web analytics

Opinión: El tiempo de los leales que saben caminar juntos

Artículo de Máximo San Macario. Portavoz del PSOE en la Diputación provincial

Un amigo me contaba esta historia hace unos días: “El profesor de geología del cole preparó una excursión de final de curso con sus alumnos y decidieron aventurarse como espeleólogos. El profesor de matemáticas también acompañó al grupo. Con tan mala suerte, que ya dentro de la cueva, se produjo un derrumbe de rocas que taponó la entrada, atrapando dentro a los dos profesores con todo el alumnado. La situación inesperada era grave, poco oxígeno, pocos medios para buscar una salida y niños que podían sufrir graves daños, mucha angustia y muchos nervios. Sólo había una solución, excavar una nueva salida y había dos paredes sobre las que excavar para encontrar esa salida. Los profesores tenían que decidir en cuál de las dos hacerlo, pero no llegaban a un acuerdo. Los dos profesores se enzarzaron en ver quien tenía la mejor idea mientras los alumnos, espontáneamente empezaron a ir retirando piedrecitas de en medio y…”

Y hasta aquí quiero contar…

No hay tiempo que perder, la vida de las personas es la que ahora está en juego, y el porvenir social y económico de las segovianas y segovianos también. Los políticos tenemos que aunar esfuerzos, trabajar conjuntamente en una única dirección, aprendiendo del ejemplo que la sociedad nos da trabajando para eliminar piedras del camino sin miramientos de ningún tipo. Los políticos debemos rendir pleitesía y lealtad a nuestras gentes.

Sabemos que sólo hay una solución, cavar en la misma dirección para encontrar la salida de la cueva. Ya habrá tiempo de evaluar si haberlo hecho de una u otra manera hubiera sido más o menos efectivo. Pero que eso quede para luego, ahora no hay esfuerzos que perder.

Todos tenemos el derecho, y la obligación, de aportar, de intentar sumar ideas nuevas para que las decisiones sean siempre lo más acertadas posibles. Para que cada palada de arena, la den unos u otros, nos sirva para avanzar hacia la luz. Pero no para tapar el hueco abierto por el otro. Por eso, desde el grupo Socialista en la Diputación, hemos registrado esta semana más de cuarenta propuestas para salir de esta crisis humanitaria, a la que hemos osado poner nombre de mascota “Covid19”.

El camino, iniciado semanas atrás, es muy largo y quedan muchos pasos aún por dar. Tras el trecho ya recorrido sufrimos un dolor insoportable que nos ha de acompañar en el futuro, como individuos y como sociedad. Pero también nos deja un aprendizaje que no podemos olvidar: la importancia de lo público, de lo que es un derecho de todos; y que el mejor tributo que la política puede brindar a la sociedad es el trabajo limpio y conjunto de todos los partidos políticos.

Pertenecer al club de la política, la política con mayúsculas, debe ser un título que la sociedad, sólo nuestra sociedad “de los balcones”, otorgue a aquellos partidos políticos por su limpieza y ejemplaridad en estos momentos.

Los bulos, las mentiras, el poner piedras en el camino, terminará siendo el castigo que paguen los desleales.

Author: Opinion

Share This Post On

8 Comments

  1. Un aplauso, primer socialista que reconoce que los bulos y mentiras de su Gobierno serán el castigo a su deslealtad.

    Post a Reply
  2. Qué buena ocasión para haberse quedado callado Sr. San Macario.

    Post a Reply
  3. Cierto es señor San Macario: ya habrá tiempo de evaluar cómo se han hecho las cosas y cómo se debían haber hecho. Especialmente en lo referente a las maninfectaciones del 8m y su contribución a expandir el virus .

    Con un poco de suerte esas evaluaciones se harán en un juzgado.

    Post a Reply
  4. Macario no era el títere manejado por el ventrílocuo Moreno? De que me suena…

    Post a Reply
  5. Atribuir el papel de maestro a los políticos actuales es para reírse. Son los menos preparados de dentro de la cueva. En sus discusiones sólo hablan de quién saldrá el primero y quién se atribuirá el mérito de haber salvado a toda la excursión. Si hubiera tres maestros, el tercero estaría negociando quién se llevaría la jefatura de estudios del año que viene y sus consecuentes 300 euros. Los alumnos estarían remando en la misma dirección porque saben que sólo se sale de allí poniendo cada uno lo que puede.
    GENTUZA.

    Post a Reply
  6. Estaba visto.
    Tras el toque de corneta del mentirÁbalos y la analfaLastre, y después del “vidéo” del diputao resina-politólogoadistancia, el otro “vidéo” espectáculo de los 13 alcaldes y alcaldas, no podía faltar en la “trupé” sociata, el espectáculo de su portavoz en la Dipu. Jajajajajaja,……. pista, que va el artista.
    Jajajajajaja…….. que nivelón. Está claro que en la pesoe definitivamente han perdido el filtro, y que no hay nadie al volante.
    Joder,…….. si me dicen que iba a echar de menos a Juan Luis Gordo, no me lo puedo creer. Vuelve Juan Luis, por favor.
    Mira, San Macario, majo. Te voy a contar la versión sociata-podemita del Cuentecito de la Cueva de los Cojones.
    Erase una vez, un Cum-fraude sociata que fue de excursión con su perrita “Turca”. Y se encontró en Galapagar con un Marques que le dijo que si quería ir con él, que sabía un sitio muy-muy-muy bonito cerca en las montañas donde vivía su amiguita Heidi. El Cum-fraude le dijo al Marqués que NO-ES-NO, que donde le indicaba el Marqués era una cueva muy oscura, y que él allí no podría dormir la siesta, y su perrita “Turca” se asustaría, y que ni siquiera el 95% delas personas tampoco podría dormir la siesta. Es más, que en esa cueva solo podrían dormir la siesta, el Marqués, su Marquesa y un tal Garzonetti.
    Total, que el Cum-fraude se alejó de Galapagar, dejando al Marqués con un cabreo de tres pares de cojones.
    Y pasaron varios meses, al Cum-fraude le tocó la lotería. Entonces, como ya le importaba un huevo dormir la siesta o no dormirla, corrió con su perrita “Turca” hasta Galapagar en busca del Marques. Llegó a la casita de paja del Marqués para que le enseñara el camino a la cueva. Pero el Marqués no lo dejaba entrar porque estaba cagando en una tinaja que tenía al lado de la caseta, y entonces el Cum-fraude sopló y sopló hasta que la caseta de paja hundió.
    El Marqués salió de la tinaja, se subió los pantalones y se fundió en un abrazo con el Cum-fraude, mientras pensaba que su próxima casa sería un buen casoplón de ladrillo.
    Y tan contentos se dirigían Cum-fraude y el Marqués a la cueva, cuando al pasar por un arroyo, vieron una rana. El Marqués la besó, y milagrosamente el Cum-fraude se convirtió en Falconetti, y la rana en ministra, de la que se enamora como un bobín universitario. Me da igual el ministerio que tengas, churri, I love you. Después se supo que la hizo tres criaturas (una criatura y dos criaturos) pero eso es de otro cuento.
    Y fueron los dos cantando tan contentos a la ansiada cueva.
    La tarde amenazaba tormenta. Un tormentón. Una “acojonatormenta” de cojones. Y en la boca de la cueva, Falconetti y el Marqués pensarón que necesitarían un buen espeleologo que conociera la cueva. Entonces Falconetti encontró un sapo, y dijo,…. esta es la mia, lo beso y se convierte en espeleologo. Besó mal al sapo y el sapo se convierte en un filósofo. Habla un poco raro pero puede valer, dijo Falconetti,……. total, es una simple cueva.
    Entonces empezó a llegar gente a la cueva,…. y gente,….. y venga gente. Mucha gente.
    Por Whatsapp avisaban de que meterse en una cueva con aviso de acojonatormenta no es muy seguro, y que en una cueva asiática había habido derrumbes. Pero nada acojonaba a nuestros tres protagonistas.
    Total, que para adentro los tres y la gente.
    Con tan mala suerte, que ya dentro de la cueva, se produjo un derrumbe de rocas que taponó la entrada, atrapando dentro a los tres tenores con todo el gentío. La situación inesperada era grave, poco oxígeno, pocos medios para buscar una salida y personas mayores que podían sufrir graves daños, mucha angustia y muchos nervios. Sólo había una solución, excavar una nueva salida y había dos paredes sobre las que excavar para encontrar esa salida. Los tres tenores tenían que decidir en cuál de las dos hacerlo, pero no llegaban a un acuerdo. Falconetti, el Marqués y el filósofo se enzarzaron en ver quien tenía la mejor ocurrencia, mientras la gente, espontáneamente empezaron a ir retirando piedrecitas de en medio y…”…….. y entonces el filosofo sacó una navajilla y se puso a excavar en la pared contraria a la salida. Pero en seguida se le rompe la navajilla, ya que esta era una imitación falsa.
    Y hasta aquí quiero contar…
    ¿Te ha gustado el cuento?……
    Oye, y que presentéis, AHORA, con un mes de estado de alarma, es de no tener nada de vergüenza.
    Y joder, llamarlo “mascota” COVID19……… ¿mascota?….. ¿pero vosotros que cojones pensais?……..
    ¡¡¡QUE ASCO, JODER!!!

    Post a Reply
  7. Querido briquero, ya lo ha dicho el PP: leales, si; cómplices, NO.
    Resulta desternillante que pidas unidad, cuando el Gobierno ha hecho y deshecho cuanto ha querido bajo la coartada del estado de alarma, incluyendo detallitos con el billete para el Koleta en el CNI y la usurpación de la propiedad privada, a golpe de RDL.
    En situaciones críticas como ésta, la negociación es el arma que permite avanzar. NEGOCIAS ES CEDER, de primero de Políticas… En tu cuentito de maestros, demasiado simplón, no veo debate argumentado entre ellos, sino discusión sin más. Eso es lo que le pasa a Sánchez y que tú pareces promulgar: confunde unidad con SUMISIÓN… y así, no.

    Post a Reply
  8. España no merece un Gobierno que le mienta. (Pérez Rubalcaba dixit)

    ¿Se pueden usted y Acebes mirar al espejo por la mañana?

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *