web analytics

A Nicolás también le gusta el cochinillo

Sucedió hace algo más de un mes. Tres hombres, dos de ellos maduros, el tercero casi imberbe aunque resuelto y sumamente educado, degustaban una comida, con el cochinillo como protagonista, en el Mesón de Cándido. La sobremesa y el café en la terraza, a los pies del Acueducto.

“Tuve una charla con el más joven. Nada especial: acerca de la comida y la preparación del cochinillo. Era un cliente muy correcto y simpático”, cuenta Cándido López, que no dio mayor importancia a aquellos clientes “hasta que veo la foto en los periódicos y me doy cuenta de que era él”. Resulta que el “pequeño Nicolás” también había trasladado por unas horas su mundo ficticio al escenario segoviano en una comida que aparentaba ser de trabajo.

López, discreto, dice que no es capaz de identificar a los otros dos comensales o cuál de los tres pagó la cuenta de aquella comida. “Esta es una anécdota más para el Mesón”, zanjó.

Francisco Nicolás Gómez Iglesias, de 20 años, está acusado por la policía de estafa, suplantación de identidad y usurpación indebida de cargo público. El joven ha logrado colarse en los círculos más elitistas de la política, la economía y sociales del país sin que nadie cayera en la cuenta de que era un ciudadano corriente.

Después de apuntarse “éxitos” como colarse en la proclamación de Felipe VI y mantener una vida paralela en los círculos más altos, la Justicia consiguió dar con él gracias a la osadía que tuvo al llamar la Rey Juan Carlos para ofrecerle solucionar los problemas de la infanta Cristina.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *