Acueducto2

Ciudadanos: la transparencia se limpia en casa

El pasado miércoles se celebró una asamblea de la agrupación de Segovia de Ciudadanos, toda una noticia si se tiene en cuenta que no se producía una reunión de estas desde hace meses, dicen los de la parte oficial que en aplicación de los estatutos que dicen que en periodo electoral no se celebran asambleas. Medio año ha durado el “periodo electoral” para el partido naranja en Segovia.

Ocurrió en el centro Cívico de la Albuera —no hay sede oficial— y se juntaron menos de treinta sobre una afiliación que alguna vez cifró el secretario de acción institucional. Alfonso Martín, en torno a un centenar de personas. Vamos, que fueron pocos, quizá por falta de interés, escasez de tiempo o porque hay menos carnés de los que se declaran, que por otra parte, es práctica habitual en casi todos los partidos, acuérdese de los procesos de primarias en el PSOE y el PP donde se vio que los que tenían derecho a voto eran menos de los que los partidos declaraban como afiliados

Candidatos de Cs en las últimas elecciones.

Como sea, por reciente, novedosa y clarificadora, resulta interesante la asamblea de Ciudadanos donde las aguas siguen bajando turbias, que la “sana discusión democrática” en una organización donde todas las decisiones “se toman de manera colegiada”, según escribía recientemente en un periódico local la dirigente y multielecta Noemí Otero estuvo repleta de tensión, voces elevadas y hasta puñetazos sonoros en la mesa que se achacan al coordinador provincial, Víctor Alvarado, exigiendo el silencio de los críticos. No hay constancia de que el tablero sufriera daños. (Me preocupa porque se trata de material municipal).

En el órgano del partido se hizo patente una vez más la existencia de dos grupos diferenciados: los que actúan desde los cargos orgánicos, que lo hacen con mano de hierro y además ostentan los puestos y las nóminas que incluyen; y los que siguen cuestionando precisamente que eso ocurra, apuntan directamente a Otero como acaparadora y le echan en cara que se “colocara” a si misma y de paso, como asesor personal a su compañero —en toda la extensión de la palabra— Martín, al que el miércoles recordaron aquello que decía a sus compañeros, meses atrás, de que “el partido no es una agencia de colocación”.

Los que conforman ese grupo —se ha mostrado a la cabeza la exejecutiva del partido y exportavoz municipal, María José García, aunque aseguran que suman dos decenas de afiliados— creen directamente que Otero no podrá desempeñar con solvencia tanto cargo —diputada de Área en la provincia y portavoz del Grupo en el Ayuntamiento—; cuestionan cómo se elaboraron las listas electorales y cómo se designaron los diputados provinciales y otros cargos y si ya se lo escribieron a Francisco Igea y al Comité de Garantías, no iban a callárselo en la asamblea segoviana, como tampoco se callaron la pegunta sobre quién ha decidido, sin contar con la militancia, establecer planteamientos estratégicos en asuntos como los polígonos industriales, el antiguo Hospital policlínico u otros con los que no están de acuerdo.

A decir de los presentes se produjo el desordenado debate ese que le decía en plan tertulia de Telecinco aunque sin demasiadas conclusiones. “No quieren entrar en el fondo”, lamentaban a la salida los disconformes, que dicen que reciben constantemente el mensaje de “esto son lentejas”. Vamos, que al que no le guste…

Ocurre que, a diferencia de lo que pasó en 2017, cuando se produjo la espantada de 15 militantes “de peso” incluida la entonces diputada naranja, hoy en las filas del PP, María Cuesta, los disconformes actuales no tienen intención alguna de salir del partido sino que se aferran a las referencias naranjas esenciales: la limpieza y la transparencia, y dicen estar peleando para que esos criterios vuelvan a ser la guía del partido. Vamos, que son un grano que no piensa autoextirparse como ocurrió entonces, lo que les hace enormemente molestos para la ejecutiva más si, bajo ese criterio, encima cuentan a la opinión pública lo que hacen.

Porque esa es otra parte interesante del tenso debate del miércoles: a la ejecutiva no parece importarle mucho que los protestones acudan a las instancias superiores del partido, que eso parece que está controlado como quedó demostrado en la contestación de Valladolid a las reclamaciones de transparencia formuladas por escrito este verano. Lo que de verdad pareció ofender a la cúpula segoviana fue que aquello saltara a los periódicos. Eso no. Los trapos se lavan en casa, quisieron advertir sin tapujos durante la asamblea a “los de la transparencia” que, claro, se revelaron por enésima vez.

Total, que acabó el trámite de la asamblea sin más consecuencias inmediatas ni concretas tras el “análisis de la situación política” que indicaba el raquítico orden del día más allá de una nueva demostración de que la formación naranja en Segovia dista mucho de ser una balsa de aceite pese, o quizá por culpa de ello, a la mejora general en los resultados electorales, que también salió a colación.

Es cierto. Esto pasa en todos los partidos y Ciudadanos no es, a fin de cuentas, más que eso: un partido político más.

Author: Fernando Sanjosé

Segovia (1967). Periodista.

Share This Post On

3 Comments

  1. Así es, don Fernando, un partido más para repartirse unos cargos, desgraciadamente. Ya vimos el bochornoso espectáculo del fichaje de Silvia Clemente y el todavía no aclarado pucherazo (¿dónde está la transparencia?). También la renuncia a la tan cacareada regeneración y su alianza inmediata con el PP, es decir, vamos a repartirnos cargos, con ejemplos bochornosos. Y en Segovia poder en pareja, sueldos y hasta las próximas elecciones a callar, y si se dice algo bajito y en casa, no sea que… Así que igual que los demás, hay hábitos que se aprenden muy pronto, sobre todo los de las nóminas al final de mes. ¿Principios? La gente que los tiene suele estar al margen de los cargos. Y así nos va.

    Post a Reply
  2. Siempre se le ha visto a vd, el plumero de que este a este partiďito no le tiene ninguna simpatía, no me extraña,

    Espero que por el interés te quiero mazarias, no le haga la rosca,al PP……lo dejó ahí.

    Post a Reply
  3. Comentario moderado

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *