web analytics

El dedo, el sambenito y la luna

Redifusión autorizada por el autor del blog Abriendo el compás, del periodista Pedro Vicente. Análisis de la actualidad política en Castilla y León.

Soraya Mayo.

Confieso mi sorpresa ante el enorme revuelo político y mediático que ha levantado estos últimos días el fichaje de Soraya Mayo, ex diputada del Congreso por Ciudadanos, para un puesto de segundo nivel en el Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (ITACYL), ente público adscrito a la consejería de Agricultura. Casi ha levantado tanta polvareda como la bochornosa designación de Javier Maroto como senador por la comunidad autónoma, con diferencia la más ignominiosa y descarnada instrumentación política de un cargo público al servicio de intereses partidistas. Y desde luego ha suscitado tanta o más polémica que la recolocación de otro ex desubicado, Ignacio Cosidó, “el amigo Nacho”, como asesor nombrado a dedo por el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco.

La repercusión del fichaje de Soraya Mayo, cuya trayectoria política se limita a los cuatro meses que duró la efímera legislatura anterior, se ha debido a mi juicio a la concatenación de dos circunstancias. La primera y principal es que, pese a llevar la firma del consejero de Agricultura, Jesús Julio Carnero, casi todo el mundo ha atribuido su paternidad al vicepresidente de la Junta, el inevitable Francisco Igea. Y la segunda es que se ha producido en el ITACYL, uno de esos “chiringuitos” nido de clientelismo y despilfarro tan denostados por el que fue candidato naranja a la presidencia de la Junta.

Un sambenito ganado a pulso

¿Cómo se explica que un nombramiento efectuado por el titular de una consejería en manos del PP haya sido adjudicado sin más al factotum de Ciudadanos en la Junta? Igea, que ha tenido que desmentir su mediación sin que casi nadie termine del todo de creerle, debería hacerse esa pregunta. Yo puedo darle una respuesta: porque desde que pactó el apoyo de su partido a la investidura de Fernández Mañueco y se encaramó a la vicepresidencia única del gobierno bipartito, él ha pulverizado todos los records conocidos en la colocación a dedo de afines, amigos y allegados a su propia y personal causa. (Me cuenta “El topillo” que, sumando altos cargos propiamente dichos, libres designaciones entre funcionarios y nombramientos de personal eventual, le salen más de medio centenar que deben su puesto al inevitable , y me dice que cualquier día que ande ocioso dará a conocer la “nómina Igea” con nombres y apellidos).

Y como Soraya Mayo fue la que sucedió a Igea como cabeza de lista de C’s al Congreso en las primeras generales de 2019, pues ya está: blanco y en botella. No importa que el nombramiento sea ajeno a las cuatro consejerías que controla el vicepresidente de la Junta. Es igual, hoy por tí, mañana por mí. A fin de cuentas, el intercambio de favores es mutuo desde que comenzó la legislatura: sin ir más lejos el PP necesitó los votos de C’s para perpetrar lo de Maroto y ahí estuvieron Igea y los otros 11 procuradores naranja para regalar el escaño de senador al ex alcalde de Vitoria y ex diputado alavés. No importa que la ex diputada nunca haya militado en Ciudadanos y, si se trataba de colocarla en la Junta, nadie se pregunta por qué la amiga Ana Carlota no le buscó un hueco en la consejería de Empleo. Conclusión: Por si no se había dado cuenta, ya sabe Igea el sambenito que cuelga.
Por lo demás, al tiempo que se desvinculaba del fichaje de Mayo, el vicepresidente intentaba vender la mercancía de que se trata de un nombramiento técnico, algo absolutamente falaz. Veáse, si no, la reacción de ASAJA, organización que, defendiendo la utilidad del lTACYL, ha puesto el grito en el cielo. Mientras ellos lo ven como un ente público capaz de dar soluciones a los problemas de la agricultura y la ganadería de forma más ágil que la propia Administración” , otros lo ven como “el lugar idóneo para colocar a los suyos metiendo poco ruido”.  Lo que ocurre es que, para fatalidad de la Junta, el “poco ruido” ha tenido un eco atronador”.

Una comisión paritaria que no acaba de parir

Centro del Itacyl en Segovia.

El hecho es que mientras ponemos el foco en el dedo, perdemos la perspectiva de la luna. Y la luna fue la promesa electoral de Igea de acabar tan pronto como pudiera con ese conglomerado de empresas públicas, fundaciones, entes, entelequias y demás chringuitos que conforman la llamada (nunca mejor dicho) Administración B, esa red clientelar paradigma del enchufismo y el despilfarro, continuamente censurada por los informes de fiscalización del Consejo de Cuentas.

Supuestamente con ese propósito y en cumplimiento del punto 3 del acuerdo de gobierno PP-C’s, se constituyó a finales de octubre una comisión paritaria de ambos partidos encargada de analizar la situación, utilidad y funcionamiento de las entidades del secor público autonómico de Castilla y León, en cuyas conclusiones se podrá determinar la extinción de aquellas cuyas funciones pueda ser desemeñadas por a Administración General con igual o mayor eficacia o con igual o menor coste”.
Excluidas las Gerencias de Salud y Servicios Sociales, asi como el Ecyl, cuyo status no se cuestiona, la citada comisión decidió encargar un informe sobre las 16 entidades en las que la Junta tiene capacidad mayoritaria de decisión, a saber, el Instituto para la Competitivad Empresarial (antigua ADE), Somacyl, ITACYL, Ente Regional de la Energía, Fundación Siglo, Fundación del Patrimonio Natural, Consejo de la Juventud, Agencia de Calidad del Sistema Universitario, Fundación Universidades, Fundación Anclaje, Fundación Servicio Regional de Relaciones Laborales, Fundación Hemoterapia y Hemodonación, Cenro de Supercomputación, Fundación de Acción Social y Tutela e Instituto de Ciencias de la Salud.
Apenas daba sus primeros pasos esta comisión, de la que no se ha vuelto a tener noticia, e Igea, sin esperar ninguna conclusión, decidía “indultar” a la Fundación Siglo , que, como por ensalmo, había dejado de ser uno de esos denostados chiringuitos para convertirse en un instrumento imprescindible para la política cultural y turística. Se nombraba nuevo director a Juan González Posada y se anunciaba que la Fundación se mantendría básicamente con su actual estructura, si acaso con una nueva denominación.
¿Que pasará con los otros quince? Lo previsible es que PP y C´s traten de guardar las apariencias suprimiendo algunos de los mas irrevelantes y fusionando otros de segundo y tercer nivel. Pero lo que es el núcleo duro de ese entramado, el que gestiona decenas de millones de euros transferidos desde el Presupuesto de la Junta, ni tocarlo.
El ICE, SOMACYL e ITACYL seguirán tal cual, sin otros cambios que algún retoque puramente cosmético. Y lo mismo el Ente Regional de la Energía, que, al tener su sede en León, tiene blindada su permanencia por aquello de no proporcionar al leonesismo un nuevo motivo de agravio. En fín, el clásico apaño chapucero al que nos tiene acostumbrados Ciudadanos, que en Castilla y León no se cómo se las arregla pero siempre consigue empeorar todo lo que toca.

Author: Pedro Vicente

Periodista. Analista de la actualidad política de Castilla y León.

Share This Post On

1 Comment

  1. Una vez más, y aprovechando la información de artículos como este, uno en su modestia se ve provocado por la necesidad de expresar brevemente algo de ese coraje interior que va acumulando, aunque afortunadamente ya sólo me sale en forma de verboso cinismo con la visión esperpéntica y paródica de un país-nación del que – por edad – ya no puedo huir.
    Hace poco apuntaba sobre los “nombres propios” unificados en el desastrosismo de la “cosa pública”, nombres que desde que se cuajó el “régimen del 78” se van sucediendo década tras década como una ordenada sucesión de ciclos isomórficos; cambian los nombres de nuestros “conducatori” tribales, pero continúan las mismas formas y maneras.
    Mientras, efectivamente, el bendito sigue mirando el dedo que apunta a las estrellas.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *