web analytics

Que alguien modere esto

En tiempos de Franco y alentados por el régimen, algunos intelectuales (el más emblemático, pero había muchos más, Camilo José Cela) se abonaron a la teoría de que, desgraciadamente, era España un país esencialmente guerracivilista, autodestructivo. No teníamos enmienda. Por esa razón, una “dictadura blanda”, sin muertos o con un cupo máximo de uno al mes, era “razonable”. Una equidistancia acomodaticia. Les liberaba de las servidumbres de ser intelectuales del régimen tanto como de los peajes sociales de una disidencia activa. Podían solidarizarse con quienes se jugaban la cárcel exigiendo democracia para en último extremo denegar melancólicos la cabeza: “no funcionará”. Y según salían reunirse con algún jerarca para negociar habano en boca los emolumentos de un guión para la tele pública.

Visto el debate de investidura de Sánchez se diría que llevaban razón. Vaya panda. Los unos dando por hecho que el nuevo presidente es un traidor que nos ha vendido a la ETA y a los catalanes; los otros ahondando en la polarización apelando a la necesidad de parar el fascismo. Urge reinventar el centro, la verdad. Un espacio político que demostró a la gente como Cela que estaban muy equivocados. Que España es un país normal.

Y sí, a veces en un “país normal” hay que hacer de tripas corazón y escuchar respetuosamente a ese despreciable fanático que reivindica 700 asesinatos. Con el mismo respeto y fingida cortesía que al que sostiene que las adolescentes que aborten se merecen la cárcel. Les recomiendo una película, El Viaje. Conversaciones de paz para Irlanda del Norte 2006. Un imaginario viaje en coche compartido entre Ian Pasley, líder del Partido Unionista Democrático del Ulster, y el número dos del Sinn Fein e histórico dirigente del IRA, Martin McGuinness. Mi padre, político, lo hizo muchas veces. Sentarse tranquilamente con gente del partido que tiempo atrás mandó al paredón a su mismísimo padre y dialogar. Y al revés, claro. Conocí a muchos realmente destrozados por la dictadura que, en aras de un interés común, se sentaban plácidamente a hablar con el ex-verdugo. La política es así. Y es así porque no es un negocio ideológico sino práctico. El arte del bien común, que diría Aristóteles.

Fernández-Roca.

En cambio, Vox, PP y Ciudadanos parecen competir por ver quién imita mejor a Blas Piñar en ordeñar el anticatalanismo y en instrumentalizar a las víctimas de ETA. A ver quién realiza la apelación más visceral a la patria en peligro. Al respecto me pasma un tanto que el PP no haya aprendido la lección del 2006, cuando en aras de tumbar a Zapatero Rajoy no perdía comba en apoyar patrióticas exaltaciones y boicots. Así les ha ido en el País Vasco y Cataluña. ¿De verdad creen que podrán nunca volver a La Moncloa siendo la última fuerza en Cataluña y País Vasco? Luego pasan que tienen que buscar aliados y, claro, no hay nadie.

Pero todavía me extraña más que Ciudadanos no vea la necesidad de reinventar el centro. De suavizar tono y abogar por la concordia. ¿No tienen al partido lo suficientemente menguado como para no advertir que cualquier atisbo de futuro pasa por “desabascalizarse” y además, a la carrera? ¿Tanto cuesta ver que no cabe un congresista más en ese espectro? Durante la votación diputado a diputado un nombre me sonó familiar, el capitán en excedencia Carlos Hugo Fernández-Roca, fallido candidato de Vox por Segovia en abril, en noviembre elegido por Almería. Las tres veces que le vi y a la pregunta de qué plan llevaba solo supo farfullar una cosa, “por España”. Daba más pena que otra cosa. ¿Creerá Arrimadas que podrá nunca competir con tamaño gañán?

No me olvido del personal de “izquierdas”. Estos bobalicones que tras el acuerdo de Gobierno se han hartado de escribir en sus perfiles sociales “no pasarán”. “Frente al fascismo ni un paso atrás”. Menuda panda, la verdad, tan felices de retrotraernos a la espantosa España de 1936. Y les llamo bobos porque lo suyo es de traca. ¿En serio creen que (además de todas esas tonterías del fascismo) con las arcas del Estado asoladas y dependiendo de Europa van a poder desarrollar la más mínima política de intervención social? ¿En serio creen que con 167 votos de 350 existe la más remota posibilidad del más anecdótico cambio constitucional? Ya les dije: todo lo más, la fiesta del represaliado, apretar las cuerdas a la conferencia episcopal y editar en color el diccionario enciclopédico ilustrado del lenguaje no sexista, que en eso ha quedado ser de izquierdas hoy. Y lo más triste de todo es que con eso se consuelan y encima nos lo pasan por la cara como gran avance. Dándose bien. Que dándose mal es subir impuestos a los pobres (sí, ya sé que han dicho que no) y ponernos al filo de los cinco millones de parados, que no sería la primera vez.

Si ya un ministro es hoy un ser simbólico, ni les cuento las carteras que les han dado a Podemos-IU. Dicen que Pablo Iglesias, a pachas con su parienta, será algo así como la Evita Perón de los Asuntos Sociales. Además les han dado la cartera de “mujer”, “consumo” y “universidades”. Cuatro direcciones generales, la de la mujer para planear batallas culturales, las otras con menos atribuciones estatales que el director general de marina de la Junta de Extremadura. Se entiende que Pablo Iglesias terminase el debate de investidura llorando a moco tendido. El primer tipo que veo que llora por salir de vicepresidente. Qué temple. De verdad, sintomático. Y que haya quién crea que desde allí, desde el patético ministerio de consumo (transferido a las autonomías) convertirán España en Venezuela… Porque no había el de caza de gamos, que si no… A ver si por lo menos logran bajar las tasas universitarias, que lo mismo ni eso…

Miren, políticos de uno y otro signo: rebajen el tono.  Respétense y procuren que su paso por Madrid no sea demasiado doloroso para los que realmente levantamos el país, nosotros. Los que hilan venga de horas para hacer su trabajo a precio de puta y hasta tratan de hacerlo bien. Los que les pagamos. Los que les llevamos en la chepa. Que sirva para algo nuestro enorme esfuerzo. Porque realmente es enorme en todos los sentidos (¿Ustedes se han visto?¿Ustedes se creen que se les paga 80.000€ al año para competir con el Fondo Sur del Bernabeu?¿Es que no tienen dignidad? Ya que es claro que tirando a poca, procuren interferir lo menos posible en la dignidad del resto).

Y termino dirigiéndome a ese nosotros que levantamos de verdad el país. A moderarse, hermanos. Todos esos flipados que escupen radicalismo desde sus púlpitos mediáticos no son más que vendedores de crecepelo. Gente que apuesta por la radicalidad, ya sea por fanatismo, ya sea por por ganar influencia social. Lazarillos del Manzanares y tira hilos del guiñol en que se ha convertido la política del relato. Ni caso. Lo único que quieren es convertirles a ustedes en su particular rebaño. Bendigan el escepticismo y aboguen por la discrepancia porque el rebañismo nos empobrece; todo lo que se aprende es a decir “beeee”.

Guste o disguste, te llames Otegui o te dejes de llamar, todos tenemos la obligación cívica de acatar las leyes y la obligación moral de tolerarnos. Les animo a buscar la moderación y el centro. Que algún día, y creo que va a ser pronto, lo vamos a necesitar.

 

Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

5 Comments

  1. Dudo que usted y yo podamos opinar dentro de 4 años. Dudo que España sea una Democracia entonces. Hay demasiada gente que desea acabar lo iniciado con la Segunda República. Nos aguarda una Dictadura Soviética y además no estamos vacunados frente a eso como ocurre con la de Franco. Prefiero decirlo ahora que todavía puedo a cuando esté en un Gulag que nadie querrá ni podrá hacer nada por mí.

    Post a Reply
  2. ¡¡Magnífica reflexión!!. No puedo estar mas de acuerdo con todo su artículo. Todavía mas si cabe, el tema de Ciudadanos y su viraje hacia la derecha mas rancia. Franco y su régimen murieron hace mas de 40 años, muchos de los políticos actuales nacieron en democracia. ETA ha dejado de matar, el País Vasco esta mas tranquilo que nunca, y sus políticos también. Hablemos de Cataluña si, en cualquier foro, de cualquier manera, pero hablemos. Que empiecen a gobernar y que se dejen del “y tu mas”, que miren nuestra economía, el paro, la sanidad, la educación, etc., pilares fundamentales de cualquier sociedad, mucho mas que los provincialismos catalanes y vascos, o de León, también.

    Post a Reply
    • Quién fija la fecha para aplicar el abandono del “y tu más”?

      Habría que recordar que estamos donde estamos por una sentencia contra el PP que derivó en una torticera moción de censura.

      Después se han dictado sentencias más graves contra PSOE y PNV sin que nadie haya asumido responsabilidades.

      El borrón y cuenta nueva siempre sobre los desmanes de los mismos.

      Los “escraches” los padecen siempre los mismos amparándose en la libertad de expresión. Con otros es acoso y motivo de acudir a los juzgados.

      Café para todos. O jugamos todos o rompemos la baraja.

      Post a Reply
  3. La moderación no existe en España, Don Luis. Y usted lo sabe.
    ¿A quien ponemos de “moderador”?……. ¿Al gorila Ferreras?……., ¿a su señora?
    Nos pasa lo que nos pasa, porque en España hay mas de 10 millones de bobos. De esos 10 millones, mas de 8 milones dejaron todo lo que estaban haciendo, para ver a la Pantoja tirarse de un helicóptero al agua. Hace falta cojones. ¿Pero como “moderas” a esa sarta de majaderos/as?

    Post a Reply
  4. Señores comentarista: No hay que ir tan lejos (Congreso de los Diputados), no, antes de llegar a todo cuanto se dicen en estos comentarios, debemos conocer lo que se cuece tanto en la Plaza Mayor numero 1 de Segovia, como la calle de San Juan frente a los Juzgados, es decir, nuestro Diputación, y después de conocer esos dos edificios, vamos, las cuentas de los mismo, podemos hacer balance de criticas dentro del nuestro Parlamento de las Cortes, porque hasta posiblemente y no tan posible primero como hemos dicho debemos conocer nuestras propias casas (valga la expresión), si tomamos como nuestro lo que es nuestro (valga la tautología), como sería nuestro Ayuntamiento de Segovia y la propia Diputación y, si una vez con esos conocimiento llegar a esas criticas, porque hasta posiblemente y no tan posiblemente decimos de nuevo la formación de distintos colores no sea tan mala como la pintan una vez vista las cuentas por este escribidor en los dos Entes Locales, ya que hasta pueden ser esos colores extraños los que pongan freno a esas cuentas.-

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *