web analytics

Paella en Prádena, la derecha se va de pícnic

PaelladadppBARDAL

Para entender el poderío del PP en Segovia (y por extensión, en Castilla y León) un buen sitio es la paellada popular popular que anualmente acontece a primeros de septiembre, finales de agosto, pistoletazo de salida del año político, este  con elecciones a la vista. Interesa estar ahí, ni que sea bajo un sol de plomo y para degustar una paella más bien discretita (el gazpacho y el helado, mejor).

Este año, como ya pasó en 2013, el lugar escogido es Prádena, la zona de esparcimiento de El Bardal, sin duda, una de las mejores de España (aunque allí se fraguó la caída de Atilano (¿recuerdan aquel día de campo y paz sin sillas que casi termina con el linchamiento del consejo de administración de Caja Segovia?). Y allí confluyeron entre 700 a mil militantes, los más de ellos concejales y alcaldes con que cuenta el PP en la provincia (2.100, exageraron fuentes del PP, menos mal que, desde la competencia, José Luis Aceves, en FB, matizaba y aportaba datos, sobre 700 y gracias).

Los medios aguardaban a Fernández Mañueco, Silvia Clemente y Paco Vázquez, las declaraciones reglamentarias, que abrío el presidente provincial con un encendido elogio a la elección directa de alcaldes, medida que propone el PP como anima-cotarros en este inicio de curso. Vázquez, astutamente, recordó como en Segovia ciudad, “24 concejales estaban a favor del párking de los Tilos, pero uno no, y al final acabó pesando más este uno que los otros 24″. Ahí lo dejo.

Alfonso Fernández Mañueco, del que dicen que será el nuevo Herrera (aunque está por ver, los rumores de que Juan Vicente renovará candidatura son fuertes y persistentes), no se apartó ni un ápice del discurso de la recuperación, vamos bien, en Castilla y León mejor (¡¡onde va a parar!!), aunque queda por hacer. Sí.

Lo lamento por Silvia Clemente, grandísima profesional que sabe aterrizar siempre con alguna noticia relativa a la zona que visita. Y considerando que Prádena es el cogollo de la zona de vacuno de cebo por excelencia de Castilla y León nos endilgó una de esas de 41 millones de euros al año para los próximos nosecuantos destinados a los ganaderos y duramente negociados en Bruselas. Es de estas noticias que, a pesar de veinte años de ejercicio de la profesión, precisan para su decodificación un caletre superior al mío, de donde me sentí como  la Patiño cubriendo un congreso de física de partículas.

En mi descargo diré que el “canutazo” llevaba sobre 40 minutos de retraso, durante los cuales Noelia, la jefa de prensa del partido en Segovia, no dejaba de suministrarnos cañas y botellines. Añadan todo el solazo en la cogotera y háganse cuenta…

Pero para mis fines me interesaba más el ambiente. Que hay de todo, desde el señor con garrota y gorra de ganadero (muchos) al joven pepero con Ray Ban y cinturón rojigualdo o al típico autónomo que parece sponsorizado por la Marca España. Pero sobre todo familias de la ruralidad segoviana, consistorios enteros repartidos en mesas. Con los más veteranos sin cortarse a la hora de desmontar el chiringuito y llevarse las borriquillas, banquetas y pitanza a la sombra del sabinar o enebro (que esa es una guerra muy particular que tienen en Prádena). Claro que también los había germánicos y estoicos, que acaso pensando que tenían entrada de sol por algo, allí andaban, metiéndose paella a toda la calor (el equipo de gobierno de Palazuelos, por citar los más germánicos).
PaellaPP

NNGG

Marcaspaña

PaellaPPser

Clemente

Muestrario popular de atuendos Partido Popular. Arriba, un paisano en estricta indumentaria top rural. El Nuevas Generaciones Style, con el siempre incansable Juan Manuel Martínez, que está en todas. Debajo, atuendo Marca España, de los de la peña “los impecables”. Sigue el Garrota Power, al inconfundible modo de Prádena. Cierra la serie Silvia Clemente, con fresco blusón de ligero aire étnico, saludando a las familias asistentes.

Y es que van por clanes, los del grupo municipal del PP segoviano, con Postigo al frente. Aquí los de Yanguas, allá los de Turégano, acullá los parlamentarios en Cortes, muy atentos siempre a Mañueco.  Y el núcleo duro del aparato provincial, que no le falte de nada a la señora consejera. Juntos pero no revueltos. La Bardalada popular es lo que tiene, una escenificación del poder pepero provincial, en un clima familiar. Un pícnic conservador en el que solo faltan los alcaldes que están de fiestas patronales (Santa María, Cuéllar, La Losa, por ejemplo). Para el resto no hay excusa.

Muchas bromas a cuenta del “autohomenaje de Arahuetes” y Postigo leyendo en voz alta un extracto de la intervención, esa misma mañana, del ex-alcalde en Radio Segovia, donde Pedro Arahuetes pudo por fin librarse del estrés que le debe suponer pasar tres meses sin faltarle a Postigo. “Yo también le quiero”, me pareció que mascullaba don Jesús.

Para entonces yo ya había hablado con Juan Carlos Gómez, el portavoz del PP en La Granja, quien me adelantó el demoledor informe del consejo de cuentas sobre la situación de su municipio. Le tenía ubicado. Y también tenía ubicado a Juan Antonio Folgado… ¿Coincidirían uno y otro para tomarse el café ese que tienen pendiente? ¿Cumpliría el fornido Gómez con sus invitaciones al más bien enclenque Folgado a meterse el dicho café en la dicha parte? Bueno, pues nada, que en esto que veo a Folgado, rodeado del grupo (van siempre juntos) caminando derecho a donde Gómez, y digo, tate… Trinco la Lumix de 200€, la que provoca muecas de conmiseración entre mis colegas gráficos, y me apresto a ganar el Pulitzer. Y bien, si le ponen un poco de buena voluntad, entre los cogotes que verán en el documento gráfico adjunto y señalados con flecha, reconocerán sin duda los de Folgado y Gómez. Pasaron a centímetros uno del otro. No hubo saludo.

Claro que, como el propio Folgado me reconocería después, solo se conocen del Facebook. No tienen el gusto. Otro día será.

El acto suele acabar con parlamentos y sorteo de premios, cedidos por los militantes con tienda. Amén de packs Tierra de Sabor.

Mañana toca huevos fritos en la Fuencisla. Cosas de la profesión, ya lo decía el llorado Colilla, hay que ver la de paellas y canapés que hay que comer en este oficio de periodista para llevarse los garbanzos a casa. Muy sabio el gran Fernando Peñalosa. Bien es verdad que hay trabajos más duros y peores, santa verdad…

JuanCarlosGomez FolgadoPP FolgadoyJCG

Arriba, Juan Carlos Gómez, portavoz del PP en el Real Sitio (es el de la camisa blanca, el de la camisa verde, no). En el centro su “colega” en la capital, Juan Antonio Folgado, junto a Garvía. Sobre estas líneas, el encuentro, con uno y otro haciéndose “la cobra”. No hubo café conjunto, ayer en Prádena.

Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

4 Comments

  1. Entre judiones y arroz anda el juego a ver si Podemos 😉 cambiar el menú en un futuro simple: ¿podremos? 🙂

    Post a Reply
  2. Creo que hablaron mucho de la corrupción. Lo que pasa es que se les olvidó mencionar las corruptelas de la alcaldesa de Prádena, entre otras el haber timado este verano a mucha gente repartiendo un papelito a los vecinos en el que se decía que había que pagar, dentro del proceso de concentración parcelaria de Prádena, por amojonar las nuevas parcelas. Y decía que había un acuerdo de la Junta de Castilla y León al respecto, que resultó ser falso según aclaró la propia Junta. Para más inri la empresa a la que había que pagar estas cantidades, que variaban entre 35 y unos 100 euros, era Ingasert, empresa bajo sospechas de corrupción por haber cobrado subvenciones de Cepyme por trabajos no realizados y cuyo administrado y presidente de Cepyme está imputado por ello. Y también podríamos hablar de como estamos pagando en Prádena impuestos más altos que en los pueblos de la zona. ¿Así es como el PP mejora la vida de sus ciudadanos? Por cierto, no todos los asistentes a esa comida son militantes del PP. Se invita también a los vecinos, por lo menos a los de Prádena, para hacer bulto.

    Post a Reply
  3. Por cierto, después de enterarse la Junta de Castilla y León, de que la alcaldesa de Prádena había justificado el cobro de ese dinero en un inexistente acuerdo de la Junta, ha habido una reunión o un pleno en el ayuntamiento y según parece van a devolver el dinero, aunque eso está por ver. Pero del escándalo de suplantar a la Junta no se ha oído nada en ningún medio de comunicación. ¿Será porque la en la Junta y en el ayuntamiento de Prádena gobierna el mismo partido y lo que interesa es taparlo?

    Post a Reply
  4. La oposición en el ayuntamiento de Prádena por fin ha denunciado el cobro indebido de tasas a cuenta de la colocación de mojones en las parcelas. Pero las irregularidades respecto a la concentración parcelaria no acaban aquí, aunque no sé si el ayuntamiento tiene alguna responsabilidad en lo que voy a exponer o sólo compete a la Comisión local de concentración parcelaria, pero creo que el ayuntamiento forma parte de ella. Debería inspeccionarse el criterio seguido en la inclusión y exclusión de tierras, pues es sorprendente que en una zona haya una especie de islas de terreno excluído, en algunos casos coincidiendo con las mejores tierras (prados o vegas), mientras se incluyen las tierras próximas de menor calidad, en perjuicio de sus antiguos propietarios. Sólo en algunos casos las exclusiones tienen explicación, por tratarse de molinos o de alguna finca que ya contaba con alguna construcción o de terrenos reservados por el ayuntamiento para realizar algún proyecto como la depuradora de aguas. Parece que todo se ha hecho al gusto de algún cacique local. Además ha habido favoritismos entre algunos miembros integrantes de la Comisión para la concentración, que han escogido las parcelas para ellos y sus allegados. Por ejemplo, se han adjudicado dos parcelas a un miembro de la comisión y su mujer contiguas a una industria de arenas silíceas que es propiedad de su consuegro. Que yo sepa una industria de extracción de áridos no tiene uso agrícola ni forestal y además se ubica en una zona que en un principio estaba excluida de la concentración. Esta industria estaba muy interesada en hacerse con los terrenos colindantes, había intentado comprarlos en varias ocasiones y algunos propietarios no habían accedido a vendérselos. Además es una zona próxima al pueblo, donde ya hay naves agrícolas o industriales, por lo tanto son terrenos revalorizados y no es muy legal que entren en el proceso de concentración. Pero la Junta o la comisión local a última hora incluyó esta y otras zonas en la concentración parcelaria. Todo digno de la España más caciquil.

    En cuanto a la restauración del medio natural incluida en el proyecto, nada de nada, a no ser que se entienda por restauración, plantar arbolitos en los márgenes de los nuevos caminos, que poco pueden disimular el destrozo realizado en algunas zonas.

    Y aparte habría que hablar del sentido que tiene hacer una concentración parcelaria en los pueblos integrantes del parque natural de la Sierra de Guadarrama con el impacto que ha tenido sobre el paisaje y cuando no había sido solicitada por la mayoría de los propietarios, pero ese es otro tema.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *