web analytics

La Junta es la culpable (I)

Bucolico
Vayan por delante mis disculpas al delegado de la Junta de Castilla y León en Segovia al que considero un político cabal. Tampoco es cuestión de ideologías ni de guerras de colores ya que el campo y los ríos no entienden de política. ¿Y por que digo que la Junta es culpable? Muy sencillo. Lleva en la gestión de nuestros ecosistemas más de 30 años y no siempre los ha gestionado de forma acertada.

La introducción del cangrejo señal (ese gran error que tendrá su post propio en este blog) en las aguas de la comunidad y por extensión en las segovianas siempre se ha comentado en voz baja que vino de mano de la administración. De hecho los primeros sitios donde hace ya más de 20 años aparecieron fue en los cotos de truchas, esos que actualmente tiene gran escasez de ejemplares. El cangrejo señal se ha demostrado como un insaciable depredador que se come generación tras generación de huevos y alevines de truchas, de barbos, de berbemejas, de gobios, de ranas… Hasta dejar los ríos muertos.
Si realmente esta especie fue introducida por los técnicos de la administración es para mañana mismo poner una denuncia al ingeniero firmante del informe favorable de tal desastre ecológico, por eso mismo, por desastre ecológico.

Pero seguimos con el tema de la trucha (reina de nuestras aguas, pero que convive con una corte otros peces que daban -en pasado, pues están despareciendo- alegría a nuestras aguas). Es de sobra conocido que el estiaje en la provincia es muy fuerte y produce gran cantidad de bajas en las poblaciones. Sobre todo si hay tomas de agua de los cursos de los rios de forma fraudulenta e ilegal por motores y regadíos, para regar alamedas y céspedes de segundas viviendas. Algunos casos incluso creo que están en los tribunales. Mientras las truchas mueren. Que se persiga la pesca con muerte y cebo (que lo puedo entender) y no se persiga tomas o vertidos es para hacérselo mirar.

El mismo coto de la Serreta, antaño joya de la trucha de esta provincia, huele a desagüe en el comienzo del coto con un colector que viene de algún sitio ¿Cómo quieren mantener una población de trucha autóctona sana? ¿Quién me garantiza que esas truchas son aptas para el consumo humano?. Porque esa es otra. Yo me echo a temblar cuando leo los tramos de extracción de cangrejos de todos los años. Aguas en algunos casos grises dónde se pueden coger cangrejos sabiendo que hay gente que pierde el sentido y los papeles por semejante animal. Yo reto al legislador que lo autorice a que se coma una fuente de cangrejos conmigo cogidos en el Eresma en el límite superior del tramo, junto a los conocidos como los tres puentes. Por debajo de la depuradora de Segovia (si, donde sale el agua gris…) A ver que pasa. La administración debería asegurar que los animales que permite extraer son aptos para el consumo humano.

Luego las enfermedades las manda Dios del cielo…

En la próxima entrada me preguntare por la desparecida guardería de la Junta de los rios segovianos (¿se imaginan ustedes una ciudad sin policía por las calles? pues eso.)

Author: J. García Herrero

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *