web analytics

Palenzuela: donde está el espíritu está la libertad

Una humilde placa en un humilde muro recuerda desde el 20 de febrero a Antonio Palenzuela, obispo de Segovia entre 1970 y 1995. El pleno municipal aprobó unánimemente  en 2016, y a iniciativa de un grupo de segovianos, prodigarle este último y pequeño homenaje: descubrir una placa donde residió tantos años.

Antonio Palenzuela Velázquez nació en Valladolid el 17 de enero de 1919. Estudió Teología y Filosofía en Madrid y Roma y se ordenó sacerdote en 1945. Desde 1970 a 1995 fue obispo de Segovia, cargo que abandonó al cumplir los 75 años. Antonio Palenzuela moría el 8 de enero de 2003. Sus restos reposan en la capilla de San Antón  de la Catedral de Segovia.

Con apenas 50 años cuando fue nombrado obispo de Segova , Palenzuela fue el pastor más carismático de la diócesis durante el siglo XX. En parte por su juventud y por lo prolongado de su mandato, pero también por su sencillez y accesibilidad, así como por cierto aire progresista que supo dar a su periodo al frente de la diócesis. Eran tiempos donde los nuevos aires del Concilio Vaticano II, con el cardenal Tarancón al frente de la Confederación Episcopal, alentaban un relativo distanciamiento del régimen franquista, al tiempo que se suscitaban esperanzadores movimientos de relanzamiento del catolicismo desde sectores seglares. Como anécdota que siempre se comenta al hablar de Palenzuela, su gesto de prescindir  del palacio Episcopal para residir en modestas viviendas, entre ellas,  una existente en las proximidades de donde se ha descubierto la placa.

A este carácter sobrio y cabal, tan castellano, hay que añadir una visión muy apegada a la acción parroquial que aunaba con una sólida formación intelectual. Filósofo y destacado teólogo, entre 1984 y 1993 fue Presidente de la Comisión episcopal para la Doctrina de la Fe de la Conferencia Episcopal Española, siendo un personaje muy influyente en la hornada de sacerdotes surgidos en aquel periodo.

Junta a su perfil y su nombre, en la placa puede leerse el que fue un lema de su episcopado, ubi spiritus, ibi libertas. Dónde está el espíritu está la libertad.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

2 Comments

  1. Bien la información salvo dos errores que deberían subsanar.
    – La primitiva Residencia de Ancianos MI CASA, llevaba construida ya muchos años cuando D. Antonio fue ordenado obispo y quiso residir con su madre ya mayor en la casa destinada al capellán de las hermanitas, entonces desocupada.
    – Residió sólo mientras vivió con él su madre ya mayor, unos 4 años más o menos. Al fallecer su madre se trasladó a una vivienda de la entonces Plaza del Seminario (actualmente plaza de Adolfo Suárez), donde residió hasta su jubilación.

    Post a Reply
    • Gracias María Jesús.

      Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *