web analytics

No importa a quien votes, importa el sesgo de confirmación

Diaz Ayuso es un ejemplo de libro. Allá por 2019, cuando para deshacerse de los cospedalistas Casado la colocó cabeza de lista a la Asamblea de Madrid pensé, como tantos otros, que vaya personaje más anodino. Ejemplo de libro de una carrera política en el siglo XXI. Sin oficio ni beneficio pero de buena familia, medra por Nuevas Generaciones donde coincide con Casado. Son los chicos aseados que los secretarios de organización usan como fondo de pantalla para todo los eventos, y que además, tienen la virtualidad de recoger las sillas y repartir banderitas en los congresos. La cantera. Con algo de suerte y haciendo divisa de la lealtad al jefe, a la estela de algún baranda irán escalando posiciones hasta conseguir esos 60.000€ año con los que abrirse camino en esta vida.

Nada qué decir. Conozco algunos ejemplares de esta especie y hasta alguno es brillante. No es el caso de Diaz Ayuso, que en sus declaraciones, polémicas e intervenciones me parecía (y me sigue pareciendo) de una levedad ideológica y cultural desesperanzadora. Pero llega 2021 y, sin poder exhibir ni un balance de gestión barre en los comicios madrileños. Y no solo barre sino que, de creer a la SER, se ha convertido en la peor pesadilla de su mentor, Casado. Con evidentes intenciones de postularse para heredar el machito si las cosas se tuercen en el Partido Popular.

¿Cómo es posible? Por el sesgo de confirmación. Ella pertenece a una generación política que sabe que la gestión, el talento, el trabajo, son lo de menos. Todo se limita a que hablen de uno y a poder ser mal. Funciona así. La ideología es un prejuicio en sentido etimológico, una rutina de clasificación de los hechos que nos permite una sencilla digestión de la complejidad del mundo . En realidad, nos faltan datos para comprender el cúmulo de causas que subyace a cualquier transformación social (por qué sube la electricidad, qué pasa en Rusia, qué es el techo de gasto o qué la digitalización) de manera que construimos a priori un relato de contexto  del tipo “los liberales solo quieren la destrucción de lo público” o “los socialdemócratas aspiran a la destrucción de lo privado” y, a continuación, encajamos en este relato la papilla que los medios de comunicación nos sirven. (Aviso, lo de público/privado es un ejemplo, vale cualquier otro mantra).

Si uno es de derechas y la papilla es anti-ayuso, miramos la fuente y no cuesta ver la sintonía de dicha fuente con los rivales de Ayuso, o nos lo inventamos, de donde por el sesgo ad-hominem, queda confirmado que A quiere perjudicar a Ayuso a toda costa. Como A sostiene el relato opuesto al nuestro, entonces Ayuso queda confirmada como la “vía correcta”: la que dice la verdad. Sesgo de confirmación. Vemos en el mundo aquello que resulta coherente con nuestra forma de ver el mundo.

Y todavía es más maravilloso el sesgo cuando opera sobre alguien de ideología diferente. La declaración de Ayuso confirma al izquierdista que Ayuso es el paradigma de lo pésimo de la política de derechas. De manera que inconscientemente esa persona deviene un ente que retuitea, acota, redifunde, en clave negativa pero redifunde, los mensajes de Ayuso. Esa redifusión pasa de nuevo al conservador, que al ver la indignación que Ayuso genera en la izquierda, llega a la conclusión de que realmente es ella el principal factor de contención de la izquierda. Se entra en una dinámica de realimentación. Así de simple, a Ayuso le vale con soltar cualquier cosa que active a la izquierda para estar en el candelero.

En unas elecciones, el 60% del electorado sabe con años de antelación a quien No votará, y básicamente es un mercado dividido al 50% (por qué al 50%, y no al 30/70, o 10/90, es otro mecanismo social que merece más espacio). Así que el target de interés en el diseño de campaña  son ese otro 10-20% que cambia de voto y la activación de aquel que no vota al rival (es eso de que “no se queden en casa los nuestros).

Este voto mudable sigue una única dinámica “contento/descontento”. Si está contento vota al que manda, si descontento a la oposición, y si muy descontento, a la forma más radical de oposición.

La autopercepción es un sentimiento de estoy mal o estoy bien. De donde todo mensaje político que pretenda explicar al que se siente mal de que, en realidad, debería sentirse bien (o al revés), está condenado al fracaso. E intervienen de nuevo los sesgos de confirmación. El electorado indeciso hará bandera con aquel que más se identifique con su personal dinámica contento/descontento. Con aquel que más suene dentro de ese balance. De donde el que hablen de uno ni que sea mal, vuelve a tener todas las de ganar. El indeciso votará aquel que le confirme en su percepción de la realidad; de igual modo, se activa también el voto propio, el “no voto” al rival, tan importante en Castilla y León estando en juego la herencia de Ciudadanos

Son cuestiones de psicología de peluquería, sí, pero que funcionan, y que deberíamos empezar a considerar a la hora de plantearnos a quien votar, y sobre todo, por qué.


Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

15 Comments

  1. Si la gente vota a Ayuso cómo tienen que ser los rivales de izquierdas. Lo peor de la especie humana. Sólo tienes que ver a Sanchez. A Iglesias. A Garzón. A Calviño. A Yolandita. A Irene. Hasta para usted no es posible hacerlo peor todo que estos abrazafarolas.

    Post a Reply
  2. La gente vota a Ayuso porque es la única que (no digo que no sea postureo…) para los pies al buenismo de la izquierda (no podría si no fuera mujer) y a los mentecatos de su partido. Las medidas que lleva en Madrid hacen que su comunidad esté mejor que nunca y que muchos queramos cambiarla por los Mañuecos- Luquero de turno.
    La clase política española es de Amanece que no es poco (a 60.000 euros mas privilegios) y esta mujer de momento parece salirse de la película.

    Post a Reply
    • Por lo menos Ayuso defiende Madrid y lucha por ella, no como Garzón que cobra por no hacer nada, y lo peor, por hablar mal de España.

      Post a Reply
      • Tenemos unos representantes que sólo se representan a ellos mismos. Las declaraciones que ha realizado Tudanca acerca del ministro Garzón sin vergonzosas, culpa al Pp en lugar de pedir su dimisión, pero claro cómo va ir en contra de Sánchez ( eso supone aplicar el sentido común y de eso ya no tiene). Y éste es el que aspira a gobernar Castilla León? Váyase a su casa y póngase a trabajar. El nivel del Psoe en CyL deja mucho que desear. Los ciudadanos necesitamos soluciones y no constantes broncas (Ana Sánchez, Alicia Palomo son ejemplos de lo que digo, pero las debe ir muy bien a nivel particular pq repiten en las listas). De verdad que el PSOE no tiene personas más coherente?
        Desde luego que Mañueco no es de mi agrado, pero menos lo es Tudanca. Mejor lo malo conocido que lo bueno por conocer.

        Post a Reply
  3. La gente vota Ayuso, sin imbecilidades y ñoñeces de comentario barato de trompeta mañanera de partido, por la explicación, bien expuesta, en este articulo.
    Su lectura vale para cualquier populista actual, incluidos todos los pollos/? sin cabeza que pululan en el des-orden mundial actual.

    Post a Reply
  4. ¿ Ha conseguido que Madrid suba economicamente en medio de esta crisis? SI
    ¿ Ha conseguido construir un hospital en tiempo recor para descongestionar las UCI? SI
    ¿ Ha bajado impuestos y subido la recaudacion? SI
    Pues eso es lo que tiene que hacer una presidenta de una comunidad

    Post a Reply
  5. Ayuso sería una excelente presidenta del gobierno. Ojalá la viéramos en ese puesto y no al quemaqueroseno productor de CO2 a mansalva del Falcon.

    Post a Reply
  6. De una “levedad ideológica y cultural desesperanzadora”. Y Sánchez, que ni su tesis hizo?.

    Precisamente fue el “intelectual” Sánchez quien facilitó su ascenso por la absurda pelea que inició contra Madrid.

    Mejor una Ayuso que mil Sánchez. Lo saben en el PP y por eso otro mediocre (Casado) pretende arrinconarla, con escaso éxito.

    Post a Reply
  7. Sí, baja los impuestos y por eso no tiene para invertir en Sanidad o Educación pública (los nuevos barrios en Madrid no tienen colegios ni guarderías públicas): Madrid es la que invierte menos en Sanidad después de Andalucía, teniendo en cuenta su población. El hospital que construyó está vacío, es un gran hangar que lo mismo sirve para pandemias, refugiados o grandes fiestas con cotillón: podría haber reforzado los que hay, alguno de ellos incluso con plantas vacías, pero vende más inaugurar uno nuevo, luce más en Instagram.
    Me parece bien que sus votantes la defiendan; coincido completamente en el perfil que le otorga el autor del artículo; prefiero un político que sepa hablar y defender sus ideas con argumentos y razonando, que conteste a las preguntas con educación, inteligencia, también con empatía; que se aleje del populismo y que además -si es posible- sea honrado (con esto no estoy defendiendo a P.Sánchez, que no sé qué pinta en algunas los mensajes de algunos intervinientes en este foro).
    Saludos y salud

    Post a Reply
    • Espera, que creo que no paran de invertir dinero público en Sanidad en Cataluña, País Vasco, Castilla La Mancha, Asturias. Anda, que ni un duro. En salud sólo se invierte en Madrid.

      Post a Reply
    • Carlos, Carlos… Ayuso se la puede criticar por muchas cosas. Pero baja impuestos y SUBE LA RECAUDACIÓN, sube el empleo y el bienestar de los madrileños. Los votantes mayoritariamente no son de derechas ni de izquierdas. No son analfabetos ni manipubables . Son prácticos.

      Post a Reply
    • Decir que el cendal esta vacío solo demuestra tu ignorancia o tu sectarismo, personalmente prefiero que sea lo primero, tendrías cura

      Post a Reply
  8. Sr. Besa; la lucidez habitual con que afronta los asuntos en este caso cede ante sus preferencias personales; sustituye el análisis desapasionado por sus prejuicios contra Ayuso. Isabel arrasa en las urnas por su estilo desacomplejado, su hacer frente a la izquierda sin melindres, con un verbo fresco y espontáneo. Omite usted citar la irracional campaña que le ha hecho la izquierda (que tanto ha elevado a Isabel) donde se criticaban sin piedad las pizzas, los apartamentos que habitaba, el Zendal, el regalo de mascarillas o la venta de test en farmacias. Todo valía con tal de descreditarla y eso, como digo, la ha encumbrado.
    Igual que el afán de muchos medios y periodistas por presentarla como tonta. Le recomiendo a usted y a los lectores el artículo de Víctor Lenore, un analista cultural que en este caso da en el clavo: https://www.vozpopuli.com/altavoz/cultura/ayuso-thatcher-primark.html

    Post a Reply
  9. “Progresa adecuadamente” señor Besa. Esta vez no ha emborronado el panfletillo de turno con insultos.

    Post a Reply
  10. Dice el presidente Sánchez, doctor infausto, que en las calles de Madrid y en otras ciudades hay pobres . La presidenta Ayuso asegura que el mayor problema de la Comunidad de Madrid, se llama Pedro Sánchez. Además, dice Ayuso, que Sánchez no sabe lo que ocurre en las calles, porque no las pisa. La verdad es que solo se mueve en Falcón.
    Por otro lado, el candidato Mañueco recibe el apoyo sin reservas de Ayuso, ganadora en Madrid en las últimas elecciones autonómicas, que provocó la salida de la política del caudillo podemita Iglesias y con ello el declive de la ultraizquierda y de sus socios socialistas. En este municipio segoviano parece próxima la caída de Luquero y en el gobierno se oye cómo cruje del andamiaje garzonita.

    Post a Reply

Responder a MISCO Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *