web analytics

Así queda la “nueva” plaza del Alcázar

Tras más de un año de obras, el Patronato del Alcázar levantaba el telón sobre la parte de la plaza Reina Victoria Eugenia que hasta la fecha permanecía ocupada por los trabajos. Es la primera fase, que ha mantenido cerrada al público la zona izquierda de la plaza, y que ha tenido como intervención más significativa la renovación de los viales y una restauración aún pendiente de conclusión de la Casa de la Química, “renacida” tras la intervención. A partir del día 26 de febrero empieza la fase II, estando previsto que las obras se trasladen a la parte derecha de la plaza, de modo que el tránsito de visitantes al Alcázar se articulará a través de la zona ahora concluida. La entrada a la plaza se acometerá por un acceso provisional que implica el desmontaje de un tramo de la verja.

Visualmente, los trabajos han consistido en despejar parte del arbolado y vegetación, mejorando la panorámica visual tanto de la fortaleza como de la Casa de la Química. Losas de granito y parterres imperan ahora en el espacio. Además se ha aprovechado para acometer mejoras de la red de protección contra incendios, destacando un nuevo aljibe de 167m³ y nuevas líneas de hidrantes para proteger el exterior del monumento.

Bolardos retráctiles para “vehículos autorizados”

Otra novedad, a completar durante la segunda fase, será la instalación de bolardos retráctiles en el paso de vehículos a la plaza y que, aunada a un lector de matrículas, tienen por objeto facilitar el paso a los vehículos autorizados y que seguirán accediendo a la plaza; los bolardos bajarán automáticamente solo cuando el lector perciba una “matrícula autorizada”.

Otros trabajos se han centrado en la adecuación de la escalera entre la Plazuela y el Postigo del Obispo como vía de evacuación y la mejora del sistema de telecomunicaciones y vigilancia de seguridad del recinto.

Seis meses de retraso

Precisamente la restitución de las redes de infraestructura han sido uno de los motivos por lo que las obras se han ido bastante más allá del plazo previsto. La principal dificultad ha sido la de compatibilizar la renovación de redes con el funcionamiento del sistema de recepción de visitantes, archivo militar y demás servicios ubicados en el Alcázar. Para la segunda fase, al incidir en una zona con muchas menos servidumbres, el Patronato confía con “ganar velocidad” y concluir el “vestíbulo” del Alcázar pasado el verano manteniendo en todo momento abierta la visita al monumento. La inversión total prevista asciende a 1,7M€.

Descubriendo la Casa de la Química

Otro motivo de los retrasos han sido las intensas lluvias del otoño y la meteorología adversa. Para la rehabilitación de la Casa de la Química estaba previsto el uso de mortero de cal tradicional, que no puede aplicarse ni cuando llueve ni cuando la temperatura baja de cinco grados. Esto ha inducido a la dirección de la obra a aplazar la única parte de la restauración pendiente, la zona central de la fachada delantera, donde se encuentra la monumental portada neoclásica de piedra caliza. Para ello, se instalará, de nuevo, un pequeño andamio coincidiendo con el remate de las obras de la fase II.

Atribuida a Sabatini y notable ejemplo del neoclásico, la Casa de la Química mostraba un avanzado deterioro de sus fachadas atajada por la intervención de 2019, probablemente la de más calado de cuantas ha visto el espacio desde la devastación de la vieja Catedral, en los siglos XVI y XVII. Unas obras que igualmente han permitido un pormenorizado estudio arqueológico de la zona, y que abordamos en capítulo aparte.

En verde las zonas habilitadas a peatones. Arriba, aspecto de la renovada Casa de la Química.

 

 

 

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *