web analytics

La libertad de expresión acaba donde se divulga el odio

La frase del título, aunque pueda parecer mentira, es obra de Angela Merkel que pronunciaba estas palabras después de que Beatrix Von Storch, eurodiputada de Alternativa para Alemania (la ultraderecha nazi del país) se dirigiera con el gesto de degollar a los adversarios políticos en el Parlamento Europeo. La dirigente alemana tiene mucho por lo que criticarla, principalmente un neoliberalismo económico que influye de manera muy negativa en países como España, pero hay que reconocer que no se anda con medias tintas a la hora de aislar a la ultraderecha, al fascismo, al nazismo, en el país,  algo de lo que debería aprender la derecha española.

Lo vivido esta semana, la de la lucha contra la violencia machista, tendría que haber sido la gota que colmara el vaso, para aislar a una fuerza como Vox. Sí, aislarla, porque como dice Merkel, la libertad de expresión acaba, donde se divulga el odio, y no ha habido más odio que en los discursos pronunciados por dirigentes de Vox, durante estos días.

Desgraciadamente en Segovia, en concreto en el Espinar, hemos tenido que ver como PP, Ciudadanos y Vox ( aunque algunos como el PP, tuviera que recular) pedían a través de una moción acabar con la Ley de Violencia de Género, avalada por cierto, por el Tribunal Constitucional en varias ocasiones.

La derogación de la Ley de Violencia de Género, fue lo más mediático del “curioso” texto, pero no lo único. Palabra tras palabra, todas llenas de odio,  se trataba de romper con uno de los consensos más amplios en nuestra sociedad, la lucha contra la violencia machista.

De soslayo, introdujeron su mensaje racista, instando a la “denuncia pública que sufren las mujeres en muchos países, especialmente en aquellos que no pertenecen a la civilización occidental”  obviando que si el feminismo hace tanto daño es precisamente por su universalidad, y por la no distinción ni de clase, ni de raza, ni de orientación sexual, etnia, ni de nada. Una defensa de derechos, que precisamente ellos niegan a quienes huyen de sus países, a los que quieren poner muros, a los que criminalizan y a los que en el fondo odian profundamente.

También quisieron introducir, un poco de populismo punitivo, ya sin pudor ni medias tintas y abogar por la cadena perpetua, que según ellos, es la mejor medida para luchar contra la violencia  machista. Un cambio en el código que no busca la proporcionalidad, ni mucho menos la defensa de los derechos de las mujeres, ni acabar con la violencia machista, sino que se trata, una vez más, de proporcionar castigos de corte conservador y reaccionarios que toman como inspiración la etapa preconstitucional, o mejor dicho, el franquismo, luego se enfadan si así les llamas.

En definitiva, los mismos que niegan una violencia contra las mujeres, por el hecho de ser mujeres, no tienen ningún pudor, en aprovechar ésta para transmitir sus mensajes de odio, a través de la tergiversación de cifras y de datos.

Porque tan solo el 0,01% de denuncias de violencia machista son falsas, según el último informe de la Fiscalía. Porque según el INE el 73% de los condenados por delitos contra libertad sexual son españoles. Porque el feminismo no está basado en el odio hacia los “varones”.

La dichosa moción, cumplió su objetivo, no solo en el ayuntamiento de El Espinar, sino a lo largo y ancho de toda España, que no era otro que reventar, todos y cada uno de los actos contra la violencia machista del 25 de noviembre, que aunque en muchos casos solo sirva de postureo, sirve para visibilizar una lacra que se ha llevada a más de 1000 mujeres desde que existen datos oficiales, muchas más que víctimas de terrorismo, sobre las que si existe una legislación concreta.

En el caso de El Espinar, que puede servir para muchos otros casos, no sirve con echarse para atrás en el último momento y votar en contra de un moción, porque no hay que olvidar, que Vox en El Espinar, sigue formando parte del equipo de gobierno junto con PP y Ciudadanos, y nada más y nada menos que ocupando la concejalía de Asuntos Sociales e Igualdad.

Quizá, esta vez sí, deberían hacer caso a la Merkel y poner punto y final allí donde empieza a divulgarse del odio.

 

Author: Natalia Del Barrio

Natalia del Barrio. Licenciada en Ciencias de la Información. Ex-procuradora de Podemos por Segovia en las Cortes de Castilla y León.

Share This Post On

6 Comments

  1. Natalia: podría usted explicarnos cómo se puede compatibilizar la LIVG con el artículo 14 de la Constitución Española?

    A la espera quedo.

    Un cordial saludo.

    Post a Reply
    • Espera sentada, Marta. Doña Natalia no va a contestar, ya que raramente lo hace.
      El artículo 14 dice……. “Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”.

      Post a Reply
  2. Pues aplíquese el título de su artículo a usted mismo y el mundo será un poco mejor.

    Post a Reply
  3. Me alucina el interés por una ley, la de la violencia “de género”, que lo único que ha demostrado es su más competo fracaso.
    Fracaso, por una parte lógico, viniendo de la mente de quien viene, que no es otro que el completamente inútil y nefasto Zapatero.
    Una ley, que se supone que se hacen para reducir o eliminar victimas, pero que no lo cumple ni por asomo, y que muchos años aumenta, no es más que un autentico fracaso.
    Pero eso, a la izquierda sociata-comunista-podemita le importa un bledo. No reconocen que no se avanza nada con esa ley, pero para ellos es “palabra de Dios”, y se mueve ni una coma. No vaya a ser que se desmonte algún “chiringuito feministoide”.
    Los había tan cafres (y cafras, claro), que cuando gobernaba el PP, lo achacaban a que gobernaba el PP. Pero ahora que llevamos año y medio con Falconetti en en Falcon, y con las mismas estadísticas (o peores), no dicen nada.
    Menudo camelo.
    ¿De verdad que después de mas de 1000 victimas mortales (mujeres), el análisis indica que se trata simplemente de “genero”?
    No puede ser. Tiene que haber gente más inteligente que llegue a otras conclusiones, pero me temo que esas conclusiones desmontarían mucho chiringuitos.

    Post a Reply
  4. Qué pensaría doña Natalia si se juzgara de manera diferente a una persona de raza negra y a otra de raza blanca que hubieran cometido el mismo delito, aplicándose leyes más punitivas contra el ciudadano negro que contra el blanco por el mero hecho de su raza???

    Se llevaría usted (y todos) las manos a la cabeza, y con razón.

    Cambie la palabra “negro” por “hombre” y la palabra “blanco” por “mujer.”

    Si no se lleva las manos a la cabeza como en el primer caso la recomiendo que se lea el artículo 14 de la Constitución Española y luego me cuente a ver si es compatible con la Ley de Violencia de Género.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *