza del solista, valga la paradoja. Lo bordaron.

Por la cosa de los aforos, el cántico comunal se acometía este año en la plaza, y no en la Catedral, donde sí hubo misa mayor y villancico, pero a cargo de la coral de la sede y con la misma pareja de solista. Para la ocasión la plaza se convirtió en una especie de ajedrez, con una cuadrícula rodeando el quiosco y las instrucciones de protocolo del ayuntamiento de ubicarse en las esquinas de cada cuadrilátero y uno en el centro. Contra pronóstico, los segovianos atendieron a las explicaciones prodigando esta extraña imagen, una especie de parchís  humano de compartimentos estancos. Bastante deprimente pero los tiempos son los que son.

Y hablando del tiempo ¿podía hacer un poco de buen tiempo? Pues tampoco, la otoñal fiesta del patrón de Segovia mostró su cara más invernal dejando para otro año la más estival. Viento a ráfagas y lluvia, que por lo menos respetó la interpretación del himno. Muy emocionada, la alcaldesa Clara Luquero felicitaba las fiestas a los segovianos, reconocía que la gravedad de la situación justifica las medidas adoptadas y apelaba a la responsabilidad de los segovianos.

Es así que a falta de paso de la hoja, de sopas y Mester, la imagen del San Frutos 2020 será la del santo enmascarado que luce la Concha, un vinilo sobre otro “coronadibu” del ilustrador José Luis López Saura. Así todos con mascarilla, con la excepción de los gigantones, claro que estos son inmunes.

Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *