web analytics

Plaza Oriental: fast food y cochinillo

La Plaza Oriental de Segovia, a los mismos pies del Acueducto y una de las zonas con evidente potencial comercial de la capital, aunque escasamente explotada, va a cambiar sensiblemente su aspecto en los próximos meses, al menos en lo que se refiere a los locales comerciales ubicados en la fachada del sur, donde las previsiones apuntan a que se va a multiplicar la oferta de restauración, con varios proyectos en diferente grado de desarrollo.
Plaza-Oriental1

Cabe de todo: un restaurante tradicional gestionado por hosteleros tradicionales segovianos, en este caso, el equipo del restaurante Casares, que abrirá “en unas cuatro semanas”, de acuerdo con Santiago Casares, pero también ofertas de comida rápida, más acordes a las necesidades “instantáneas” de muchos de los visitantes y locales —suena con fuerza en los círculos de la hostelería local el nombre de la nortemericana McDonald’s y se la sitúa justo al lado de su principal competidora, Burger King — o nuevas franquicias en plena expansión, como es el caso de las cervecerías La Sureña.

En el caso de la cadena de hamburguesas, los representantes de la firma niegan los insistentes rumores y no confirman oficialmente ningún plan inmediato para desembarcar en la capital, limitándose a explicar que “siempre se está mirando locales y condiciones y ninguna posibilidad está cerrada nunca”.

No obstante, los permisos para actuar en el local ubicado precisamente justo junto a Burger King estarían ya en tramitación, según apuntan fuentes cercanas al Ayuntamiento.

El local más cercano al Acueducto sería el que ocupara, si se cumplen las previsiones, la cervecería La Sureña, que basa su modelo de negocio en el servicio de botellines de cerveza servidos de cinco en cinco y en cubos fríos, junto a una carta de raciones variadas ofrecidas en forma de servicio rápido. La franquicia, creada en 2010, pertenece al grupo Restalia, dueño también de la marca 100 Montaditos.

 

Miles de turistas… y demasiados coches

El entorno del Acueducto es punto obligado de reunión o de paso de miles de turistas que acuden a la capital, si bien es cierto que la concentración de negocios y el carácter peatonal del lado Oeste, frente a la menor oferta comercial y gastronómica en la “primera línea” del lado Oriental, además del intenso tráfico, que parecen ofrecer menos alicientes al paseo y la toma de fotografías.

La reducción paulatina del tráfico en las cercanías del monumento constituía uno de los principales argumentos urbanísticos del actual alcalde desde su primera campaña electoral, en 2003.

La idea primitiva pasaba por eliminar el efecto “rebote” —adelantando la línea de giro o evitando totalmente la llegada del tráfico a la plaza Oriental— que se produce delante del monumento, donde confluyen inevitablemente los vehículos que entran en la ciudad o acceden al casco antiguo por ese lado de la ciudad.

Ha transcurrido más de una década —y grandes polémicas, como grandes planes nunca ejecutados— y la situación es exactamente la misma, aunque con toda probabilidad, la apertura de nuevos negocios en la zona y el aprovechamiento de la gran explanada frente a los locales como terrazas podría constituir un nuevo impulso para la zona.

Eso, siempre que el Ayuntamiento no prefiera seguir usando la explanada para actividades temporales “prioritarias” —el espacio ha albergado carpas, exposiciones o pistas de patinaje, entre otras cosas— como ha ocurrido en los últimos años.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

1 Comment

  1. Lo último será lo más probable. Con tal de j…, lo que sea: Patinaje, productos gastronómicos de otros lares, tiendas ‘perro-flauta’ de baratijas o carpas pseudoculturales a mayor gloria de algún grupo empresarial y la inauguración del alcalde o concejal de turno. Lo del efecto rebote del tráfico en el acueducto era y, supongo seguira siendo, una de las condiciones sine qua non para la declaración de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. No sé como no nos manda a la tomar por saco.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *