web analytics

Esas cosas que siguen pasando

Entre trásfugas, mociones y elecciones, pasan cosas. Es lo que ha debido de pensar el Ministro de Fomento, José Luis Ábalos, cuando se ha hecho pública la intención de su Ministerio con respecto a la futura Ley de Vivienda.

Según el acuerdo de Gobierno que no deja lugar a ninguna interpretación, una de las medidas en torno a la política de vivienda era “Frenar las subidas abusivas del alquiler. Y para ello se impulsarán medidas normativas necesarias para poner techo a las subidas abusivas de precios de alquiler en determinadas zonas de mercado tensionado”.

Así que no, por mucho que en la tourné de dirigentes del PSOE por radios y televisiones hayan intentado desviar  el fondo del acuerdo y justificar esta decisión como si Unidas Podemos no supiera leer o interpretar, la propuesta estrella de la deducción fiscal del 90% para los arrendadores no encaja dentro de este acuerdo de gobierno, ni en el de la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado y menos con las declaraciones del propio Ministro Ábalos en diferentes comparecencias en el Congreso de los Diputados. Pero además, de ningún modo va a contribuir a frenar las subidas de alquiler y menos en una situación tan delicada como la que estamos viviendo en la actualidad con un crisis social y económica de gran magnitud. Ya lo hemos visto en diferentes Comunidades Autónomas, como Madrid, donde ya existen este tipo de deducciones.

Parece que el señor Ábalos no ha prestado mucha atención a los constantes requerimientos y recomendaciones que se ha hecho al Estado español por parte de Naciones Unidas para garantizar el derecho a la vivienda, ni tampoco ha aprendido nada de las diferentes condenas por parte del Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de Naciones Unidas que hasta en cinco ocasiones desde 2015 ha condenado a España por vulnerar y violar el derecho a una vivienda adecuada de varias familias.

Es cierto que los mercados más tensionados se encuentran en la Comunidad de Madrid, Cataluña y País Vasco, pero no es una cosa que pase desapercibida para nuestra comunidad o provincia. El último Informe del Consejo Económico y Social de Castilla y León advertía de la gran dificultad de acceso a la vivienda para miles de familias debido, principalmente, a la situación de temporalidad y bajos salarios en nuestra Comunidad.

Situación que evidentemente se ha visto agravada con la pandemia. Según los últimos datos del Consejo General del Poder Judicial, en el último trimestre de 2020 se han producido 350 desahucios por impago de alquiler, más incluso que el mismo trimestre de 2013. Y eso que nos encontramos en plena pandemia, en estado de alarma, donde el acceso a la vivienda y a los suministros es básico y forma parte de una estrategia integral de salud pública para hacer frente a la pandemia.

A la situación de los precios de alquiler también se une la falta de política de vivienda social por parte de las comunidades autónomas y en concreto de la Junta de Castilla y León. Según el Observatorio de Vivienda en relación a vivienda social nuestra comunidad se sitúa a la cola de inversión en este tipo de vivienda, algo que evidentemente no encaja, por ejemplo, en una política que ataje de raíz nuestra despoblación. Y no solo la inversión ha sido escasa, sino que también lo ha sido la vivienda protegida de alquiler.

Decía la auténtica jefa de este Gobierno, Nadia Calviño, que había que dejar los eslóganes y ver la sustancia. Pues bien, vamos a la sustancia. La sustancia es que en Castilla y León según el último informe de Fotocasa mientras que bajaba el incremento acumulativo del sueldo entre 2015 y 2019 en 1,5% el incremento acumulativo del alquiler subía un 15%. La sustancia es que mientras el poder adquisitivo de la ciudadanía está disminuyendo derivado de la crisis social del Covid, según informe de Idealista los alquileres en nuestra Comunidad han subido un 7,7% con respecto al año anterior y no solo eso, sino que además estas cifras marcan el máximo histórico.

La sustancia es que en 2012 se creó la Sareb para, supuestamente, “ayudar al saneamiento del sector financiero español y en concreto a las entidades que arrastraban problemas debido a su excesiva exposición al sector inmobiliario” con un 45% de inversión por parte del Estado. Una inversión que como bien indica la propia Sareb nació para “ayudar” a las entidades financieras y no a las familias.

La sustancia, en definitiva, es que de nuevo el rescate de las familias no parece estar en los planes de una parte del Gobierno dirigida por Nadia Calviño que mira mucho a Europa para unas cosas mientras es ciega cuando de asuntos sociales se trata ¿por qué no mira a Alemania, Francia, Dinamarca, Portugal o Italia con políticas ya de limitación de los precios de alquiler?.

Podemos seguir embelesados con los fuegos artificiales de grandes anuncios de mociones u otros anuncios pero la realidad es que la políticas, esas que dirigen nuestra vida, siguen desarrollándose, están ahí y en nuestra manos estará que vayan en la dirección de garantizar una vida digna y que la crisis, de nuevo, no la paguen los más vulnerables.


Author: Natalia Del Barrio

Natalia del Barrio. Licenciada en Ciencias de la Información. Ex-procuradora de Podemos por Segovia en las Cortes de Castilla y León.

Share This Post On
468 ad

4 Comments

  1. Si tengo un piso y me obligas a hacer lo que tú quieras con el piso que yo he pagado lo prendo fuego primero. Siguiendo con tu razonamiento, más bien desvarío, el que no tenga dinero sólo tiene que quitárselo a otro. Estás sin trabajo? Se lo quitas a otro y arreglado. Sin coche?. Robas un Mercedes. Qué buenas ideas. Están al nivel de niño de Párvulos. Fidel Castro también era periodista, de ese nivel, y cuando se hizo dictador derivó en genocida por poner estas fantásticas ideas en práctica. Yo sólo veo que tu amo Pablo Iglesias, sí ha solucionado su problema de vivienda. Un palacete de 2 millones de euros que una entidad bancaria independentista le regala por menos de la mitad de su valor. Y pagado con dinero público. Mientras Podemos, en el Gobierno desde 2018, no ha hecho un sólo piso Vpo para los pobres. Y el otro día huye del Gobierno. No tenéis vergüenza.

    Post a Reply
    • No se si será bueno o malo, pero pienso igual que tú

      Post a Reply
      • El problema no es de quien tiene 3 o 10 pisos lo quieran poner en alquiler al precio que quieran, que para eso son suyos, el problema es cuando el gobierno no hace pisos de alquiler para protección, o cuando das un piso de protección y el propietario lo vende en tanto más otro tanto en negro, cuando esos pisos los tenía que recomprar solo el gobierno o comunidad autónoma. Y para hacer las cosas bien no hacen falta tener ideas políticas, hace falta sentido común.

        Post a Reply
  2. En e artículo dice, entre otras cosas:

    La sustancia es que en 2012 se creó la Sareb para, supuestamente, “ayudar al saneamiento del sector financiero español y en concreto a las entidades que arrastraban problemas debido a su excesiva exposición al sector inmobiliario” con un 45% de inversión por parte del Estado…

    Mentira y gorda, voy a poner un ejemplo que se entienda, estilo pastor, si tengo varias cagaditas de oveja repartidas por toda la nave, para recoger la mierda lo suyo es juntar todas las cagaditas en una única cagadita más grande, cuando tengo toda la mierda junta ya se la puedo endosar a quien quiera, en esta ocasión a todos los ciudadanos para que se queden con ella y se hagan cargo de los platos rotos.

    La sareb es un banco malo, que reune todo lo malo de todas las cajas de ahorro en una sóla mierda, perdón en una sóla deuda, para posteriormente endosársela al estado y que se haga cargo de ella, bueno quiero decir, nos hagamos cargo todos los ciudadanos, como siempre desde tiempo muy lejanos..

    El mundo no ha cambiado, sólo han cambiado las formas, antiguamente llegaban a caballo 11 guerreros se llevaban la mitad de tus ovejas, 4 cabras y dos caballos y mientras te ponían un puñal en la garganta por si se te ocurría decir algo, actualmente no llevan armaduras ni puñales, van trajeados hacen sonar campanitas, lo llaman Sareb (que queda muy chick) pero al final el resultado es el mismo, que te roban de todas las maneras.

    Carpe Diem que es lo único que nos queda…

    Post a Reply

Responder a Andresg Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *