web analytics

Las raíces numantinas de la antigua ciudad de Segovia

Ha sido un trabajo de años pero, piedra a piedra, la arqueología va desvelando la historia antigua de Segovia. El Museo de Segovia acoge hasta el 18 de octubre la Reunión Arqueológica Clásica en Segovia, donde diferentes equipos de arqueólogos y otras disciplinas afines exponen el estado actual de sus trabajos.

Presentación de ponencias en el congreso del Museo.

En realidad, en arqueología todo se correlaciona. Un pequeño yacimiento nos permite datar una determinada técnica constructiva, en otra punta, otro confirma esa pauta de construcción, y más allá una cerámica nos confirma la datación cronólogica de ese proceso y una tumba nos habla de qué comían sus constructores. Así, pieza a pieza, el gigantesco puzzle de la historia, aún con grandes huecos, empieza a desvelarnos el pasado. “En los últimos años las construcciones y restauraciones en Segovia,  han incrementando los datos arqueólogicos disponibles, lo que permite afianzar teorías”, explica la concejala de Urbanismo y arqueóloga Clara Martín.

En la capital, la intervención más importante está siendo la restauración de la plaza Victoria Eugenia y las murallas del entorno del Alcázar. Un trabajo, coordinado por Ricardo de Cáceres, que permite afianzar la teoría de que allí, entre el actual Alcázar y la Puerta del Socorro, se extendía la primitiva Segovia celtíbera. Esta es su historia.

Alejo Vera y Estaca 1881. Numancia.

Estamos a principios del siglo II AC. Segovia es un territorio de transición pero dominado por celtíberos aravacos dedicados básicamente a la ganadería. Territorialmente se agrupan en torno a castros, pequeñas aldeas muy esparcidas por el territorio. Segovia era uno de esos castros. Pero en relativamente poco tiempo sobre la ciudad van añadiéndose diferentes clanes. A mediados de siglo se inicia la construcción de una gran muralla que sigue el perfil de la actual en la zona del Alcázar y barrio del Socorro. ¿Qué pasó?

Roma. Los celtíberos no tenían un liderazgo especialmente articulado. Hoy les describiríamos como bandas de pastores, dados también a hacerse la guerra entre ellos a pequeña escala y sin una jefatura centralizada. Pero Roma aceleró la formación de oppidum, de ciudades estado como Numancia. Presionados por un enemigo externo mucho más poderoso, los pequeños castros se van concentrando en áreas urbanas más grandes dotadas de murallas defensivas. Eso es lo que pasó en Segovia.

Los vestigios arqueológicos permiten fechar la muralla celtíbera en un periodo coincidente con las guerras numantinas, entre 150 y 130AC. Es en ese momento que la pequeña aldea encajonada en una colina entre Eresma y Ciguiñuela (con asentamientos humanos que se pierden en la noche de los tiempos) recibe un fuerte contingente de pobladores, acaso refugiados de los castros convertidos en zonas de alto riesgo por la inestabilidad del periodo.  Segovia pasa a ser así un núcelo poblacional de suficiente magnitud como dotarse de una contundente muralla, claro indicio que aquellos pobladores se preparaban para lo peor.

Obras en el tramo de la muralla del Alcázar.

Lo cual da visos a la teoría según la cual la irrupción de los romanos en el interior de la península, probablemente a la caza de minerales y esclavos, desestabilizó la precaria estabilidad de los clanes celtíberos y cambió radicalmente el panorama en el meseta central. La convulsión generada por un nuevo jugador en la partida les motivó a formar ciudades estado. Algunas acabaron mal, como Numancia, tras décadas de sitio. También hay vestigios de sitio en Sepúlveda y Coca, no en Segovia. De donde podría ser que la transición hacia la romanización hubiera sido finalmente pactada. El pago de un impuesto, la cesión de unas minas…  En el siglo I aparece el célebre sestercio con la palabra Segovia en caracteres latinos. Es por así decir el primer y más antiguo vestigio histórico de la ciudad.

 

 

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *