web analytics

Opinión: Carta de Uina

Con motivo del Día mundial de las personas refugiadas, que se celebra el 20 de junio, Cruz Roja remite el relato de Uina, una niña ucraniana de 16 años que reside en Segovia desde hace seis meses. Lleva en España 1 año y 3 meses y es beneficiaria del programa de asilo de Cruz Roja en Segovia. En el relato escrito con el idioma que sabe, explica lo que es para ella España, la sociedad española y cómo se ha integrado. Merece la pena leerlo. Esperamos que, además del innegable interés, sirva para sensibilizar sobre la importancia de ayudar a integrar en nuestra sociedad a los solicitantes de asilo.

¿Alguna vez has estado en mi situación? Mi llamo Uina, soy de Ucrania, el 3 de junio cumplí 16 años. Tengo dos hermanas menores y padres. Estoy viviendo en España durante un año y 3 meses.

La integración en la sociedad española comenzó en el País Vasco. Gracias a su cultura y cuidado, me enamoré de España.

En Ucrania, solo se dan la mano, pero nadie es bienvenido con un abrazo o un beso. Al principio me pareció extraño que todos violen el espacio personal de los demás. Pero luego me acostumbré e incluso me gustó. Los científicos dicen que para una vida feliz, una persona necesita 8 abrazos por día, que son fáciles de conseguir por un día viviendo en España. Quizás es por eso que hay un ambiente particularmente amigable.

A veces me parecía que yo y mis compañeros españoles somos de distintas planetas. Tenemos un pensamiento muy diferente. Mayoría de chicos y chicas españoles nunca han sentido la necesidad de algo, por lo que es difícil para ellos comprender que una sandía, yogurt o una barra de chocolate pueden hacer feliz a alguien.

Mis compañeros de clase, con quienes estudio en Segovia, se rieron de la gente de la película que estudió más tiempo para comer un plátano para estirar su placer. No los culpo por el hecho de que nunca sintieron está necesidad, por el contrario, me alegro de que nunca necesiten buscar trucos parecidos.

Los españoles son personas increíbles. No se preocupan por el mañana, no gritan, no tienen prisa, no están nerviosos por tonterías. Me recuerdan a los budistas. Papá dice que es por esta razón que hay tantos centenarios en este país. Aprendo de ellos el arte de vivir como española.

Aquí, en España, estudié en dos escuelas. ¡La primera escuela fue en el País Vasco y fue un lugar precioso! Los maestros y los niños fueron amables con nosotros. Hemos hecho muchos amigos. Mis compañeros de clase intentaron ayudarme en todo, aunque no siempre podía pagar lo mismo.

Me sentí doblemente incómodo: no entendía lo que decían y no podía responder, pero realmente quería causar una impresión agradable. En la escuela, me sentía segura porque la gente respondía a mis preguntas y necesidades. A pesar de la barrera lingüística y cultural, todavía no estaba solo.

A veces me decían que era una persona taciturna. Este no es realmente el caso. ¡El problema es que no sé de qué hablar con los españoles! Si un extranjero está en silencio, esto no significa que no quiera hablar, esto significa que no sabe de qué. Ya era bastante difícil encontrar un tema de conversación común. En España, nunca he estado en Burger King o MacDonalds, no compré ropa en tiendas elegantes, no vi películas populares y no escuché música famosa, no vi películas populares y no escuché música famosa. No sabía mucho sobre fútbol y no estaba en Francia, Inglaterra, Italia. Nunca comí sushi y rollos. Sí, cierto que soy de otro planeta. Pero siempre trató de mantener una conversación. A veces, era emocionalmente difícil, porque sabía de lo que se trata pero no podía formalizar su opinión en español. Me encanta leer, por eso sé mucho de los hechos y de las buenas citas, pero simplemente no puedo decir esto en español!

Alguien puede burlarse de mí o me ofendan, y yo no podía defenderse por el simple ignorancia de la lengua. Físico de resistir aquí no es bienvenido, y todo lo que queda es hablar de sus problemas mayores. A veces me sentía indefensa. No siempre los adultos han resuelto su problema. Casi todo el mundo estaban silenciando y la pregunta realmente no se decidía.

En la segunda escuela tuve que más difícil. Primero conmigo trataron de comunicarse, pero cuando tuvo que soportar mi ignorancia de cualquier tipo de cosas básicas, o las dificultades de la traducción, se encontraba cada vez menos los que deseen comunicarse conmigo. Y finalmente, todo el día, yo estaba sentada en silencio. Nadie se interesaba por mí. Yo empecé la conversación de la primera, pero el diálogo rápidamente se languidece. El problema es que no sé de qué hablar, y los interlocutores no quieren perder el tiempo con mi “pues”, “entonces”, “¿como se dice?”. Y resulta que me siento sola, a pesar del apoyo de los maestros.

Todo el día escuché hablar español, miré por la ventana, leí libros y estuve en silencio todo el día. Fue realmente difícil para mí, porque soy por naturaleza una persona habladora y amigable. De la escuela regresé a casa con un gran deseo de hablar ruso, porque mi cerebro estaba muy cansado de la carga en español. A menudo me dicen que en casa deberíamos hablar
español si queremos aprender más rápido. Pero para mí y para mis hermanas le cuesta mucho, porque cuando hablamos ruso, nuestro cerebro está descansando.

Para mí es muy difícil estudiar, aunque en Ucrania fui el mejor estudiante. Constantemente necesito traducir mi tarea o tarea en el libro de texto. Necesito estudiar al mismo nivel que mis compañeros de clase. Mucho es nuevo para mí. En Ucrania, el sistema educativo es completamente diferente, por lo que las fórmulas, reglas y teoremas también son diferentes. Hago mi mejor esfuerzo para ser un buen estudiante y compañero de clase.

Quiero pedir a todos los españoles que sean más indulgentes con los extranjeros. Somos la misma gente. Necesitamos comunicación y queremos ser entendidos por usted. La integración en la sociedad ocurre gradualmente, “poco a poco”, como les gusta decir a los españoles y como ya decimos nosotros.

Uina.

Author: Opinion

Share This Post On

13 Comments

  1. Bienvenida, Uina!!!!
    Poco a poco tu integración y la de tu familia será una realidad. Ten paciencia.

    Post a Reply
    • Gracias. Es muy amable de tu parte)

      Post a Reply
    • Hola uina,yo ya he tenido el placer de conocerte a ti y a tu familia y me parecéis una familia encantadora. En españa como en otros países hay personas que son más sociables que otras y algunos os aceptarán rapido y otros quizás tarden un poco más,pero seguro que cuando terminen conociéndoos os querrán mucho.Yo también se lo que es estar 4 años en un país extranjero y se lo difícil que es todo,aunque yo no tuve el problema del idioma porque allí también hablaban español,yo vuestro es mucho más complicado al no saber español,pero tu aprendes muy rápido y por lo que he podido ver haces muy bien de traductora,sigue estudiando mucho el español y así todo te será más fácil a ti y tu tu familia.Os mando un gran abrazo y muchos muchos ánimos y sobre todo que sigáis confiando en Dios que hará lo mejor para vosotros.

      Post a Reply
      • Gracias por ánimo, José)

        Post a Reply
  2. Sé bienvenida. Uina.

    Post a Reply
    • Hola Uina.
      Me quedé impresionada leyendo tu carta. De tu progreso con idioma y tú madurez. Entiendo tu preocupación con el tema de integración, es complicado. Soy también extranjera e aún que llevo muchos años aquí, todavía tengo problemas. He tenido gran suerte de conocer toda tu familia cuando todavía estabais viviendo en el País Vasco. Sois una gente entrañable y me acuerdo mucho de cada uno de vosotros, aunque no os escribo mucho. Sé que habéis tenido unos momentos muy duros estando aquí. Pasando hambre, teniendo dificultades de todas las clases. Hasta las más básicas de no tener un calzado para ir al colegio, pero siempre cuando os veía me habéis recibido con una sonrisa y este brillo en los ojos de esperanza que todo va a salir bien. Tus padres son unos luchadores. Es admirable como os educan con amor y paciencia.
      Os esforzáis mucho para integrarse, lo sé. El camino no es fácil, no tengas miedo de pedir un consejo o ayuda. Hoy mucha gente buena. Cuando seas fuerte, ayudarás a los demás.
      Un fuerte abrazo.

      Post a Reply
      • Gracias por estas palabras, Olga)

        Post a Reply
  3. Emociona leerte Uina. Te deseo lo mejor.

    Post a Reply
  4. Me alegro mucho. Aquí hay algunos errores en texto, pero más importante es el sentido. 🙂

    Post a Reply
  5. Hola Uina, no te conozco soy el hijo de Pedro mi padre me ha mandado esto y me parece súper guay como te expresas el sentimiento que tuviste para escribir esto es increíble, todo es un proceso que cada persona vive de manera distinta lo más importante siempre ante todo es estar bien con uno mismo para poder estar bien con los demás.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *