web analytics

Mil gracias y hasta luego

Dado que es el último artículo de Natalia desde redacción y exclusivamente desde redacción hemos decidido ilustrarlo con algunos fotos de su etapa pública. Agradecemos profundamente la profesionalidad y rigor que Natalia ha demostrado desde que en abril de 2018 iniciara su colaboración con este medio. Han sido 197 artículos, contando de buen inicio con centenares de lectores y, también, algún que otro “troll”, pues a quienes escribimos en las redes abiertas nos toca de vez en vez ejercer de sistema linfático y depurar fantasmas personales, al tiempo que, política “atípica”, nunca ha tentado la crítica fácil y sí, en cambio, la de la exhaustiva documentación. En 197 artículos, Natalia habrá soltado lo que considerara pero desde luego, y salvo erratas, ni un solo dato mal dado o no estupendamente respaldado.  Deseamos a Natalia toda la suerte del mundo en esta nueva etapa profesional y que este “de momento” sea más corto que largo.

Natalia del Barrio

Hoy muchos se alegrarán de este artículo porque de momento será el último, algo que llevan deseando algunos de los “comentaristas” desde hace mucho tiempo aunque lo leyeran religiosamente cada semana a pesar de lo aburrido, que según ellos, era leerme.  Y digo de momento porque si algo he aprendido durante este tiempo es que nunca puedes decir nunca jamás.

Reconozco que alguna vez me he planteado denunciar algunos comentarios, principalmente por insultos o mentiras que se vertían y agradezco en este punto que algunos se moderaran, teniendo en cuenta que tenían más que ver con el odio que con un debate sosegado sobre cómo interpretar la vida, la sociedad y la política.

No dejo de escribir porque me hayan amedrentado, ni mucho menos, sino porque he decido dar un giro de 180 grados, apartarme de lo que estudié, de lo que se supone “es lo mío”, el periodismo (eso dice el título) y del análisis de la política en esta tierra. De la política una no puede decir que se aparta porque siempre se ejerce teniendo un pensamiento crítico, charlando con amigos, con familia y defendiendo tus ideales.

Sinceramente ya no recuerdo ni por qué quería hacer periodismo, lo que sí sé es que lo decía desde pequeña. Cuando entré en la facultad creció mi interés por la política, participé en la manifestación contra la Guerra de Irak allá por el 2004 y desde entonces encaminé mi vida hacia la comunicación política, con un receso de dos años en el Reino Unido para aprender inglés trabajando de camarera. Luego volví a España y la cosa no estaba muy bien, ya sabemos lo que ocurrió con la crisis del 2008. Entonces mi abuelo murió y me dejó un dinerito que me dio para pagarme un Máster en Ciencias Políticas. Pudiera decirse que es ahí cuando mi conciencia política fue en aumento, sobre todo con el feminismo.

Probablemente esto a  “mis lectores” les de exactamente igual, pero quería contarlo a modo introductorio. Llegar a las Cortes (de rebote ya que nadie quería exponerse tanto, esa es la realidad y el tiempo ha dado la razón por los continuos ataques que ha sufrido Podemos) fue una de las etapas más bonitas de mi vida, hasta el momento. A nivel personal conseguí aunar por primera vez todo lo que me gustaba; la política y la comunicación. La ilusión por empezar fue directamente proporcional a la que emanaba el proyecto.

No fue fácil, toda institución tiene una burocracia inimaginable que hay que aprender y más si estás en el foco constante, como era el caso, para no fallar. Podemos tenía una lupa y la perfección era lo que se nos exigía, o por lo menos esa era la sensación.

Toma de posesión de Natalia del Barrio en 2015.

A nivel político también fue una etapa preciosa. Pudiera parecer que estar en la oposición no es nada pero es mucho. Miles de reuniones, de estudio, de saber que hay otra forma de hacer las cosas, problemas menores de fácil solución que no salen en los medios y luego, por supuesto, problemas más graves que tienen que ver con el modo de entender y hacer frente a los problemas de la sociedad.

Y así pasaron cuatro años. Muchos piensan que el dinero todo lo es pero en el cargo viene la carga, eso sí cada uno la que quiera asumir. Es cierto que las cantidades eran y siguen siendo  desorbitadas sobre todo para alguien que viene del mileurismo en el mejor de los casos , todo lo que cobré ha sido público. Como saben gran parte fue donada al partido para proyectos sociales, otra parte la dediqué a mucha gente que lo necesitaba, ellos saben quiénes son y lo hice con gusto, en silencio. Otra parte me dio para ahorrar y poder vivir con un colchón de tranquilidad por si venían mal dadas, como así fue (porque a pesar de lo que se dice e inventan, por los menos en las Cortes de Castilla y León, no existe “paguita” cuando dejas el cargo). Y otra me dio para comprarme a plazos a “Jesusito” que me ha llevado kilómetros por nuestra Comunidad. Podía haber sido un Renault de fabricación autonómica (ya me regañó mi hermano por no hacerlo) pero es un pequeño Kia Pikanto.

De campaña con Pablo Fernández.

Esos cuatro años fueron de los más bonitos pero también de los más dolorosos. Fue un Consejo Ciudadano Autonómico a través de una votación quién decidió que fuera yo la otra liberada del grupo parlamentario ejerciendo el papel de coordinadora. Intenté dirigirlo de la mejor manera posible a pesar de los errores que efectivamente cometí pero en el pecado se lleva la penitencia como dice el refrán y aunque fue por mayoría, no todos estuvieron contentos con la decisión, pasando desde aquel momento a dedicar más a tiempo a señalar errores y boicotear decisiones que a remar a favor de obra, como se dice.

Pero para que un grupo funcione es evidente que tiene que haber ganas de que exista un grupo, valga la redundancia. No sabría explicar exactamente el momento en que todo esto se rompió, lo que si puedo asegurar que los dos últimos años fueron un tormento personal, disfrazado y enmascarado con un sonrisa con el objetivo de no dañar un proyecto en el que miles de personas  habían depositado su confianza y la esperanza. Dos años de tortura donde mis queridos Alfonso, Susana, Javier y Alejandro siempre estuvieron allí y a fecha de hoy todavía siguen. Dos años que acabaron con el anuncio de no volver a presentarme a las elecciones y con una llamada de teléfono del Consejo de Coordinación anunciándome que dejaba de ser portavoz adjunta y coordinadora, sin más. No fue Pablo Fernández, secretario general autonómico, quién hizo esa llamada, lo que me dolió profundamente y me defraudó. Nunca imaginé que durante casi cinco años acabaran así las cosas con la sensación de aprovechar el silencio que decidí guardar con este tema y con otras cosas que ya habían ocurrido de la misma manera y que no viene al caso relatar.

Si hay un grupo que no funciona es evidente que la culpa es de la persona que coordina el grupo, por eso en noviembre de 2017 puse a disposición la coordinación parlamentaria y la portavocía adjunta para hacerla efectiva cuando se quisiera y estimara oportuno y con la intención de no dañar el proyecto en el que llevábamos trabajando ya dos años. Puede que lo mejor hubiese sido dejar todo de manera unilateral en aquel momento pero en mi bisoñéz política y parlamentaria entendí que la lealtad en ese momento con respecto al proyecto y la gente que nos había votado era seguir sin hacer ruido e irme de la misma manera.

No voy a decir que hiciera todo perfecto, ni mucho menos, cometí numerosos errores y ya saben quienes me conocen y me quieren que mi mala leche es infinita. Nadie preguntó, nadie quiso saber. Sí especularon y lo que se dice “maquinaron” a mis espaldas, e incluso inventaron cosas. Como siempre mis amigas de toda la vida, mis chicas del baloncesto y mi familia, a pesar de haberles abandonado un tiempo (la conciliación familiar solo es al parecer para quien tiene pareja e hijos) me acompañaron en todo este proceso posterior.

¿Qué por qué ahora? Pues porque para empezar nuevos proyectos en la vida siempre hay que cerrar las heridas. También porque quiero hacer ver que la política son muchas cosas y no todas “buenas”, se habla del dinero, de la vidorra (una vidorra que no es tal si te dedicas en cuerpo y alma a la gente), pero no de la salud mental, de lo salvaje que son las guerras internas, de la presión que uno siente por ser de un partido como Podemos con el que han intentado acabar por las malas, como hemos podido comprobar estos días con las grabaciones de Villarejo. Podemos, como el resto de partidos y como en la vida en general, tiene de todo y por supuesto tiene gente maravillosa, comprometida y trabajadora.

En el camino me he llevado gente extraordinaria y luchadora, admirable todas aquellas que viven en los pueblos de nuestra extensa comunidad librando pequeñas/grandes batallas en sitios a donde los medios de comunicación no llegan. Y por supuesto a mis queridas periodistas feministas luchadoras que a pesar de los tiempos difíciles, no solo informan con rigor, sino que defienden como nadie los derechos de miles de mujeres en nuestra Comunidad.

Perdón por la extensión y gracias a los que han leído hasta el final. No me quiero despedir sin darle las gracias profundas a Luis Besa y Fernando Sanjosé, sobre todo a Luis que es con quien más he hablado y también con quien más he debatido sobre ciertos temas en los que no estábamos de acuerdo y siempre desde el respeto mutuo. Pero sobre todo gracias porque me han dejado escribir con libertad, sin cambiar ni una sola coma, aunque estuvieran mal puestas.

Nos vemos en las calles, luchando porque nuestra tierra no quede en el olvido, por todas nuestras hijas y nietas a las que quieren llevar al siglo pasado, por los derechos de todas las personas.

Mil gracias y hasta luego.

Natalia en un acto del 8M.


Author: Natalia Del Barrio

Natalia del Barrio. Licenciada en Ciencias de la Información. Ex-procuradora de Podemos por Segovia en las Cortes de Castilla y León.

Share This Post On

22 Comments

  1. Que tengas suerte en tu nuevo proyecto Natalia..aún no estando de acuerdo en muchas cosas contigo, he de reconocer tu valentía de escribir todas las semanas sin miedo a las posibles polémicas y respuestas

    Post a Reply
    • Se me caen las lagrimitias. Muchísima suerte y muchas gracias. Eres un ejemplo para todos, de le mejor que me ha pasado estos años ha sido coincidir contigo.

      Post a Reply
  2. Un placer este sea su ultimo artículo.. Que sea vd. Tan feliz como en paz nos deja.

    Post a Reply
  3. En su epístola final deje de hablar de ka Junta y Denis su opinión sobre la ministra de igualdad y sus irreverentes chachi amigas luciendo palmito en New York pagado con nuestros impuestos. Mientras los desharrapados que Vds. Dicen defender no tienen para pagar ka factura de ka luz ni echar gasoil a su coche o calefacción.

    Post a Reply
    • Gracias Natalia por tus comentarios en este páramo voxistico. Los nuevos torquemadas intentan un dia si y otro también montar un auto sacramental contra todo lo que sea de izquierdas,
      es decir sobre igualdad solidaridad, cultura y sobre todo mujeres, véase el último sobre los bulos , manipulaciones y calumnias sobre Irene Montero y su viaje oficial como ministra de igualdad.
      Pero no podrán, el odio es destructivo y estéril.
      Gracias y mucha fuerza

      Pd.este periódico ya sabemos de que pie cojea y no corta insultos, ordinarieces de los cipotudos neandertales

      Post a Reply
      • Venga que sí Rufi majete…
        Ya que doña Natalia no ha dicho nada del caso Oltra ni del casoplón de Galapagar ni de tantos otros casos turbios de la izquierda ¿podrías hacer tú alguna crítica de estos casos?

        Yo no tengo ningún problema en criticar la tauromaquia y la caza (entran de lleno en lo que defiende VOX) ¿Eres tú capaz de criticar algo de lo que digan o hagan los podemitas? Nooooo. Todo queda dicho. Nivel de borreguismo y fanatismo político absoluto.

        Post a Reply
  4. Usted y su tropa han conseguido sus objetivos y los de su Gobierno totalitario y soviético: han arruinado un país entero, 100.000 muertos primero por Covid sin acertar en casi ninguna decisión que tomasteis. Luego llegó la crisis que negasteis sistemáticamente, la gente pasa hambre ahora, no puede comprar sandía ni melón, no puede pagar la luz, ni el gas, ni la gasolina, ni comprar carne fresca o pescado fresco. No puede irse de vacaciones, no puede llenar el depósito del coche, no puede pagar su hipoteca, no puede comprar casi nada por los altísimos precios, viven de Cáritas, el Banco de Alimentos y las ayudas sociales… te sentirás orgullosa, supongo? Usted ha logrado, en la medida de sus posibilidades, que todos los españoles seamos más pobres que en 2008. Lo habéis conseguido. Hoy el sol sale y es su última homilía, ya era hora, eso sí es positivo. Supone el triunfo de la Democracia y la Libertad, de nuestra Constitución de 1978. Donde no caben los intolerantes, a quién nunca se debe votar, ni los extremistas porque proponen soluciones facilonas a base de arruinarnos a todos, como habéis hecho ahora. Porque no tienen ni idea de gobernar y porque terminan siendo dictadorzuelos corruptos. Ya habéis causado suficiente daño. Dedíquese a trabajar, pero en una empresa privada. Déjenos en paz. No nos representas.

    Post a Reply
  5. Gracias por ser tan valiente de expresar tus opiniones en este medio tan subvencionado por las administraciones provinciales y quizá también regionales, y por aguantar comentarios tan ofensivos por parte de comentaristas, habituales en este medio, que afloran odio, resentimiento y añoranza de otros tiempos ya lejanos.
    Por supuesto no coincido en algunos de tus planteamientos, pero creo que desde la libertad de expresión, el respeto y el razonamiento de ideas es cómo se construye una verdadera democracia.

    Post a Reply
    • No, no ha sido valiente porque no ha criticado las cosas que hacían mal los suyos.

      Sólo ha criticado al vecino, pero todas las vergüenzas de su casa a taparlas para que no se vean.

      Post a Reply
  6. Es una vergüenza que te despidas amenazando veladamente (“me he planteado denunciar algunos comentarios”), cuando se supone que esgrimes la bandera de la libertad, y la realidad es que solo esgrimes el banderín de tu acabado partido político, por llamarlo de alguna manera. ¡Ah! Y solo he leído el primer párrafo de tu discurso. Me basta y me sobra.

    Post a Reply
  7. Desde luego señora el bar más grande de la Complutense, está en la facultad de ciencias de la información, allí estudió un familiar muy cercano, por lo que lo visite, al menos una vez al mes, en los años 80, todo ordenado y limpio, ahora todo pintadas y desordenado, no sé si esto la perjudicó o, no estudio allí ?.
    Mucha suerte en su bueno trabajo, espero que desaparezca de la vida política.

    Post a Reply
    • Un gusto leerte siempre aún no estando de acuerdo en según que artículos. Gracias y suerte en tus nuevos proyectos

      Post a Reply
  8. Gracias Natalia. La verdad, que sin ser de izquierdas ni podemita (me gusta ver más al polític@ que seguir una ideología ciegamente), he de reconocer y agradecer tu interés y tu buen hacer durante tu cargo autónomico en favor de un movimiento asociativo local humilde.

    Como bien dices, no todo se sabe porqué no se publica (por aquello de lo políticamente correcto), pero yo que en algún momento he trabajado contigo, lo he visto y agradecido, y como fuera de una reunión formal te acercas a la persona por la calle en una forma muy educada y cordial y cercana (algo que desconocen los hater por su naturaleza).

    Así que te deseo lo mejor en tu mejor etapa, y gracias por todo lo aportado humilde y humanamente.

    Post a Reply
  9. Natalia, eres buena gente, integra, muy comprometida, siempre educada, cordial…
    Has ayudado todo lo que has podido a los ciudadanos, como política y también como periodista. Valiente y a la vez sufridora, aguantando esos improperios que se vierten gratuitamente hacia ti.
    Has demostrado que la política puede ser digna, si los asuntos de los ciudadanos los defiende personas como tú, con principios y muy generosa.
    Un gran placer para mí haberte conocido, me has demostrado que siempre se puede contar conmigo sin esperar nada a cambio, gran cualidad que está en extinción, por lo que es muy valiosa
    SUERTE, TE LO MERECES

    Post a Reply
  10. Hacer de la política un medio para el sustento personal es lícito pero bajo mi punto de vista reprobable, y más cuando el sectarismo el la seña de identidad, por cierto la formación en la que militas o militabas,es el arquetipo de nepotismo, ya vemos la constante lucha interna de ese partido , nacido al albur de una crisis económica , recuerda la Alemania nazi , paradigma del populismo, en fin suerte y cierra al salir

    Post a Reply
  11. Natalia te deseo lo mejor. A ver ahora quién tiene frescura para escribir las verdades como tú. Seguiremos esperando tu regreso en esta estepa castellana rancia y viejuna. También deseo irme en un futuro no tan lejano. Que se rumien las consecuencias de estas mentes secas otr@s. Hay que apostar por lo rural pero aquí ni de COÑA.

    Post a Reply
  12. Cierre la puerta al salir y esperemos no saber de usted en muchos años. Todo el mundo se lo agradecerá. Sí se puede echaros de la poltrona y que os pongáis a trabajar, como todos. Ya habéis hecho suficiente daño.

    Post a Reply
  13. Natalia, en Segovia hace falta más gente como tú.

    Post a Reply
  14. Cierra la puerta al salir. Si quieren llevar a tus hijas y nietas al pasado acérquese a una comisaría a denunciar al sujeto con dicha intención, pero supongo que no lo harás porque esto se trataría mejor en un psiquiátrico

    Post a Reply
  15. Gracias por no meternos en la cárcel por pensar diferente a ti. Qué generosidad la tuya. Ésto en Cuba, Venezuela o la URRS lo arreglabais de otra manera, no?

    Post a Reply
  16. Bueno, bueno, bueno, qué estupenda noticia que dejes de lanzar -aunque sea temporalmente- pasquines sectarios de exacerbado sesgo.
    Un consejo gratuito y sencillo: descansa, replantéate la vida y aprende a empatizar con todo el mundo, incluidos tus adversarios políticos, a los que has fustigado sin cuartel y con odio enfermizo, sin reconocer ni un solo error de “los tuyos”, aunque hayan sido flagrantes.
    Lleva tanta paz como descanso dejas.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *