web analytics

Cartelera Segovia: La venganza de Jane

venganzadejaneIba a ver Trumbo pero hay algo en mí que se activa cuando veo pistoleros, estrellas de sherifs, vaqueros… Así que entré donde La venganza de Jane, producida y protagonizado por Natalie Portman. Total, que los adictos a las de vaqueros estamos de enhorabuena. Más o menos a ritmo de una cada dos meses llega hasta Segovia alguna del oeste, y ahí que voy. Este vez, no he tenido la suerte que tuve con Renacido, Los odiosos ocho, o por supuesto, la tremenda Deuda de Honor (acaso la mejor), películas con las que la hoy comentada no tiene ni punto de comparación.

Un paso lógico en el western actual es la querencia a lo crepuscular, a la ambientación historicista, y a poner el énfasis en las duras condiciones de vida de nuestros ancestros en general, y de lo colonos que se embarcaban en epopeyas en pos de un sueño (las más de las veces fallido), en particular. La Venganza de Jane se encuadra en estas coordenadas para servirnos la historia de una viuda de guerra, que hace vida marital con un “fuera de la ley” buscado por una banda de forajidos. El marido -un genial Ewan MacGregor– regresa malherido de un encontronazo con los malos, de donde la protagonista busca la ayuda de su marido inicial, pues no era viuda, sino que, cosas de la guera, se lo creía. Marido que vive muy cerca y que es un Rambo curtido en mil batallas. Y este es el principal lastre de la película, que por más vueltas que se le dé no se entiende qué pinta el marido, que viene desde el culo del mundo a buscar a su esposa, la encuentra con otro y se larga para tirarse cinco años de borrachera instalado a… ¡a 3 manzanas como quién dice!, y el otro sin olerse la tostada. En fin.  Con estos matices, demasiado que la película aguante a golpe de flashback cierta tensión, mal resuelta en un pim-pam-pum nocturno.  Aprobado raspón por la buena ambientación, el rigor de los actores y por cariño al género.Y un cate como un melón para el guionista. Consejo: prueben antes con Trumbo.

Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *