web analytics

El pleno se queda sin concejales

La última foto de familia de la Corporación 2015-2019, en la Sala Blanca.

Fin de ciclo. La Corporación 2015-2019 —la de más larga duración de la época democrática por las tres semanas añadidas por los recursos electorales— ya es historia de Segovia tras la celebración, este 2 de julio del último pleno, extraordinario, en el que se han visto ojos humedecidos, rostros sonrientes pero nostálgicos y abrazos que parecían imposibles por estar encarnados por ediles que han protagonizado algunos de los más duros enfrentamientos políticos en los últimos cuatro años.

No cabían los reproches ni en el hemiciclo ni en el la Sala Blanca, la de los actos importantes, donde los 24 ediles —si, el Ayuntamiento tiene 25 concejales pero faltaba el popular Francisco Vázquez, ya en tareas de Gobierno de las Cortes regionales y también el corporativo que menos intervenciones ha realizado en estos cuatro años— han desfilado ante el Libro de Honor para plasmar su última dedicatoria y posar en la última foto de familia.

Frases y rúbricas de los concejales salientes en el Libro de Honor del Ayuntamiento de Segovia.

De los 24 asistentes, 16 (y Vázquez también) se marchan definitivamente y ya pueden ir pensando en vacaciones sin tener en cuenta esta o aquella comisión, el acto protocolario de turno o la moción que defender este mes. Como recuerdo, la medalla Corporativa —esta queda en su posesión para siempre— y la satisfacción de haber representado a los segovianos con mayor o menor éxito. No es momento de hacer juicios. Para ocho ediles, cinco del Gobierno, dos del PP y uno de IU, este era sólo un trámite de transición hacia el nuevo Ayuntamiento que se constituirá el próximo viernes y donde tendrán que renovar su juramento o promesa de servicio a la ciudad.

La ya exportavoz del PP, Raquel Fernández, agradecía el aprendizaje vivido y el esfuerzo de sus compañeros que, según su lectura, ha entendido también la ciudadanía: “si hay más concejales electos…”. Una lectura similar hacía María José García, la cabeza visible de Ciudadanos en el mandato concluido y firmante de los polémicos acuerdos que han mantenido vivo el Gobierno socialista en los últimos tres ejercicios, cuyas cláusulas, por cierto, quedan sin cumplir en la mayoría de los casos. Calificó su labor como “buena” y advirtió que sigue trabajando en Cs y que puede ser que algún día vuelva.

Agridulce fue el mensaje de Cosme Aranguren, sin duda uno de los concejales que mejor se ha aprendido el Reglamento municipal —no todos pueden decir lo mismo, ni por asomo— pero que se ha quedado sin representación para el próximo mandato. Quizá más adelante los segovianos entiendan el mensaje de Centrados, aventuró.

Si repite al frente de IU —con el doble de concejales, dos— Ángel Galindo, enfrascado en las negociaciones con los socialistas para el próximo Gobierno local y desojando en su partido, donde dice que hay debate abierto al cincuenta por ciento, la margarita de si formar parte del Gobierno o permanecer fuera de él. “Hemos hecho un trabajo bueno y hemos sido influyentes estos cuatro años”, sentenció para resumir el mandato que acaba.

Finalmente, la alcaldesa en funciones, Clara Luquero, se ciñó a la cortesía política para agradecer el trabajo de todos los concejales que han llegado al final del mandato y los cuatro, de distintos grupos, que se quedaron en el camino por distintas razones.

Author: Fernando Sanjosé

Segovia (1967). Periodista.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *