web analytics

‘Noriega quiso volver muchas veces pero no sabía cómo. Hasta lo intentó andando’

El superior de Cruz Blanca, Pedro Sánchez.

“Repletos de satisfacción y agradecidos a Dios”. La comunidad de los Hermanos de la Cruz Blanca celebraba este 17 de noviembre el regreso de José Luis Noriega, el hombre que ha estado perdido en las calles de Madrid durante casi cinco meses después de que una tarde de San Pedro saliera a pasear y “se pasara por su cabeza” subirse a un autobús que acabó dejándole en Madrid totalmente sólo, desorientado y sin capacidad de desandar el camino por sus propios medios, ya que padece una ligera discapacidad mental.

“Él me ha dicho que trató de regresar muchas veces pero no sabía cómo. En muchas ocasiones echó a andar tratando de encontrar su casa –la Casa familiar Nuestra Señora de la Encarnación– pero claro, no llegaba a ningún sitio, se cansaba y se desesperaba”, explicaba a acueducto2.com el superior de la comunidad de Cruz Blanca en Segovia, el padre Pedro Sánchez, aún angustiado por el sufrimiento que haya podido experimentar el hombre mientras estuvo perdido.

Comisaría de Hortaleza, donde fue trasladado Noriega.

Noriega ha vivido en este tiempo en las calles de Madrid, en los barrios del este de la capital de Vicálvaro y Hortaleza, durmiendo en la calle y alimentándose de lo que los vecinos de la zona le daban de vez en cuando hasta que una mujer que le vio tumbado en un banco avisó a una patrulla de la policía nacional y al tratar de identificarle saltara su perfil incluido en el listado de personas desaparecidas que puso en marcha el proceso de recuperación. “Nos llamaron a eso de las 22.20 desde una comisaría situada al lado del campo del Atlético de Madrid y nos fuimos corriendo para allá, aunque tardamos una hora y media que se nos hizo eterna”, explica el religioso.

Y es que a estas alturas cabían pocas esperanzas de que el desenlace de esta historias fuera así. Más bien lo contrario. La búsqueda policial no daba frutos y la posibilidad de que Noriega siguiera con vida se mantenía en un bajísimo porcentaje en el pensamiento de la comunidad y también de los investigadores policiales que “nos habían dicho que nos pusiéramos en lo peor”, comenta.

Se encontró a “un hombre sucio, desaliñado y muy delgado, la mitad de lo que era aunque, a pesar de todo, bien de salud”, según describe recordando “un encuentro que no se puede describir con palabras y en el que, por supuesto, no ha habido ningún reproche porque además sabemos que el susto le habrá hecho aprender de la experiencia”.

José Luis Noriega.

La primera jornada de Noriega, ya en casa, fue de enorme agitación en la Casa Familiar de la Cruz Blanca, donde también se desplazaron las dos hermanas del hombre que le visitaron por la tarde mientras el Padre Sánchez atendía a “muchas personas que se han interesado por el estado de este hombre y a los medios de comunicación para los que lo primero que expresaba eran palabras de agradecimiento “por haber colaborado a buscar a José Luis” que ya se ha incorporado al grupo de 23 residentes en la Casa que atiende la pequeña comunidad de tres frailes, junto a los 10 usuarios del Centro de Día.

“Ha sido un regalo de Dios”, insiste Sánchez .

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *