web analytics

Los americanos cortan el grifo y condenan al ERE al Esteban Vicente

Esteban-Vicente-DestacadaLa situación del Museo Esteban Vicente es insostenible. La negativa de la The Harriet and Esteban Vicente Foundation (H&EVF), gestionada por los abogados del fallecido matrimonio, a seguir abonando la tercera parte de los dispendios del museo pone ante el abismo la continuidad del centro. El presidente de la Diputación, Francisco Vázquez, aplazó cualquier decisión hasta el pleno de la entidad, el 22 de marzo, sin embargo esbozó la hoja de ruta que se baraja: cerrar el museo en mayo, redimensionar sus gastos y tratar de reabrir en 2016.

Por redimensionar los gastos se entiende despedir a buena parte de los 10 empleados del museo, quedarse con los estrictamente necesarios (hay que mantener las instalaciones y los 170 cuadros donados por Esteban Vicente) y replantear el funcionamiento del centro de arte contemporáneo.

Ana-Martinez

Ana Martínez.

Los acontecimientos se han precipitado a partir de la última reunión del consejo rector del Consorcio del Museo de Arte Contemporáneo Esteban Vicente (celebrada el 14 de abril). Lo abogados que gestionan la H&EVF -nutrida por un sustancioso fondo que Harriet Vicente legó en 2007 para el mantenimiento de su labor filantrópica- pusieron sobre la mesa la última oferta: un pago de 200.000€ anuales durante 10 años condicionado a la recuperación de los cuadros del pintor de Turégano. Una opción inasumible para la Diputación.

Así las cosas, el museo se queda con un presupuesto de funcionamiento de 426.000€, aportados por Diputación (228.000), Junta (90.000), Ministerio de Cultura (70.000) y Ayuntamiento de Segovia (38.000€). Cantidad insuficiente frente a los 700.000 de coste fijo anual calculado por la directora del centro, Ana Martínez de Aguilar. De hecho, fuentes del Consorcio reconocen que no hay un duro para afrontar los dispendios más allá del 1 de mayo (la actual exposición, la Colección Cubista de Telefónica, cierra el 3 de mayo), de donde incluso para dejar en stand by el museo habrá que reajustar partidas presupuestarias.

Un final anunciado

Corría 1999 cuando el Reina Sofía dedicaba a Esteban Vicente, el pintor español de la escuela de Nueva York, punta de lanza del expresionismo abstracto, una muestra retrospectiva. Paralelamente, en Segovia se abría el museo (1997), a base de 170 cuadros donados por el artista. Como directora, Atilano Soto fichó a la que fuera asesora de la ministra Alborch, Ana Martínez de Aguilar, que soñaba con convertir el museo en un referente nacional y casi lo logra. En aquel entonces, de la mano de patrocinadores como Ebro, Caja Segovia, Caja Madrid, Puleva, el museo llegó a gestionar más 1,7 millones al año, con muestras punteras como las dedicadas a Picasso o Dalí. Para los catálogos de cada muestra se recurría a la Calcografía Nacional (los Rolls Royce de la edición), para enviar cartas de la Diputación al museo tiraba de mensajería privada, y cada evento del museo traía a la ciudad a los factotums de la crítica nacional, generosamente retribuidos. En 2004 Aguilar abandonó  temporalmente la dirección del museo para devenir la flamante directora general del Reina Sofia, del que regresó a Segovia en 2007.

Para entonces ya se mascaba la crisis y contra viento y marea el museo quiso seguir jugando en la primera división, cuando lo cierto es que ni los patrocinadores privados estaban por la labor ni las administraciones públicas de una pequeña localidad podían seguir tirando del carro. El Esteban Vicente llegó a estar meses y más meses con la exposición del pintor de Turégano como único aliciente, pese a lo cual, mantenía una plantilla de 10 trabajadores.

Esteban y Harriet Vicente.

Esteban y Harriet Vicente.

Tampoco acompañaba la ciudadanía. El pasado año, el museo tuvo 21.000 visitantes, contando escolares y segovianos, la media diaria no llegó a 60 visitantes. Y este quizá ha sido el error de concepto más gordo de un equipamiento puntero. El Esteban Vicente nunca cayó simpático a los segovianos ni tampoco ha sabido abrirse al público turístico. Mantenía una línea exasperantemente elitista, alejada por completo de cualquier concesión “populista”, y por tanto, condenado a mover sus patrocinios en un círculo exiguo de grandes empresas.

A la hora de la verdad, dependía de la Diputación y del cheque de la H&EVF. Tras la muerte de Harriet, la fundación estuvo en mano de colaboradores directos de la pareja, Bob Warshop y Michel Stein, que conociendo el cariño que los Vicente sentían por su museo (el matrimonio está enterrado en el jardín del viejo palacio) no solían encastillarse en posiciones duras. Pero Warshop y Stein terminaron dejando la fundación en manos de una nueva generación, que solo atiende a la optimización de los diversos frentes filantrópicos que Harriet legó en Nueva York, Israel, España… Los 228.000€ de la partida americana correspondiente a 2014 sigue pendiente de pago y en la Diputación barajan expulsar del consejo rector a la H&VEF.

EstebanVicenteYA

Author: Cultura

Share This Post On

3 Comments

  1. ¿Quería convertir en referente nacional el museo y casi lo logra? ¡Ah! referente de cuadros del pintor Esteban Vicente. Bueno, pues tras cargarse un edificio histórico para mayor gloria de un político, ya era hora de que alguien cortara el grifo o el dumper que entraba a saco en los impuestos de los segovianos. Solamente lo siento por el personal laboral (alguno claro, el que tiene sujeto el percal no tiene problemas). A ver si con un poco de suerte alguna cabeza pensante tiene una pizca de sentido común y hacen algo de verdad productivo para la cultura segoviana, pintores en Segovia (incluido don Vicente) tenemos y buenos. Puede ser una oportunidad de oro.

    Post a Reply
  2. Pues como siempre, despilfarro y pago de favores. Por muchas vueltas que le doy, no se en que gastan el dinero para necesitar un presupuesto de 700.000 euros. Lo mismo, deberian plantearse las cuestiones de los salarios. Seguro que la señora directora del Museo se lleva un buen sueldo a casa todos los meses por hacer lo que sea que haga, que no creo que sea demasiado viendo las actividades del museo.
    Por eso creo que si quieren seguir chupando de las subvenciones publicas para seguir viviendo como marqueses (menos los curritos), deberian hacer un acto de transparencia y poner a disposicion de todos los segovianos las cuentas del museo. Al fin y al cabo, somos los que estamos pagando su funcionamiento.

    Post a Reply
  3. ¿Pero la Diputación qué es? ¿una Corporación para gestionar la provincia o una Ong para crear puestos de trabajo de alto nivel en museos e institutos, sacados de la manga, a costa de los impuestos de los ciudadanos?

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *