web analytics

La nicaragüense Gioconda Belli gana el premio de poesía Gil de Biedma

Gioconda Belli, Feria del libro de Leipzig 2016. Foto Wikipedia (Smokeonthewater).

La poetisa y novelista nicaragüense Gioconda Belli, con su obra El pez rojo que nada en el pecho, se ha alzado con la trigésima edición del premio de poesía Jaime Gil de Biedma, concedido por la Diputación de Segovia y dotado con 10.000€.

Jesús Aguilar, por la obra Versos perdidos en el desván, y David Refoyo, por El fondo del cubo, han conseguido los dos accésis, dotados con otros 3.000€.

Del poemario de la ganadora, el coordinador del jurado, Gonzalo Santonja afirmaba que se trata de “un libro muy sensual, de reivindicación de la feminidad”, y destacaba de él su luz y su intensidad. “Tiene mucho desgarramiento; hay poemas que sólo se pueden leer con los ojos empañados de lágrimas”, reconocía Santonja que recordaba también los diferentes e importantes premios obtenidos por Belli a lo largo de su carrera.

Feminista y sandinista

Y es que en esta ocasión el Gil de Biedma ha apostado sobre seguro y reconocido un valor ya consagrado de la literatura española. Belli, jurado del premio Loewe, ha sido galardonada con diversos premios, entre ellos y por citar dos, el Biblioteca Breve de novela (2008), Casa de las Américas de poesía (1978).

Comprometida con la izquierda sandinista que tumbó al régimen somozista, Belli desempeñó a su vuelta del exilio en 1979 varios cometidos oficiales en los gobiernos posteriores del FSNL. No obstante, la deriva totalitaria que ha imprimido al país Daniel Ortega la hizo volver a la oposición. Actualmente Belli es una activa militante del amplio frente opositor a Ortega desde Movimiento Renovador Sandinista.

Es también una relevante voz feminista en Centroamérica, siendo la reinvindicación de la mujer una constante en su obra desde sus más tempranas obras, abordando sin tapujos el cuerpo y la sexualidad femenina en varios poemarios y novelas.

Rompiendo una misógina y nacionalista tradición

Un perfil que tal vez pueda moderar una cierta misoginia en el palmarés del Gil de Biedma. Con anterioridad, solo tres mujeres en treinta años han conseguido el premio. La última fue en 2002, con Clara Janés, y antes Esperanza Ortega y Concha García (1995 y 1994, respectivamente). Durante muchos años, el jurado ha estado íntegramente por hombres, si bien en la presente edición eran mujeres dos de los 9 miembros.

Belli también rompe moldes en lo tocante a la nacionalidad, y es que el Gil de Biedma tiene también un amplio historial “españolista”. A pesar de que entre los más de mil originales que cada año se presentan al premio (1.700 en la presente edición) hay centenares procedentes de hispanoamérica, el palmarés está abrumadoramente dominado por españoles. Con anterioridad solo los argentinos Santiago Sylvester (1993) y José Viñals (2.000) se han llevado el galardón a la otra orilla del castellano.

De izquierda a derecha, Luis María Anson, G. Santonja, Miguel A. de Vicente, y Emilio Lázaro en la presentación de los ganadores del premio 2020.

Author: Cultura

Share This Post On

1 Comment

  1. Está claro que este premio jamás lo ganará un maestro, un peón caminero, un padre o madre de familia o una dependienta.
    Élite politizada, esto es alejar la poesía del pueblo. Hacérsela inalcanzable.
    Y no piensen ustedes que está “gente de prestigio” tiene más calidad poética que un jubilado que realmente tiene pasión por la poesía.
    Editorial visor solo quiere ” élite ” aunque escriban auténticos bodrios.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *