web analytics

Documentos mojados, actas de enlaces y papeletas decisivas

A mi que me gusta andar por los archivos polvorientos me puso los pelos de punta saber que el Archivo Militar de Segovia, esa joya, había sufrido una inundación que mojó ¡240.000 documentos! Eso sí, ves al Coronel Montero, responsable del depósito, moverse con esa tranquilidad y a sus empleados metiendo bolitas de secante entre los papeles o utilizando secadores de pelo contra la humedad y casi me tranquilizo. Otros expertos, mucho, en archivos, crónicas e historia me hablaron más tajantes por la calle: Un desastre. Ya veremos, que en el ejército se tiende a poner todo por escrito.

La fortaleza es grande y el agua no llegó a las estancias en las que el Patronato entregó sus medallas de plata y bronce que se suelen dar a sus miembros o a personas e instituciones colaboradoras. Una era para el anterior regidor, que estaba en el Patronato precisamente por ser alcalde, pero el hombre no acudió a la cita. “Hizo mutis”, sin más, se oyó por allí a una voz autorizada. Pues no espere que haga comentarios, que esta es una viñeta muda.

Y ya que me he metido en la escena de los nobles, pues no me resisto a dar crónica de la boda de Pablo Menéndez Pidal de Navascués, con Elisa Herranz de Contreras, hija del Marqués de Lozoya. Total, que allí se reunieron Grandes de España, nobles y gentes con apellidos compuestos por retahílas mientras “la novia realzaba su natural belleza con un vestido de cola de raso (…)” según dicen las crónicas locales que he leído y que creo que eran de esta semana. Yo que soy viejo ya he visto otras así, pero hace tantos años… ¿Por qué me acuerdo ahora del olor de los armarios de mi infancia?

Estando en plena crónica rosa, pues le cuento otro enlace futuro que estoy deseando ver o que al menos me relaten, que se casa, de nuevo, la consejera Clemente, me dicen que para el día de Santiago… Pues a ver: vino, digo yo que del Pago de Carraovejas, que en esas bodegas es la fiesta y alimentos del catálogo de Tierra de Sabor —no vale salirse— para los comensales. ¿No? Me gustaría ver cómo se distribuyen los invitados en las mesas, que ando yo pendiente de la política regional de cara a mayo y seguro que allí, a los postres, sale el tema de pasada.

Da gusto tanta fiesta en medio del bullicio. Y más que va a haber por toda la provincia, cuando acaben los trabajos del campo, donde el diputado provincial Aceves teme que la cosecha descienda un 40 por ciento. Ya veremos, que estaba con las fiestas, y para hacerlas sin riesgo, Juventudes Socialistas se ha puesto a reclamar los búhos en la red metropolitana… De momento, la respuesta es silenciosa. Ya si eso, después de verano…

Celebraciones, en honor a San Cristóbal, (patrón de los conductores) se hacen siempre en la Base Mixta (perdón PCMASA, otra vez la edad)  donde no falta el trabajo. Ahora andan liados con los blindados Centauro que son unos cacharros punteros se compraron hace 14 años y que pasarán revisión en los talleres segovianos… ¡Qué no pare!

¡Puñetas! Se me han gastado las noticias festivas, así qué vamos a por otras más feas: Otro apretón de tuerca a los que tratan de burlar el pago por aparcar en el Hospital. Ahora hay grandes piedras en un lado del camino donde varias decenas de ciudadanos “tiraban” sus coches hasta ahora. Perfecto. Otra vez que evito los adjetivos. Mejor.

¿Qué más, qué más? ¡Ah! Era previsible, pero está confirmado, ni más ni menos que por un secretario de Estado: el CAT se queda sin el crédito blando para financiar su construcción que había concedido el Ministerio. No soy nada optimista: judicializado o no y sin dinero a la vista, y pese a que en el Ayuntamiento dicen que se estudian “todas” las soluciones, me temo que ya tenemos esqueleto de esos que duran décadas, este como adorno de la entrada de la ciudad. Va ser verdad eso de que a los regidores se les recuerda más por sus monumentos que por sus hechos…

Y mientras una obra se estanca, otra arranca: la del Palacio de Congresos en La Faisanera, que dicen que estará en un año, pese a que se mantiene la oposición frontal del Gobierno de Segovia, incluso en los juzgados. No entraré en la polémica, pero sí en lamentar la grosera ironía del arquitecto de la obra, Rodrigo, ante los que critican que esta no la hagan segovianos. El técnico recalcó que su despacho está en Valladolid, así que es beneficiosa para la región “todo por la región”, remató. No me ha gustado.

Lo que no ha gustado en absoluto al Tribunal Superior de Justicia ha sido el paquete de normas urbanísticas que quería aprobar el Gobierno de La Lastrilla, que quería autorizar terreno para dar vivienda a ¡19.000 habitantes! que viene a ser seis veces su población actual. Hasta la Confederación Hidrográfica del Duero dice que no hay agua para tantos en ese municipio que preside el popular Calle.

Hombre, salió la gestora del agua y su presidente, Valín que nunca dejará de sorprenderme. Resulta que a su buen criterio, las filtraciones en el Eresma son “inevitables” mientras se esté trabajando en la depuradora, así qué lo de los peces muertos es un problema colateral que ya se arreglará ¿No? Pues es la tercera vez que me muerdo la lengua hoy, Don José.

Venga, cerrando, que voy cargadito de tareas entre la Luna Llena, el festival Vete al Fresco y mi visita segura al Festival de Huercasa, en Riaza, así que sólo me queda tiempo para hacer un mixto con el que congratularme por el aniversario (150) de Cruz Roja. No se pierda la exposición en el Palacio de Quintanar; felicitar al nuevo presidente de la Audiencia en Segovia, Pando; y lamentar la muerte de la saeta rubia, don Alfredo, que duele a todo aquel que disfrute con el fútbol.

Y así, llego al remate, que era el de las papeletas para la historia. Son las que utilizarán los militantes del PSOE este domingo para, por primera vez, pronunciarse por su favorito para ser secretario general del partido, que sin duda es un asunto de calado, más con la formación jugándose el ser o no ser. Cuando acabe esta ronda Federal, nos metemos en la autonómica. Toda una papeleta, ya le digo.

Author: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *