web analytics

Ciudadanos se queda sin base

Parte del grupo de exmilitantes de Ciudadanos, en el restaurante en el que se hizo el anuncio.

Ciudadanos ya no es democrático, ni escucha a sus bases, ni es transparente, ni mantiene sus principios, ni admite la discrepancia… Es la queja amarga del grupo de militantes y cargos públicos, 15 en total —si se prefiere, el 25% de su masa total, según los datos, posiblemente inflados, que insinúa la ejecutiva provincial— que este 21 de junio han dado portazo al partido naranja de donde dicen que se llevan los idearios primitivos que ya no encuentran allí.

La estruendosa salida la ha encabezado nada menos que la única diputada provincial de C’s, María Cuesta, que se lleva consigo a otros cinco concejales de El Espinar y Espirdo y a los nueve militantes que se han visto en el trago de ser expedientados en algún momento por discrepar en público de las decisiones de la dirección provincial, los últimos por no tragar lo del “acuerdo de presupuestos” que tanta foto está reportando a la portavoz municipal, satisfecha, que eso es lo que la piden “desde arriba”.

Para remate, les apoyan el médico Javier Rodríguez Recio, que se fue hace meses, cuando el partido renunció a la socialdemocracia y Ángel Alcalde, quien devolvió su acta en el Ayuntamiento de Segovia en cuanto compartió dos reuniones de trabajo con María José García y vio vetada cualquier posibilidad —como a cualquiera que no formara ya parte del cerrado grupo dirigente— de acceder a los órganos de Gobierno provinciales e incluso de votarles.

Total, que la formación pierde de un plumazo a seis de sus 15 electos en la provincia y quizá sus mejores activos. Hablo de valoración electoral —Cuesta, Recio, Alcalde y los cinco concejales— pero también de los que tienen capacidad de enlace, de contacto directo con la gente de a pie. Los que captan votos y adeptos y siempre van con el mono naranja puesto.

Mal negocio, por mucho que la oficialidad del partido trate de hacer ver que no le preocupa demasiado el asunto —se ha despachado con una nota de tres párrafos sin firma alguna en forma de “comunicado de Ciudadanos Segovia”— y se limiten a lo que interesa: que devuelva las actas de los cargos electos que ostenta en base a la “carta ética” que firmó cuando fue elegida bajo siglas de C’s y en señalar sin sonrojarse que el partido está “en proceso de expansión y crecimiento por toda Castilla y León”. Y despachado el correo del día.

No sé si la famosa “carta ética” —este asunto va a dar guerra los próximos días— impresionará a María Cuesta, que ha anunciado que va a continuar siendo concejala y diputada no adscrita. No parece un problema en los ayuntamientos y en la Diputación, estas situaciones no están reguladas por lo que mantendrá grupo, personal de apoyo y capacidad de funcionamiento, pero sin color naranja y sin reproche alguno de la Institución.

El alejamiento de Cuesta respecto a la oficialidad del partido viene de lejos. Si se fija, ya chirriaban aquellas fotos, cuando las generales, en las que posaba con desgana junto a María José García como aspirantes al Congreso y al Senado, respectivamente. El castizo diría que “no se pueden ni ver”. Yo lo dejaré en la existencia de un “profundo alejamiento” entre las dos y ya no le quiero contar con el secretario, Alfonso Martín y así, con el “todo Ciudadanos Segovia” que no es mucho más que eso y algunos satélites más en una reducida constelación, eso sí, todos ejecutivos.

Total, las directrices importantes llegan de Valladolid, Madrid o Barcelona y aquí se limitan a acatarlas. Quizá tengan razón los disidentes cuando dicen que el partido centra esfuerzos en las grandes urbes “pero deja fuera al mundo rural al que nosotros nos debemos y por el que nos hemos comprometido”. Que a Segovia no se le hace seguimiento desde arriba parece evidente. Que el partido está en un tremendo lío, también.

Pero lo que ya parece haber sido la gota final para Cuesta es el abandono total que ha sufrido en su enfrentamiento judicial con el despacho de abogados Verae, que interpuso una querella criminal contra la diputada por unas declaraciones públicas con Segovia 21 como fondo. La asamblea de C’s le dio su apoyo para que la formación la arropase públicamente aunque la Junta directiva hizo caso omiso y la dejó sola. El juez ha rechazado la querella, como ya les contamos hace unos días, pero eso no alivia el malestar de la Diputada por verse abandonada ante el primer problema.

De luto, pero en la reja de la ventana.

Estando la vida política local como está, el grupo de fugados de Ciudadanos no es desdeñable desde el punto de vista de las ideas y la capacidad electoral así que parece lógico preguntarse por las aspiraciones futuras que puedan estar rondándoles la cabeza. En el grupo —el escenario es el de un bloque unido— preguntas y algunos te dicen que “es pronto”; otros susurran la posibilidad de que se cree una nueva formación, y eso son palabras mayores, y hay quien piensa en un acercamiento a Centrados en Segovia, que también anda estos días preguntándose si debe dar el paso y de asociación cultural pasar a partido político de cara a 2019.

Dirá usted que soy suspicaz pero es que en la rueda de prensa de renuncia al partido estaba entre los espectadores el responsable de comunicación de Centrados en Segovia, Santiago Martínez, que no pasó desapercibido a los periodistas: “Supongo que le ha picado la curiosidad y ha aparecido por aquí” improvisó Cuesta a las preguntas de los periodistas entre las risas cómplices de los presentes para rematar que “nuestra relación es muy buena, pero ahora mismo es sólo una relación de amistad y no hay ningún otro motivo que yo sepa”. Otra vez me sale el castizo: “andan tonteando”, aunque Cuesta, recatada, pone límites porque “toda defunción tiene su duelo”, así que “es pronto” para definir su futuro y “necesitamos un tiempo de reposo”, quiso zanjar.

Ojo, que a los partidos “tradicionales” se les da de miedo emitir atractivos cantos de sirena cuando interesa captar náufragos a la deriva. Atentos para cuando acabe el luto.

Author: Fernando Sanjosé

Segovia (1967). Periodista.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *