web analytics

La ciudad que no amaba a su río

Que Segovia no quiere a su rio no es un secreto. Que la ciudad de Segovia lleva años maltratando cauce no es ni noticia. Año tras año, gestor tras gestor, el Eresma y sus habitantes  sufren a los segovianos y sus acciones.

El año pasado fueron más de 22.000 (según fuentes oficiales) los peces que los ingenieros de la depuradora segoviana mataron en un acto negligente y casi delictivo. Pero esto no es nuevo.  Hoy me atrevo a traer a este blog, tras unas semanas de silencio, una noticia de Julio de 1902 localizada en el Adelantado de Segovia. Ahí va.

“ Al Señor Gobernador:

Muchos días hace que visitan nuestra redacción varias personas denunciándonos los procedimientos de que se valen los pescadores para subir del rio Eresma abundante mercancía.

Nada hemos dicho sobre este asunto, pues, aunque no dudamos de la garantía que los denunciantes nos ofrecen, se precisa, también, antes de hacer pública denuncia, lo de Santo Tomás: Ver y creer.

Ayer hemos podido convencernos de que hoy se pesca en el rio que cruza Segovia, por procedimientos que la ley no autoriza y son siempre dignos de censura.

No sabemos quienes han sido los vivos que en diferentes partes del ríos han puesto petardos (nota para el lector del siglo XXI: cartuchos de dinamita) para matar la pesca; ignoramos también quiénes son los que en sitios determinados (desde la Fuencisla hasta Lobones) envenenan las aguas; pero lo que si podemos afirmar, señor Gobernador, es que los peces cubren algunas tardes la superficie del rio y que la pesca que en su mayor parte entra en la población, ha  sido muerta por procedimientos repudiados por la higiene.

Clamorescompara

Señor Gobernador: V. con su claro y recto criterio, verá pronto lo que esto entraña: en primer lugar reclama la salud pública una vigilancia constante en el Eresma; y alguno de esos pescadores por procedimientos ilegales caen en manos de la benemérita, que sea duramente castigado en tanto como grande es su delito; y después, preciso  es fijarse en los perjuicios que originan en el rio (es frase admitida), lo que venden arrobas de peces muertos por asfixia.

El Eresma, sino fuente de riqueza, sostiene a muchas familias en esta época del año, no solamente de aquellos que pagan su licencia para dedicarse a este penoso y pacienzudo trabajo , sino también de otros muchos que toman este sport como pretexto para llevar a su casa a lo que alimente á sus hijos y también pagan al Estado su contribución.

No dudamos, señor Gobernador, que V. dará las órdenes para que ese rio sea Vigilado como lo reclama el pueblo en general. Sera una atención más que deberá la prensa en el orden de reclamaciones, al señor Serrano”.

 Si cambian ustedes el titulo de Señor Gobernador por el Señor delegado de la Junta, puede ser una reclamación absolutamente actual.

 

 

Al día siguiente el mismo periódico publicaba este breve:

Sobre la Denuncia de la Pesca”

“Denunciábamos en nuestro número de ayer, abusos que se vienen sucediendo cometidos por los pescadores de mala fe, en el rio Eresma. Ni en denunciar hechos que la ley reprueba hemos de ser cortos, ni en aplaudir tampoco los hemos de ser, para tributar elogios justos y merecidos á los funcionarios á quienes nos dirijimos  y no atiendan.

Nuestra primera autoridad civil, atenta siempre con la prensa, y más aun con las reclamaciones que el pueblo hace por conducto de ella. Cuando leyó nuestro artículo de anoche “Al señor Gobernador” dio órdenes urgentes de la obra que es por toda Segovia censurada.

A altas horas de la noche fue comisionado el Inspector de policía señor Martínez, para averiguarlo.

Nosotros solamente podemos decir que á virtud de eta orden se han presentado hoy por la mañana en la inspección, muchas personas que si no han declarado en concreto quienes pudieron ser los autores, han indicado las personas sobre quienes debe ejercerse una extricta (sic) vigilancia. El Asunto ha pasado á conocimiento del Juzgado.”

Lo dicho. Segovia hace canciones y escribe poesías a su rio. Pero no le ama. Le pone bombas, lo envenena o hace vertidos de depuradoras directamente al rio. Te quiero pero te mato. Porque eres mío.

Author: J. García Herrero

Share This Post On

2 Comments

  1. La rueda de la vida don Javier, la maldita rueda de la vida. Va a ser verdad eso de que somos el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra…

    Post a Reply
  2. Esto del desamor hacia el río me suena como el desamor hacia nuestro Patrimonio Histórico. Las hemerotecas están llenas de la acción de doña Piqueta, desde tiempo ha. Desde la puertas de entrada a la ciudad hasta el fenecido teatro Cervantes. Es el sino de Segovia, señor García, a pesar de algunos luchadores por la conservación natural y patrimonial, al final, ganan los malos (especuladores e iluminados egolatras que no ven más allá de sus narices y los monederos).

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *