web analytics

Conmoción en la judicatura por la salvaje agresión a la magistrada de Santa María

La magistrada Sonsoles Sanchidrián Velayos, de 42 años, salía de su despacho en el juzgado de primera instancia de Santa María la Real de Nieva tras concluir la jornada laboral poco más tarde de las 14 horas. El pequeño juzgado se ubica en un callejón, colindante a la iglesia-palacio de la Soterraña, la calle Peñuelas, angosta y que se ensancha al llegar al CEIP El Pizarral, la escuela del pueblo, situada a unas decenas de metros de las oficinas del juzgado. Allí suelen dejar el coche los trabajadores del juzgado y allí lo había dejado la jueza. Allí le esperaba el agresor, del que de momento no se sabe más que pocos días antes había sido condenado por la jueza al pago de mil euros por una causa civil condenatoria. Ese parece el motivo por el que empezó a agredirla y a pincharla con un destornillador.

Asistida por los maestros

La magistrada tuvo suerte. En Santa María son apenas mil habitantes y las calles no están especialmente transitadas, y menos la calle Peñuelas. Una monitora del comedor escolar del centro escuchó gritos de auxilio. De primeras creyó que era una agresión machista, llamó a compañeros docentes que salieron a detener la agresión. La jueza se zafó de su atacante y escoltada por los maestros volvió al juzgado, mientras otro testigo llamaba al 112. Allí se refugiaron hasta la inmediata llegada de la Guardia Civil, cuya casa cuartel está a unos 200 metros. Los agentes detuvieron allí mismo al agresor.

La jueza Sanchidrián, en una vista oral en 2019. Arriba, zona donde se produjo la agresión, en la calle Peñuelas junto al CEIP El Pizarral.

En un principio las heridas parecían superficiales, una ambulancia se llevó a la jueza hasta el hospital. La primera revisión parecía validar esta levedad de las heridas pero en el proceso de observación se detectó que una de las puñaladas había perforado el pulmón. Neumotórax. La jueza Sanchidrián fue ingresada en la UCI, donde sigue, si bien no se teme por su vida.

Reacciones de la judicatura

Es la agresión más grave que se recuerda en Segovia, y probablemente en toda Castilla y León, a un miembro de la judicatura y las reacciones no se hicieron esperar. “Le envío todo mi apoyo, esperando que pronto pueda recuperarse y que tanto ella como su familia recobren la normalidad y se encuentren bien tras este lamentable suceso. Como ministro y magistrado, y en nombre también de todos los compañeros y compañeras que conformamos la gran familia de la Justicia, quiero aprovechar para manifestar mi solidaridad y agradecer la labor fundamental que, como Sonsoles, desempeñan todos los miembros del poder judicial en aras de un país más justo y una sociedad mejor”, escribía en un comunicado el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo.

“Condena más enérgica y el total apoyo a la compañera, desean una pronta recuperación” es también el mensaje que lanzan a través de un comunicado conjunto las cuatros asociaciones de jueces, Asociación Profesional de la Magistratura, Asociación Judicial Francisco de Vitoria, Asociación Juezas y Jueces para la Democracia y Foro Judicial Independiente, comunicado que concluye recordando que “ataques de este tipo… constituyen también un ataque a las reglas básicas de la convivencia y merece la repulsa de todos los ciudadanos“.

Concepción lamenta la falta de seguridad

Por su parte, José Luis Concepción, en calidad de presidente del TSJCyL lanzaba, además de solidaridad y apoyo, un vídeo mensaje para mejorar la seguridad en los pequeños juzgados de los partidos judiciales. “Sirva este lamentable suceso para reivindicar una vez más y ante quien tiene que dar respuesta y garantizar la seguridad de estos servidores públicos, el ministerio de Justicia, que ha desatendido reiteradamente las peticiones de este Tribunal Superior de Justicia en relación con las 20 sedes judiciales donde existe un único juzgado. Mientras en las sedes donde hay dos o más juzgados el ministerio pone seguridad, en los partidos judiciales, muy numerosos en nuestra comunidad, existente problemas reiterados… que se contestan con el silencio”, lamentaba el juez segoviano.

Jueza titular desde 2019

Es así. Como reconoce la alcaldesa de Santa María, Pilar Ares, en el juzgado sorprende la ausencia de la más mínima medida de seguridad. No hay seguridad privada, ni arcos detectores de metales, y la única protección llega de la mano de la Guardia Civil cuando hay alguna declaración con algún acusado conflictivo.

El de Santa María es un pequeño juzgado al que se incorporó en calidad de magistrada titular Sonsoles Sanchidrían en 2019, con poco más de 40 años y procedente de El Burgo de Osma (Soria). Siete años antes había aprobado las oposiciones a juez siendo Santa María su plaza de destino, de allí paso a la localidad soriana y, tras ascender a magistrada, volvía a Segovia. A las pocas semanas de este regreso la magistrada dictaba una sentencia sobre un proceso de los que duran décadas y relativo a la propiedad  de la iglesia monasterio. Una funcionaria pública diligente, discreta, no residía en Santa María.  Salvajemente agredida a plena luz del día por un hombre cuando salía de hacer un trabajo básico para toda comunidad, impartir justicia.

Declaraciones de José Luis Concepción.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *