web analytics

Frenazo al consenso en la ordenación de las áreas históricas

Tras año y medio de intensas y frecuentes reuniones de trabajo y salvados los últimos puntos de divergencia entre los grupos políticos municipales —en torno a los usos de los locales del recinto amurallado— todo parecía indicar que la aprobación inicial del Plan Especial de las Áreas Históricas (Peahis) se aprobaría con agilidad y por consenso, un hecho importante teniendo en cuenta la trascendencia del documento, después de que el 20 de mayo pasado, ambas partes proclamaran “cerrado” el trabajo.

“Pero, de repente, el PP ha pospuesto las reuniones sine die”, se lamentaba la alcaldesa Clara Luquero mientras buscaba la explicación al inesperado giro de la oposición: “Creemos que es una maniobra de entretenimiento para que no lleguemos a aprobar el Plan antes de que acabe la legislatura”.

Al documento le queda aún un largo proceso: la aprobación inicial —que el concejal Alfonso Reguera dice que se someterá a pleno este verano— seguido de un periodo de información pública, alegaciones, la resolución de las mismas y la inclusión de las modificaciones que se produzcan (tres meses como mínimo); la aprobación del documento en fase provisional, nuevo periodo de alegaciones con plazos similares al anterior, incorporación de las correcciones y finalmente, la aprobación definitiva. Incluso sin tropiezos, no es ni mucho menos seguro que el proceso pueda culminarse antes de abril de 2015.

 

Con gesto de evidente enfado, Luquero señaló directamente al líder popular, Jesús Postigo, como responsable de la maniobra, tras exonerar a los ediles del PP (Juan Antonio Folgado y Raquel Fernández) que han trabajado “muy bien” en las reuniones. Para la regidora, Postigo “está anteponiendo los intereses de su partido a los de los ciudadanos”, una “situación de incoherencia que contemplo con disgusto”, dijo.

De acuerdo con la versión de Luquero y Reguera, el cambio de los populares se produjo entre el 20 de mayo, cuando se dio por cerrado el trabajo y el PP pidió “tiempo para estudiar la documentación” y el 2 de junio, cuando los mismos concejales comunican que “no hay una decisión de grupo y suspenden las mesas de trabajo”.

El PP parece dar la razón al Gobierno local cuando, en un documento emitido para responder a las acusaciones remarca el trabajo de sus representantes y recuerda que los socialistas “llevan once años sin aprobar el documento”.

Sin embargo, su principal argumento se centra en la inexistencia, aún, del informe jurídico preceptivo para aprobar el documento y señala que “sería una temeridad” cerrar un acuerdo político sobre el Peahis sin él.

Igualmente, el PP apunta que la repercusión de “sentencias judiciales pendientes” hace que se haga conveniente esperar a su resultado antes de tomar una postura sobre el Peahis.

La puerta de La Parra

Precisamente, la alcaldesa Luquero dio ayer cuenta de una nueva sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León por la que se han rechazado todos los recursos presentados contra el derribo, aunque el mismo texto “abre la puerta a legalizar la construcción si cumple los requisitos del PGOU”, dijo la regidora sin demasiadas explicaciones y a la espera de “lo que digan los técnicos”.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

1 Comment

  1. Es lo que tienen los planes de urbanismo, según bailen los terratenientes, a ambos lados de las ideologías políticas, pues es el ritmo de la música. Esloqueai majetes!

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *