web analytics

El Timo del AREC del Molino de la Villa (Río Moros)

MolinodelaviejaLa verdad, tenía pensado hablar de los cotos intensivos y de su fauna característica, tanto la que está dentro como de la de fuera del agua. Pero me encuentro que ha habido cambios (el enésimo) en esta temporada de pesca en la que más que pescar estamos haciendo un máster en derecho medioambiental.

Ya que es noticia y me meten los dedos en la boca, voy a comentar mi experiencia en lo que he denominado el timo AREC del Molino de la Villa.

Posiblemente fuera este servidor el primero en coger un pase control para estas Agua de Régimen Especial Controlado (AREC). Era conocido en los círculos de pescadores de la ciudad y de la provincia la poca densidad de peces que por allí se daba en años anteriores. Por tanto la sorpresa por incluir este tramo en los que podías desnucar dos truchas fue grande. Como digo, saque mi pase control. Decido empezar por el límite inferior. Cuando llego al puente donde tenía pensado comenzar me encuentro con que el dueño del molino tiene bloqueadas con vallas de obra el paso por la orilla del río. Me quedo sorprendido y, resignado, empiezo más arriba…y empiezo a ver alambradas de espino que cruzan el río, alambres que no respetan la distancia de seguridad en la orilla, cercas de piedra que no dejan paso. No sólo tengo que luchar con esto, si no que las orillas son unas auténticas selvas de zarzas y ramas. Las orillas estaban llenas de botellas de plástico, bolsas, sacos y hasta un balón de fútbol de reglamento que saque a un prado. Tengo entendido que a las truchas nos las gusta el fútbol.

Tuve que andar con cuidado por que las vacas, al estar las alambreras incluso atravesando el río, andaban por las orillas con sus crías, y la verdad yo tengo intención de pescar y no de torear. Jodí el vadeador con un alambre oculto en el rió; ¿quién me lo va a pagar? ¿el dueño del alambre?, ¿la Junta?. Mucho me temo que será el maestro armero a quién tenga que reclamar.

Me cabreé y me fui al límite superior. Como hacía frío entré al bar de la Estación del Espinar para tomar un café antes de seguir y pregunté por algún pozo o charco. Me dijeron que hacía años que no veían a un pescador por allí. Eso me abrió todavía más los ojos.

Ahora bien. Cómo es posible que la los gestores de la Junta abran ese tramo con seis pases con muerte para dos truchas donde a todas luces no hay población suficiente. Aparte de esta consideración subjetiva y personal (puede que sea el único que no pesque nada allí dada mi torpeza), hay otras que son objetivas: ¿Algún agente de la autoridad se pasó por allí antes de la apertura del AREC? ¿Se sancionó a alguien por cortar los accesos al río? ¿Cómo es posible que haya vallas de obras y alambreras que cruzan el río? Si los agentes medioambientales no están capacitados para realizar sus funciones…¿Por qué no acuden al Seprona?

Da verdadero miedo pensar en manos de quién estamos. Creo que han señalizado ya (última semana de abril, mientras que la pesca de la trucha lleva abierta desde 16 de marzo) estos tramos. Mejor tarde que nunca. Si uno se para a reflexionar que los gestores piensan que este tramo se puede abrir con muerte y mandan a 6 pescadores por día lectivo a correr entre vacas paridas, sortear todo tipo de obstáculos punzantes y desgarradores ocultos en el agua y cerrando las orillas, no le queda más remedio que renunciar a pescar en estos tramos y rezar para que Dios ilumine las cabezas y vean la luz. Lo peor de todo es que juegan con una afición y claro, no aprendemos. Y encima ellos cobran por reírse de nosotros. Cuando pase por la plaza de la Reina Doña Juana estaré un rato en silencio. A ver si oigo las carcajadas.

Author: J. García Herrero

Share This Post On

4 Comments

  1. Me temo señor García Herrero que, aunque se pase el día entero en la Reina Doña Juana, están tan ‘amachambraos’ tras el burladero que no asoman ni un pitón los muy… 😉

    Post a Reply
    • Aunque no se les vea, seguro que se oyen las carcajadas sobre como tratan la pesca en Segovia. Les tiene que doler la tripa de reírse de los pescadores segovianos.

      Post a Reply
  2. Hace ya mucho tiempo pesqué esas zonas (Auténticos vergeles llenos de vida entonces) y año a año fui observando su degradación. No creo que haya muchas truchas en ese sitio, si es que queda alguna. Lo mismo que otras especies autóctonas y, en otros ríos.
    Totalmente de acuerdo contigo J. García Herrero.

    Cordial saludo.

    Post a Reply
  3. en realidad que es todo cierto lo que dices buen señor y en los demas arec que tenemos en segovia pasa lo mismo pero es normal pues si no pagas no eres nadie y ya me gustaria encontrarme cara a cara con esta gente que sabe tanto de pesca pues ponen las normas sin conocer nada de nuestros rios y digo si de nuestros rios y no de ellos uffff en fin zapatero cabron a tus zapatos ¿porque metieron tanto bicho en nuestros rios esta gentuza?y quiero explicarme bien pues yo como pescador de toda la vida y nacer en el rio nunca e visto ni lucios ni pez gato ni estos cangrejos tan raros ni tanto animal esotico por estas aguas,pero nada,la culpa es nuestra parece ser somos los malos de la pelicula …. en fin esplicaria mas y mas cosas que estas personas que viven en sueños no saben llevar. nos estan jodiendo a base de bien. tendriamos que dejar de sacar licencias y permisos y a si sabrian lo que han conseguido …h.p.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *