web analytics

La terapia segoviana de Maite Pagaza

La escritora, Maite Pagaza, junto al restaurador José María, se dispone a trocear un cochinillo con un plato.

La escritora, Maite Pagaza, junto al restaurador José María, se dispone a trocear un cochinillo con un plato.

Cuando hace ocho años, Maite Pagazaurtundua comenzó a escribir “Operación Cochinillo”, se encontraba en un mal momento. Nefasto. ETA había asesinado a su hermano Joseba, el jefe de la policía de Andoain y a varios de sus amigos, se movía protegida por escoltas, el Gobierno de Zapatero negociaba con los terroristas y la presión de la banda se hacía insoportable en su entorno.

Encontró la vía de escape en Segovia, donde situó su novela protagonizada por el policía Atilino, —nada que ver con ningún Atilano que “entonces yo no sabía que existía este señor ni lo que pasaría con la Caja”— un ex miembro de la brigada antiterrorista en el País vasco que ahora deambula por la ciudad sin expectativas profesionales y que para colmo se encuentra un buen día con un antiguo etarra con negocio hostelero en Pedraza.

No crea, el libro no va de terrorismo, que la historia es otra y tiene mucho de homenaje al Lazarillo de Tormes, aunque “también a la Guerra de las Galaxias”, matizó la escritora. “Hay mucha gente buena que suple a esa parte de la sociedad llena de espabilados y buscones”, reflexionó la ex presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo que ahondó en la crítica: “Muchas veces no estamos bien gobernados, pero siempre hay gente que saca las cosas adelante e impide que nos pasen cosas peores en España donde hay millones de héroes anónimos”.

La novela, repleta de ironía y buen humor, ofrece al lector segoviano un aliciente añadido en la posibilidad de encontrarse con un relato que es “totalmente ficción” pero en escenarios y hasta con los personajes totalmente reconocibles, que el trabajo de documentación fue concienzudo e implicó a toda la familia —marido, hijas, cuñada, sobrino “y hasta al perro”— que, divididos en grupos, se lanzaron a la calle dispuestos a captar el alma de la ciudad.

Segovia radiografiada. “Hasta las pintadas a las que me refiero en el libro son reales”, explicó la portavoz de UPyD en el Parlamento europeo que este viernes, 16 de enero, compartió mesa en el restaurante José María —el cochinillo como plato central, por supuesto— con un grupo de periodistas, poco antes del acto de presentación pública de “Operación Cochinillo” que tuvo lugar por la tarde y donde proclamó que su obra está “repleta de humor”, ya que lo utiliza para “disolver todos los sectarismos ya que cultivarlo es una forma de rebeldía frente a los fanáticos, que no tienen humor”.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *