web analytics

Revólver, la cara B de la movida

Dicen los entendidos que la calidad de un grupo esta en las “cara B”, en la duración en el tiempo de canciones que en su día no tuvieron el altavoz de las radiofórmulas ni levantaron especiales pasiones. Quedaron enterradas entre el marasmo de la hiperproducción de la cultura pop y nadie daba un duro por ellas. Pero he aquí que no pasa un mes sin que alguien la pinche: No, no son himnos generacionales, pero ahí brillan, discretas, verdaderas, han superado la prueba del tiempo. Como la arena, va erosionando silenciosamente el mainsteam, acaparando nuevos contingentes de admiradores que terminan por ser recalcitrantes, de  los que no emprenden un viaje en coche sin alguno de los “discos malditos” en la guantera.

Puede decirse que Revolver, sin acento, o con acento con la “r” final reflejada, es un grupo de la serie B de la movida que ha superado (¡y con nota!) la prueba del tiempo. Eran los que llegaron tarde. Compositores de calidad que recibieron el apoyo de las discográficas, tuvieron su discreto lanzamiento pero se quedaron lejos del “gran pelotazo” que abre las puertas de la fama. Llegaron tarde y llegaron mal, practicando un estilo musical alejado del estándar, en el caso de Revolver, un rock americano, que bebía de Tom Petty y Bob Seger, bien lejos del new-wave británico, metal, del after-punk y el tecno, que marcaban el canon mediados los ochenta.

Pero cuando hay calidad y un artista de verdad como Carlos Goñi al frente, el tiempo corre a favor del arte, y no al revés. A Revolver le salvó una moda, el unpluged, a primeros de los noventa, cuando fueron el primer “desenchufado patrio” con Básico, disco del que ahora se celebra su 25 aniversario. Un pequeño éxito que abrió un nicho de mercado para un cantautor rock que ha terminado desarrollando un estilo propio tras 20 albúms. Letras de perdedores, de un intimismo urbano y con reflexiones filosóficas sobre la vida para trasladar un mensaje vitalista y que han cautivado a un selecto y creciente grupo de “superseguidores”, incansables prescriptores que cual lluvia fina van sumando gente para los conciertos. Esos son fans de verdad, de los que hacen apostolado, de los que dan la barrila a los amigos hasta que a estos no les queda otra que escucharse un dosis de Goñi.

Enmarcado en la gira de los 25 años de Básico, Revolver recala el 15 de agosto (22:45 horas, tras un cambio de última hora sobre el programa previsto) en el patio central de la Real Fábrica de Cristales, en el marco de las Noches Mágicas de La Granja, con concierto gratuito. Para los que saben de qué va ya poco más hay que decir, los que no, apréstense a descubrir a un artistazo.

Author: Cultura

Share This Post On

1 Comment

  1. Un artículo con la fiel imagen de lo que ha representado la música de Carlos a lo largo de tanto años.Los años han pasado para todos pero esta música perdurará ,buen articulo

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *