web analytics

¿Quién manda en el Guadarrama, los ciudadanos o los biólogos?

¿Por qué razón Parques Nacionales acaba con nocturnidad y alevosía con la estación de esquí de Navacerrada? ¿Por qué se van a la calle 30 trabajadores? ¿Por qué se ponen en peligro otros 200 empleos? ¿Quién sale ganando con el cierre?

Tiendo a sospechar de una administración -el ministerio de Transición Ecológica– que, para venderte la moto achaca al “cambio climático” el cierre de una estación. ¿No suena de antemano a milonga, a maniobra de desinformación? Como bien informa la empresa, desde hace años la nieve de las tres pistas a cerrar es básicamente artificial, y si el esquí artificial no fuera viable hace años que hubiera echado el cierre tratándose como se trata de una entidad privada (toda una excepción, en un panorama dominado por las empresas públicas). Por cierto, en invierno, la temperatura media ha aumentado un grado en los últimos 50 años, no 2,5, como bien se colige de este último estudio  de la Complutense.  Y habría que ver qué ha pasado si abarcamos un periodo mayor.

Milonga 2: cerramos porque la estación es un peligro para la seguridad vial. Estupidez tan grande no merece ni comentario. Por lo mismo podrían cerrar la playa de Benidorm, pues anda que no palma peña en la A3.

La tercera razón es la verdaderamente significativa. Parques Nacionales quiere reducir la presión de visitantes sobre el entorno. Esta es la cuestión: a su entender sobra gente en el Guadarrama. Pero como no queda bien sacar una nota diciendo “cerramos la estación porque la señora ministra no quiere gente en el Guadarrama” lo envolvemos en patrañas pseudocientíficas. Además, ¿realmente sobra gente en el Guadarrama? ¿Qué quiere decir que sobra gente en el Guadarrama? ¿Y dónde exactamente? ¿Sobra gente en la estación de esquí?

Esquiadores en Navacerrada en los años veinte.

Quede claro que para el gestor de un parque nacional, en la medida que su prioridad es el mantenimiento de la diversidad, siempre sobra gente. Pero para los que vivimos aquí y con mucho gusto pagamos los sueldos de los gestores del susodicho parque, la prioridad es seguir viviendo aquí (y de paso seguir pagando a los dichosos gestores). Así que para los que vivimos aquí quizá lo que sobran son biólogos inútiles.

De modo que la pregunta es quién manda aquí, ellos, los biólogos, o los ciudadanos. Nosotros, tiendo a pensar, pues pagamos sus salarios. Así que la obligación de estos biólogos no es otra que olvidarse de sus obsoletos planteamientos de “muerto el perro muerto la rabia” y ponerse a trabajar realmente en serio en compatibilizar nuestros intereses y los biológicos. Olvidarse de  fundamentalismos de “devolver la naturaleza a su estado primitivo” (lo que por cierto nunca fue suyo, no hay sierra más humanizada que el Guadarrama) y dar alternativas para que los 7 millones de madrileños 7 que quieran venir a disfrutar de la sierra lo puedan seguir haciendo. Que los poquitos que viven de eso lo puedan seguir haciendo. Y no mandando al paro al personal con milongas sobre el cambio climático y el tráfico.

Durante 70 años estas estaciones de esquí han venido funcionando en el Guadarrama. De hecho, si pasamos balance general, más han contribuido a minimizar el impacto humano que a fastidiarlo. Creánme, no hay mejor aliado de la naturaleza que asignarle un valor económico y empresarial. Esquí, Pinocios, circuitos de bicicletas, embarcaderos para barquitas, y hasta cotos de caza, tienen todo su sentido en la dinámica de preservar sistemas concentrando los usos humanos en unos pocos puntos evitando su expansión y protegiendo el entorno de otros más lesivos (agricultura intensiva, urbanización, energía, turismo). ¿Que no es “lo ideal” si se quiere un entorno “primigenio”? Pues de acuerdo. Pero, señores biólogos, no se les paga a ustedes para destruir riqueza y puestos de trabajo. Si quieren alentar patrañas sobre “naturalezas primigenias” anda que no hay kilómetros y más kilómetros de “primiginiedad potencial” sin apenas paisanos a la vista en esta España vaciada que nos rodea.

Instalaciones de Transportes Aéreos del Guadarrama, S.A. en el puerto de Navacerrada, década de los 60.

Otro ejemplo de inutilidad. En la nota de prensa del ministerio se pone mucho énfasis en asegurar que remontes y demás quedarán desmantelados en octubre. Me juego todos los vinos del mundo a que no. Ya dice la empresa que el cierre “incidirá en la vandalización del entorno”. No sé porqué creo que va mejor encaminada la empresa que los biólogos ministeriales. Llegará octubre y la empresa quebrará. Y punto. Los remontes ahí se quedarán.

La batalla ambiental, hoy, está en otros lados. Está en prácticas agrarias rentables y sostenibles. Está en el reciclaje, en la reducción de emisiones, en el uso inteligente del agua, en sustituir la energía fósil, en la expansión de la biodiversidad mucho más allá de los parques nacionales y a poder ser en el corazón de las ciudades. La Pedriza hace décadas que se convirtió en un parque temático, en un “montañilandia” para exhibir (y muy importante, vender) productos Decathlon, hacer salud y enseñar a los críos, veis, chicos, esto es un hormiguero. ¿Que tal vez haya que regularlo mejor?, bueno, vale, pero creo que esencialmente es bueno que el urbanita tenga esos espacios a modo de válvulas de escape y el lugareño saque de ahí algo de dinero. Como toda la vida de Dios.

Estos ambientalistas recuerdan a aquellos legendarios ingenieros que recorrían a caballo y armados con un Colt los bosques de Valsaín en la convicción de que aquello era suyo y solamente suyo, sublimando una especie de fantasía masturbatoria que les convertía en un remedo de John Wayne de secano. En su honor, cabe decir que aquellos figurones conservaron mejor el entorno que determinados Cousteaus de cuchufleta. Por lo menos sabían poner coto a corzos y cabras (importadas), más dañinas hoy para el medio que unos pocos cientos de esquiadores.

Fotos: Juan Pedro Velasco Sayago.

Entradas relacionadas:


Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

21 Comments

  1. Es ese el problema de este país, don Luis: que mandan demasiados (sin ir más lejos en política y los designios de nuestra nación: 17 y la madre. A veces hasta pare la abuela) y así nos va.
    Expertos, en lo que sea, ¿para qué? si cada español sabemos más de todo que de alineación de fútbol y manoletinas… ¿Biólogos, científicos…? p’a na. Una rosa de los vientos para brujulear según quien gobierne, pero dejarnos aconsejar por los expertos, ni hablar.
    Mire usted tirar dinero público es lo que lleva años ocurriendo. Y, sí, esquian los que esquian y muchos vandalizan, pero para eso esta la educación, el raciocinio y… la autoridad competente.

    Post a Reply
  2. En España, en todas la ‘españas’, de lo que sabemos mucho es de perder dinero, sobre todo si es público. Menos invertir en cosas sensatas y qué, de verdad, den trabajo, en cualquier pampirolada, principalmente para ociar y juerga permanente. Expertos que nos aconsejen ¿para qué? que inventen otros. Bueno sí, expertos para reirnos de ellos sin saber de qué hablamos; que nosotros ya nos lo sabemos todo.

    Post a Reply
  3. Es lo que hay. Una decisión política caprichosa y ridícula. Sólo falta poner un cartel:”Se disparará al humano que ose molestar a una ardilla con su presencia. Prohibido todo”. No hay narices a hacer ésto en Pirineos, ah, que allí son catalanes.

    Post a Reply
    • ¡Jodo catalanes! y encima allí tienen nieve 😉

      Post a Reply
  4. ¿Puede escribir más sandeces en menos palabras? Se ha esforzado mucho pero puede intentarlo en el siguiente post.

    Un artículo lamentable. Pataleta del autor.

    Es lo que hay. Bienvenida sea la decisión.

    Post a Reply
  5. Luis, definitivamente se te ido la olla. No todo es antiecológico, mezclas churras con merinas. Algo es algo.

    Post a Reply
  6. D. Luis, lamentable artículo echando mierda sobre una profesión CIENTÍFICA, sí, CIENTÍFICA. En las facultades de Biología se estudia la relación del hombre con el medio, sin dejarlo fuera. Es decir, el hombre forma parte del ecosistema y hay que tenerlo en cuenta en la gestión del medio ambiente. También debería saber que la mayor parte de los gestores no son biólogos, lamentablemente, sino pertenecientes a ingenierías. Un poco de rigor, por favor. Es como si dijera que sobran periodistas falsarios.

    Post a Reply
    • Estimado Azadón (y demás lamentables) Si en las facultades de biología estudian, como usted dice, la relación del hombre con el medio “sin dejarlo fuera”, habrá que concluir que deben estudiar más. ¿Cómo se digiere mandar al paro a -por lo menos- 30 personas apelando a estupideces como la del tráfico? Si eso es ciencia… será infusa. Esta decisión responde, ni más ni menos, a un biologismo absurdo empeñado en deshumanizar un territorio en pro de la biodevirsidad y en detrimento al disfrute humano.

      Post a Reply
  7. Creo que, en este tema como en otros, no es todo blanco o negro.
    Nadie discute la necesidad de proteger el medio ambiente de la sierra, sobre todo por la presión madrileña; y nadie debería destruir, y menos de estas formas, un uso perfectamente compatible de ese espacio protegido.
    Probablemente todo debería pasar por una replanificación que permita equilibrar ambas posturas, algo que se antoja difícil, a tenor de la situación creada, y que se salda con el golpe cainita en la mesa de Patrimonio Nacional – MITERD.

    Post a Reply
  8. D. Luis que habrá detrás de esta decisión política, miraremos de perfil a la actual y polémica Sra. ministra y vicepresidenta del diesel, el lobo lobate y torera de Transición Ecológica y Reto Demografico, a su querido esposo Mariano Bacigalupo Sagesse(Buenos Aires 1968), consejero de la CNMC,ha trabajado de forma amplia en labores relacionadas con la regulación del sector energético, algo que impacta, directamente, en la cartera de asuntos de la Sra Ribera. Además, entre las atribuciones de la CNMC está la de regular y arbitrar el sistema energético.El presidente de Red Eléctrica de España (REE), Jordi Sevilla, presentó su renuncia a este cargo público el pasado año, porque la vicepresidenta cuarta del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, le habría recomendado “no ser beligerante” contra decisiones de la Comisión Nacional de Mercados y de la Competencia (CNMC) en las que tiene un papel determinante su marido. Y a su cuñadisima Silvina Bacigalupo Sagesse, presidenta de Transparencia Internacional en España, ojo a este lobby con un poder muy grande.
    Dicho esto, se cierra la estación de esquí, abierta 60 ó 70 días al año, pero nadie pone coto a la invasión desmedida, sobre todo Allende Sierra, de miles y miles de personas, que los fines de semana ejercen una presión insufrible e insostenible sobre el Parque Nacional, y a los de Aquende Sierra, nos tienen como siempre, como si fuéramos apestados, visto lo ocurrido con la utilización del parking del puerto, que fallidámente quiso gestionar el arruinador de La Granja(hoy procurador Vazquez).
    No seria mejor llegar a un acuerdo para una gestión sostenible, regulando los accesos en ambos lados del puerto y mantener unas pistas de esquí que ocupan una ínfima parte del Parque y de las tres que cierran, dos de ellas apenas tienen impacto ambiental.Creo que queda claro quien manda en el Guadarrama, Wadi-r-Raml, ni los ciudadanos ni los biólogos, por desgracia para todos los que queremos esta Sierra, mandan desde hace tiempo los políticos.
    Salud D. Luis mucha salud y BUENAS MONTAÑAS

    Post a Reply
    • La decisión del ministerio es un despropósito que además no va a conseguir mejoras medioambientales ni de flujo de gente en el puerto, es lo que tiene que nos gobiernen inútiles, que solo saben prohibir.

      Post a Reply
  9. En este caso ha quedado claro que son biólogos de pacotilla…no se les escucha con los vertidos y purines tóxicos que inundan nuestros campos,ni en el problema del lobo pero en la sierra (que si está en buenas condiciones es por la gente que la habita y no por los biólobos) si que meten cazo

    Post a Reply
  10. Excelente artículo señor Luis.

    Post a Reply
  11. Magnífico artículo. Don Luis. Da en el clavo.

    Post a Reply
  12. Se estará de acuerdo o no, pero impecable el post.
    Falta ya menos para que ecologistas y asociados ofrezcan puestos de trabajo, vamos por buen camino.

    Post a Reply
  13. D. Luis. En la de periodismo se debería estudiar lo de contrastar la información y tal. El nivel periodístico también deja mucho que desear. La mayor parte de los técnicos del ministerio no son biólogos, pertenecen a otras ramas, generalmente técnicas. Y sí, pregunte en las facultades de biología, ya verá. Hay una especialidad, llamada Ecología (que usted seguramente confundirá con ecologismo), que es el estudio, con hombre incluido, de los ecosistemas. Léase a Fernando González Bernáldez, el primer gran ecólogo español junto con Margalef. Lea antes de escribir, por favor.

    Post a Reply
  14. Cómo bien dice “El del azadón”, la gestión de los espacios naturales no está en mano ni de biólogos, ni de científicos. Sus decisiones, además, nunca son tenidas en cuenta. Sería conveniente que modificara el titular de su artículo. Del resto del contenido del artículo, no merece la pena comentar nada: opiniones personales populistas con poco rigor periodístico y científico.

    Post a Reply
  15. Soy estudiante y estoy terminando la carrera de biología por la rama ambiental. Lo primero de todo, a mi antes de escribir sobre algún tema me han enseñado a informarme antes, cosa que usted no hace y por ello escribe estas desmesuradas gilipolleces en tan poco espacio.
    Lo segundo, ojalá los biólogos mandáramos en este Parque Nacional gestionado completamente por ingenieros y políticos haciendo caso omiso a los pocos biólogos que trabajan en él.
    Y tercero y último, ha dejado muy claro el poco rigor que usted tiene como “periodista” (según dice usted ser ya que yo no me creo que un periodista pueda escribir sobre un tema sin tener ni idea de lo que dice).
    Totalmente patético. Ensucia usted una profesión donde de verdad existe gente muy capacitada para redactar noticias con información contrastada y verídica.
    ES PENOSO.

    Post a Reply
    • Gracias por su atención, le sugiero lea mi respuesta anterior a un comentario similar. También le tengo que aclarar que el uso que hago en el texto del término biólogo refiere, más bien, a los criterios de gestión del PN. En este sentido, considero que debe primar una visión antropológica, frente a la biológica, y le animo a no cometer los errores de sus predecesores. En este sentido también, la decisión de cerrar las pistas se toma -si bien deficientemente explicado por parte del ministerio- a puros y duros parámetros de “presión humana” sobre el PN que yo imputo a exclusivamente razones biológicas de preservación del medio en oposición a otras consideraciones. Un saludo y, ya que apela a cierto rigor, procure evitar descalificaciones in totum en lo sucesivo.

      Post a Reply

Responder a el del azadón Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *