web analytics

San Frutos manda

Para pasmo de la ciencia, que no alcanza a explicar tan excepcional prodigio, se cumplió la tradición un año más y San Frutos pasó página en el libro de la vida. La buena noticia es que todavía no ha caído la contraportada, señal de que el santo renueva por un año más su alianza con los segovianos. La mala, pues eso, una página menos para el fin de los tiempos. La que nos toca para el año entrante no podía llevar mejor ni más santo consejo: “Vive y deja vivir”.

El prodigio, más las sopas, más el concierto del Mester, dejaron chica la plaza, totalmente colmada para la ocasión, en la fiesta más castiza del calendario.

Abrieron plaza los del Mester, con un poupurri de sus grandes hits, seguido de un paseo por su nuevo trabajo, Gabarrerías. El canto de los Comuneros para cerrar con la primera parte del concierto, y la masa desplazándose hasta la puerta de San Frutos, donde aguardaba la cofradía del Paso de la Hoja, que encargó a la artista Lucía Huertas la decoración de la hoja 2017. Como novedad, la fachada ya no luce los manchurrones rojos con que algún botarate o grupo de ellos, años ha, pretendió menoscabar al santo.

Entre tanto, bajo los pórticos de la plaza, la Asociación de Cocineros daba los últimos pases a la Sopas del Santo, 2.600 raciones de contundente sopa a base de chorizo, huevo, jamón “y cariño”, recordaban los cocineros. Todo al módico donativo de un euro, este año a beneficio de Parkinson Segovia.

Obrado el milagro, la multitud se fue para las colas, que para entonces ya daban la vuelta a la plaza. Consumida la sopa, vuelta al concierto del Mester (compensación del que San Pedro no concedió a los de Llanos, Fernando y Cia en junio). Mucha beato entregado de mediana edad, poco joven. Las nuevas hornadas de segovianos, más bien, estaban en el “otro” San Frutos, en la Albuera, donde la fiesta siguió hasta altas horas de la madrugada.

Ya el día de San Frutos, el 25 de octubre, la fiesta tuvo su dimensión cívico-institucional, con la misa mayor en honor al santo precedida por el tradicional Villancico de San Frutos, con más de 200 segovianos participando bajo la dirección de Francisco Cabanillas y obrando de solista Nacho Perel, de 12 años.

Posteriormente, en el quiosco de la Plaza, el también tradicional concierto de la Banda de la Unión Segovia, en cuyo transcurso la venerable Cofradía del Paso de la Hoja distinguió a Ramón Masegosa, fundador de la coral Voces de Castilla, como Amigo de San Frutos. La periodista María Coca fue la encargada de dar lectura al romance del santo. Para los más devotos, tradición peregrinación a la ermita del santo, en el sobrecogedor marco de las Hoces del Duratón. Como guía al lugar, nada mejor que esta entrada de Juan Pedro Velasco.

Programa de Fiestas

 


Fotos. Lema del santo para el año. Milagroso momento en que el libro pasa la hoja. Un multitud de “devotos” siguió el prodigio. Villancico de San Frutos 2017. Dos imágenes del concierto del Mester. Cocinero tastando las sopas. Un grupo de majos celebrando el patrón. La periodistas María Coco, junto a Ramon Masegosa y Geni Uñón, protagonistas de la ceremonia de Amigos de San Frutos 2017.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

3 Comments

  1. Se notó en el Casco Antiguo, la falta de ‘jovencitos’. Hubo menos descerebrado y menos mierda por las calles esta madrugada. Un alivio por un día.

    Post a Reply
    • Pues gente a la Albufera y verás como esta de mierda (cacas pises, cristales rotos, malos olores) en fin no nos falta de na y quitando lo poco recogido en el parque todas las calles penosas, ahora eso si lo ayuntamiento recién pasado el recibo de la basura

      Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *