web analytics

La trucha común segoviana: A vida o muerte

Elcoto1Levantamos las vedas a este coto, si bien un poco tarde en el tema de la pesca. He decidido esperar al deshielo para comprobar como bajan las aguas en el tema de la trucha esta temporada.

Este año los pescadores nos hemos encontrado con la sorpresa (si se puede decir así, ya que se llevaba mucho tiempo rumoreando que llegaba una nueva ley) que la nueva normativa de pesca que regulaba la temporada 2014 entraba en vigor 48 horas antes de levantarse la veda de la trucha en nuestra provincia. En esta normativa se declaraba a este salmónido especie de interés preferente, lo que conlleva que su pesca será sin muerte en todas las aguas trucheras consideradas libres y escenarios deportivos sociales. En cambio si se podrá extraer dando muerte a ejemplares en las aguas no trucheras, en los AREC y los cotos, según normativa de cada tramo, es decir cada coto tiene sus medidas, sus cupos y sus fechas. Y por supuesto su precio. Los cebos naturales quedan prohibidos con carácter general en las aguas trucheras. En estos tramos, moscas ratifícales desprovistas de arpón y cucharillas de un solo anzuelo, también sin arpón. Es decir más hierro en la chistera que en Vizcaya.

Estas disposiciones (sin ser todas las recogidas, que ya iremos desgranando próximamente en sus pantallas) son más que suficientes para crear el caos y el desconcierto.

Vaya por delante que soy partidario de la nueva ley. Creo que para que mi hijo conozca las truchas autóctonas segovianas (y por extensión castellanas y leonesas) se tenía que tomar una decisión así. Pero esto es sólo el principio. De nada sirve prohibir matar una trucha a un pescador tradicional, si luego por la noche van los furtivos, se envenenan tramos de ríos, se meten trasmallos y por supuesto la guardería hace mutis.

De los dos cotos y un AREC que he disfrutado este año, todavía está por ver el primer guarda de la Junta que me pida la documentación personal y del coto. Y por supuesto que vea las capturas que he realizado y sus medidas: ¿De que nos sorprendemos luego?

De entrada hay que jubilar a toda una generación que pescaba con cebo natural y cuyo último refugio son los cisternazos que la Junta da semanalmente con trucha arcoiris (otro tema para charlar despacio) en los cotos de Carrascal, Fuentidueña y Revenga. En general 20 euros tienen la culpa. Para jubilados la mitad. Y puedes matar hasta seis veces por lo legal. En el tema de los intensivos también entraremos, para vergüenza de pescadores y guardería.

Por otro lado, no se entienden ciertas decisiones de la gestión de la trucha: Si es una especie a proteger ¿Por qué se deja matar, legalmente, dos ejemplares en aguas no trucheras, donde se supone que son aguas que puede colonizar? ¿Por qué los AREC? ¿Por qué se abren cotos con muerte cuando llevaban 20 años sin ella?

Son preguntas que algún gestor de nuestros ríos debería contestar públicamente.
Sobre los AREC volveremos, porque en Segovia tienen ciertas particularidades, que como no, nos hacen especiales al resto de provincias.

Y sobre los cotos volveremos. Esta provincia en cuestión de cotos es muy particular. Tramos donde año tras año se demuestra que no hay peces se sigue abriendo con muerte. Todo un misterio.

Author: J. García Herrero

Share This Post On

2 Comments

  1. Será la cosa don Javier que hay mucho ‘merluzo’ nadando por las administraciones a la caza y la pesca de una buena ‘pecera’ en la que pasar sus días alimentando por lombrices y casquillos del erario público… pero de la cuestión cinegética algún párrafo en algún libro en la carrera o como mucho algún capítulo de jara y sedal en la tele 😉
    Bienvenido al mundo del ‘acue2’ y esperamos aprender del noble arte de la caza sostenible, bien llevada y ecológica.

    Post a Reply
    • Gracias don Juan P. espero seguir las enseñanzas de todo un maestro blogero como usted.

      Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *