web analytics

Las vidrieras de la Catedral recuperan su alma

La historia comenzó en 2009 cuando el Cabildo de la Catedral de Segovia observó la necesidad de que las más de 160 vidrieras de la catedral de Segovia necesitaban una urgente rehabilitación y encargó la recuperación de estas obras de arte al conocido artesano Carlos Muñoz de Pablos que, en su taller, Vetraria Muñoz de Pablos, lleva desde entonces dando vida a los colores del alma de la Catedral segoviana.

vidrieras

Las vidrieras de Segovia son únicas, se realizaron entre 1539 y 1544, por grandes artistas como Pierre de Holanda, Pierre de Chiberry y Walter  de Roch entre otros y, representan algunos de los momentos más importantes de los dos Testamentos (la Redención de Cristo y la vida de la Virgen) con la intención de que el pueblo pudiera conocer el como, donde y quien de nuestra religión para que aquellos que no sabían leer tuvieran acceso a su conocimiento.

Desde que este importante trabajo fue anunciado por quien presidía, entonces, el Cabildo de la Catedral, Ángel García Rivilla, institución que está financiando por completo el trabajo, no se especificó el presupuesto final que se va modificando a la vez que se complica su ejecución pues, Carlos Muñoz de Pablos, ha comentado ante acueducto2 que, el trabajo se va retrasando pues, aunque se esperaba que podría finalizar a finales de este año 2016, ahora parece que no será realidad antes de finales de 2017.

Pero, ¿A que se debe este retraso? Hay varias causas entre las que se encuentra la situación real del estado de una obra de arte cuando la descolgamos y la vemos a pocos centímetros y las inclemencias de tiempo (sobre todo el viento), que no permiten trabajar al ritmo deseado. Además, hay que contar con los materiales necesarios para realizar el trabajo con la dedicación y honestidad que el asunto requiere, los pigmentos que dieron color al cristal en el siglo XVI hoy no existen y hay que investigar para dar una apariencia similar a las zonas recuperadas.

162 vidrieras serán recuperadas por Carlos Muñoz de Pablos, sus hijos y su equipo (3 o 4 personas) cuando el trabajo finalice. Hoy, de momento, ha concluido más de la mitad de la labor, la parte más complicada, la que afectaba a las vidrieras que se encontraban en peor estado, en las que solo algunas partes debían ser recuperadas (lo fácil es hacer la vidriera nueva) porque, en estos casos, “el trabajo debe ser concienzudo para defender las partes originales y encontrar el mimetismo con lo actual”, ha comentado Muñoz de Pablos.

Catedral1El vitralista, en su relato, no esconde la emoción que le causa poder trabajar sobre obras tan singulares y recalca que “estas grandes obras de arte exigen una humildad tremenda, son ellas las que deben brillar, no el artesano”, añadiendo que, las vidrieras deberían verse en distancias cortas y, por ello, al finalizar cada vidriera se expone en la Catedral, antes de colocarla en su lugar, para que todos puedan ver, de cerca, el arte que desprenden, comentando, después, que en las zonas nuevas de las vidrieras, con láser, se graba la fecha de la restauración para que se pueda realizar un seguimiento de su situación.

El trabajo que iba a prolongarse cinco años, lleva siete y va a por uno más, después, cuando termine, podremos ver en todo su esplendor, de nuevo, esa maravilla que se eleva al cielo desde la “Dama de las Catedrales”, dando un color y una vida especial al templo.

Author: Pilar De Miguel

Pilar de Miguel. Periodista segoviana.

Share This Post On

2 Comments

  1. Muy chulo y currado, se nota que la historia sigue viva dentro de algunas personas.

    La catedral segoviana es impresionante tanto por dentro como por fuera, y las personas que ayudan a no olvidar su historia tambien merecen parte del mérito.

    Me ha ayudado mucho esta página, muy bien explicado!!

    Gracias.

    *******************
    @_claiss_
    @_srta_claiss_

    Post a Reply
  2. La palabra para definir lo leído es menos impresionante que la persona que lo redacta.

    Bravoo!! :○

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *