web analytics

Segovia ha padecido 29 casos de viviendas “okupadas”

Urbanización Fuente la Bola, Cuéllar.

Según los datos del ministerio del Interior, Segovia es una de las provincias españolas con menos problemáticas en lo concerniente a la ocupación ilegal de viviendas. Entre 2013 y 2018, la provincia padeció 29 casos de “okupas”, un porcentaje de 2.2 por cada 100.000 viviendas y uno de los más bajos de España. En toda España, solo Soria, Teruel, La Rioja y Ávila presentan porcentajes menores. En Castilla y León, y durante el periodo estudiado, Valladolid ha padecido 527 casos, Burgos 101, Salamanca 95, León 90, Ávila 33, Segovia 29, Palencia 28 y un único caso Soria.

En realidad, solo en Valladolid y a tenor de los porcentajes cabría considerar la ocupación un problema candente en la región, y aún así, muy lejos de Barcelona (66 viviendas ocupadas por cada 100.000), Tarragona (52) y Girona (49). Además de Cataluña, Madrid y Toledo, así como las provincias andaluzas con más habitantes, son los principales focos en España de ocupación ilegal.

En Segovia, son la capital y muy especialmente Cuéllar los municipios que presentan problemas de ocupación. En la Villa, y como caso más llamativo, es de la fallida promoción Residencial Fuente la Bola de Cuéllar. Viviendas de nueva planta que en su día llegaron a albergar un conflictivo clan gitano expulsado por las leyes gitanas de otros municipios castellanos. El problema persiste si bien estabilizado en unas cinco viviendas de la promoción, ahora ocupadas por diferentes perfiles de okupas, familias sin recursos, familias extranjeras…

El caso más emblemático en Segovia es el edificio que hace esquina entre las calles Blanca de Pablos y Convento, en el barrio de la Universidad. Responde a una tipología más acorde con la del propio movimiento Okupa, allanar edificios abandonados en situación administrativa compleja (normalmente, quiebras de las sociedades promotoras o en manos de banco) y convertirlos, en el caso de Segovia, en centros sociales autogestionados por algún colectivo, en el caso de Segovia, por el CSOA La Tormenta. Sin embargo su “actividad social” en los últimos meses se ha reducido drásticamente.

Esta es la cara típica del movimiento Okupa. La otra es hija de la crisis, familias deshauciadas o en situación de marginación, que terminan campando por alguna de las promociones dejadas a medio terminar por la crisis inmobiliaria. Este es el caso más común actualmente en España y en Segovia.

Edificio Okupa en Segovia.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *