free web stats

Fallece el escritor y escultor José Antonio Abella

A los 68 años de edad, ha fallecido el médico, escultor y escritor José Antonio Abella, originario de Burgos y residente en Segovia. En su faceta literaria, fue galardonado con varios premios, entre ellos el prestigioso Ateneo Ciudad de Valladolid.

Inspirado en la leyenda del Acueducto, Abella propuso al Ayuntamiento la idea de crear una estatua con el diablillo que daba fama a la fábula y renunció a cualquier beneficio con la condición de que los fondos se destinaran a la restauración del patrimonio segoviano. Esto se convirtió en el centro de una controversia por la instalación de la estatua en la calle San Juan, una polémica que llega hasta nuestros días.

Abella, gran profesional de la medicina y defensor del carácter público de la misma, fue también el creador del Monumento a la Trashumancia, más conocido como al rotonda del Pastor, y publicó 11 novelas dede 1992. Ente ellas Yuda, toda una recuperación de la Segovia judía, o el Hombre Pez, en las que brilla Abella como dominador de los diferentes registros históricos del castellano. 


Author: Redacción

Acueducto2. Noticias y actualidad de Segovia.

Share This Post On

7 Comments

  1. Gran profesional de la medicina, siempre próximo a la gente de la calle, y mejor persona. Inquieto, amable con todos, curioso. Hablaba con todo el mundo, dispuesto a ayudar porque era esencialmente bueno. Qué pérdida para todos y para esta ciudad… Descansa en paz.

    Post a Reply
  2. Triste noticia en todas sus acepciones.
    Primera, obvia, por el fallecimiento de un hombre bueno, sabio, al que daba gusto oír. Nunca tuve que probar su medicina, pero degusté su literatura con fruición y gocé con la observación de sus esculturas. Nos deja un artista humanista y un ser humano bueno.
    La segunda acepción de triste, por el artículo en sí. Una figura como José Antonio Abella se merece un homenaje, un reconocimiento, que seguro que Segovia no se lo va a brindar en su justa medida, pero es una pena que un medio independiente como este, también se quede en lo superfluo, en la anécdota de la “polémica política”, en lugar de engrandecer la obra de alguien que supo, como nadie, reflejar a Segovia en todas sus artes.
    Leer Yuda es transportarse a la Segovia de 1492 y vivir en primera persona esa Segovia, con el estupor de sentirse arrancado de ella. Su lectura me evocó lo que probablemente sienta un niño, al nacer, al ser expulsado del seno materno… Una obra maestra donde las haya, escrita en castellano antiguo, para hacerla más verosímil, y que debería ser leída en todos los institutos de la ciudad. Y tras esa primera obra, otras diez más, que desbordan sutileza y humanismo a raudales.

    Otro lujo para los sentidos es llegar a Segovia desde la carretera de Madrid y encontrarse, como tarjeta de bienvenida, el grupo escultórico Monumento a la Trashumancia. No se me ocurre mejor homenaje a los miles de hombres que, con tan sacrificado oficio, y a lo largo de siglos, fundamentaron la economía segoviana, basada en el comercio de la lana y los paños. Ese pastor, con sus enormes pies, reflejando su asentamiento al suelo que pisa, es una invitación al recuerdo y a la reflexión. Con tanto bodrio que se ve en cientos de rotondas de la geografía española, ¡Qué suerte tenemos los segovianos de que en sus glorietas prime el gusto artístico y paisajístico!

    Descansa en paz, Abella.

    Post a Reply
  3. Escribo estás letras para agradecer a este gran hombre las aportaciones para la sociedad y quisiera hacer constar su legado en esta vida, que fue intensa aunque corta para un hombre de esta porte. Triste es pensar que hay gente buena que nos deja en esta vida, cuando hay muchas que solo aportan maldad y ahí están. Tal vez Dios se lleva a los buenos y a los malos les de más oportunidades para reconciliarse con la vida. Descanse en Paz y gracias por todo buen hombre, allí donde estés.

    Post a Reply
  4. La ciudad de Segovia debería de hacerle un homenaje, se lo merece. Él fue muy generoso con Segovia a pesar de no ser segoviano.

    Post a Reply
  5. Uno de los mejores escritores que han pasado por Segovia los últimos 50 años.
    Hombre del Renacimiento, artista genial y una persona para descrirse.
    Ojalá la ciudad de su nombre a una de sus calles.

    Post a Reply
  6. Como creador mío no tengo palabras para describir la pérdida. Espero que el Ayuntamiento del PP respete mi ubicación actual y deje de escuchar a esos pocos pero ruidosos que piden mi traslado a otro lugar o mi desaparición.

    Mi hermano el pastor, sus ovejas y su perro están igual de tristes que yo. Ellos tienen la certeza de que seguirán por siempre en las dehesas del Alto Clamores dando la bienvenida a Segovia a todos los que lleguen por carretera y recordando el pasado y la historia de esta tierra. STL

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *