web analytics

Un técnico asume las tareas del interventor en el Ayuntamiento de Segovia

El Ayuntamiento no tiene desde este 20 de enero, oficialmente, interventor tras la marcha definitiva de Luis Miguel Palacios, ahora tesorero en el Ayuntamiento de Ávila. En el equipo de Gobierno se ha optado por solventar la situación por la vía fácil: uno de los jefes de sección, técnico superior del mismo departamento municipal, asumirá eventualmente las funciones con las mismas competencias que tenía el anterior y todo indica que la situación se mantendrá durante meses, “hasta que el Ministerio de Administraciones Públicas resuelva el concurso que este año va con cierto retraso”, según ha explicado el primer teniente de alcalde, Jesús García, confiado en que “no se dilate mucho”.

Palacios participó el miércoles en su último pleno.

Palacios ganó la plaza de Tesorero en el Ayuntamiento de Ávila en noviembre pasado si bien, el acuerdo entre los alcaldes de ambas capitales permitió aplazar su incorporación durante tres meses. Martín trataba así de seguir contando con interventor para el cierre del ejercicio económico de 2022 y del presupuesto de 2023, aunque las cuentas del año que viene no pasan ahora mismo de ser un mero borrador.

El Ayuntamiento preveía también alcanzar un segundo acuerdo para “compartir” con Ávila durante mucho más tiempo al habilitado, de forma que compatibilizara los trabajos en Ávila y en Segovia, pero en este caso no se ha llegado a un pacto con los abulenses. “El Ayuntamiento de Ávila no ha querido. Nosotros si lo hicimos hace dos años [en una situación inversa] e hicimos lo correcto” comentó resignado García.

Así las cosas, el movimiento del técnico al despacho del interventor suplirá “sin ningún problema” la vacante, pero dejará otro hueco ya que nadie cubrirá la plaza del funcionario en un departamento en el que tampoco hay viceinterventor, después de que la convocatoria del pasado verano para designar un “numero dos” quedara desierta. Habrá que esperar meses —la última vez que se dio una situación similar pasaron 16 meses hasta la toma de posesión, precisamente de Palacios— para normalizar otra vez la situación.

El interventor, una figura decisiva en el Ayuntamiento, tiene como funciones el control y fiscalización de la gestión económico-financiera y presupuestaria del Ayuntamiento, la contabilidad y seguimiento financiero de la ejecución de los presupuestos o la fiscalización de los actos que den lugar a reconocimiento y liquidación de derechos y obligaciones o gastos, los ingresos y pagos y la recaudación, inversión y aplicación general de los caudales públicos, entre otras. En el departamento trabajan en este momento una decena de funcionarios incluyendo tres jefes de sección.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

1 Comment

  1. A lo mejor es ahora cuando empiezan a salir adelante todos los proyectos parados, jajajajajajaja

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *