web analytics

Impiden instalar la publicidad de PP y UPyD en los urbanos

Los autobuses urbanos como soporte de publicidad electoral vuelven a entrar en el eje de la polémica, después de que PP y UPyD hayan comprobado que los espacios que contrataron para exponer a sus candidatas no llevan esas fotografías por una prohibición de la que nadie acaba de asumir la autoría ni su motivación y que desde los partidos afectados se achaca directamente al Gobierno municipal socialista.
La gerente y el vicepresidente del PP charlan con la representante de Inca en Segovia, junto a la sede de Urbanos de Segovia.

La gerente y el vicepresidente del PP charlan con la representante de Inca en Segovia, junto a la sede de Urbanos de Segovia.

Estaba contratado, pero ni Raquel Fernández, ni Silvia Clemente, ni Luciana Miguel reclaman el voto de los ciudadanos desde la trasera del autobús urbano, aunque deberían llevar dos días haciendolo. Los responsables del PP y de UPyD, Miguel Ángel de Vicente y Félix Ortiz, creen que la situación se deriva de una artimaña del Gobierno municipal en el Ayuntamiento, de donde habría partido la orden de prohibir la publicidad electoral, aunque en el Consistorio se niega tajantemente esa suposición.

Lo cierto es que la prohibición está rodeada de puntos oscuros, empezando por el hecho de que se prohíba la publicidad electoral precisamente en campaña electoral, cuando tiene sentido, mientras que en el resto de las concesiones de urbanos del grupo Avanza que gestiona la misma agencia que en Segovia, Inca, no existen esas directrices y los candidatos de diferentes formaciones se anuncian en los vehículos desde el viernes.

Trasera censurada a UPyD.

Tampoco está claro el origen de la orden de prohibición —que se habría comunicado a Inca (la agencia que explota la publicidad en los autobuses) el 30 de marzo, según el gerente de Urbanos de Segovia, Antonio Ruiz— que los afectados insinúan que procede de instrucciones “verbales” del Ayuntamiento, ni el motivo por el que, existiendo esa prohibición, se cerraron los contratos de publicidad, el 31 de marzo.

Responsables de ambas formaciones políticas, la representante comercial de Inca y el montador de los anuncios se presentaron durante la noche del viernes, en la sede de Urbanos de Segovia para intentar instalar los anuncios, aunque, como ocurriera el día anterior —cuando comenzó oficialmente la campaña— les fue vetada la entrada. “No está permitido instalar esa publicidad”, dijeron tajantemente en la empresa.

El propio gerente de Urbanos de Segovia, mantuvo una conversación con el vicepresidente del PP, Miguel Ángel de Vicente, que aunque alcanzó una elevada tensión en los primeros minutos, acabó con un apretón de manos, pero con las puertas de la empresa cerradas para los instaladores de los vinilos.

Las explicaciones del gerente fueron escasas, ya que se limitó a señalar que cumplía las directrices recibidas desde la empresa y que los representantes de Inca conocían esta cuestión antes de celebrar los contratos con ambas formaciones.

La lucha por los soportes.

Que el PP colocara la imagen de su candidata a la Alcaldía, Raquel Fernández, en varios autobuses urbanos el pasado mes de marzo ya provocó la ira de los socialistas, a los que la acción de promoción pareció pillarles con el pie cambiado y que dirigieron sus críticas hacia los costes de la campaña.

El nuevo episodio, de nuevo a costa de los autobuses urbanos podría acabar resolviéndose en la Junta Electoral, donde, a instancias del Ayuntamiento, se ha fijado el foco en las pancartas que UPyD ha instalado en diferentes rotondas de la ciudad, aparentemente sin permisos para hacerlo.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *