web analytics

El Ayuntamiento trata de retirar una placa ‘ofensiva’ hacia los judíos

El Ayuntamiento de Segovia, a través de la Concejalía de Patrimonio, se ha visto obligado a frenar su intención de retirar una placa cerámica de una fachada de la plaza de San Facundo ante las quejas de los vecinos y a la espera de lograr un acuerdo con la iglesia de la Trinidad, propietaria del elemento, que recuerda un sacrilegio cometido por judíos en el siglo XV resuelto en milagro que dio pie a la celebración de la Catorcena. La reparación de la placa y la eliminación de un texto que, para los responsables de Patrimonio, utiliza peyorativamente el término “judíos” justificaban la intención municipal de retirar la cartela.

El andamio montado para retirar la cartela en la plaza de San Facundo.

Los operarios municipales montaron el 17 de julio un andamio para proceder a la retirada de la placa que luce en la plaza de San Facundo desde hace 78 años pero los vecinos mostraron su oposición rotunda e incluso llamaron a la Policía Nacional para que lo impidiera, sorprendiendo a los responsables de Patrimonio que acabaron deteniendo la operación para iniciar conversaciones con los propietarios —los feligreses de la Trinidad y el propio Obispado— antes de tocar el elemento de cuya retirada sí se había advertido a Patrimonio de la Junta.

La placa en cuestión es un conjunto de doce azulejos realizados en 1940 por el ceramista, Ignacio Zuloaga. Es, de hecho, la única obra del autor de estas características que permanece expuesta en la vía pública y es precisamente ese carácter artístico y el deseo de evitar un mayor deterioro el argumento utilizado por la Concejalía para su retirada.

No obstante, la aparición del término “judíos” utilizado peyorativamente —fue un miembro de esa religión el que habría cometido directamente el sacrilegio al que se hace referencia— también está en el fondo de la decisión municipal cuya intención inicial era que la placa no volviera a su lugar original tras su restauración sino que fuera expuesta en un museo local y sustituida por otra con un texto más “delicado” en el mismo lugar de la plaza en la que estuvo la desaparecida iglesia de San Facundo.

Judíos y cristianos del siglo XV.

El texto que la Concejalía teme ofensivo reza textualmente: “En reparación del sacrilegio cometido por los judíos en la iglesia de San Facundo sita que fue en este lugar los feligreses de la Santísima Trinidad colocaron esta inscripción con motivo de la catorcena el año MCMXL”.

El hecho resumido en la placa está inscrito en la tradición popular segoviana como un milagro que sitúa en 1410 el momento en el que un sacristán de San Facundo necesitado de dinero se lo pidió al médico judío Domair que a cambio reclamó una hostia consagrada. Domair y los suyos trataron, ya en la sinagoga —llamada tras el suceso y su conversión al culto cristiano, la del Corpus Christi— de echar la sagrada forma a un caldero de agua hirviendo aunque la hostia se elevó mágicamente escapando del fuego y se puso a sobrevolar por toda la ciudad mientras el templo judío se resquebrajaba.

Desde entonces y como desagravio, las catorce parroquias tradicionales de la ciudad celebran cada año y de forma rotatoria la fiesta de la Catorcena.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

10 Comments

  1. Es verdad, falta añadir ‘judías’, por lo de la paridad, aunque podría llevar a equivocación con el fruto de la planta o con las variedades… blancas o las pintas o las verdes, vaya usted a saber. ¡Ya! irónico, y qué quieren esta uno ya hasta… ahí, de cogérsela con papel de fumar 😉 ¡Salud!

    Post a Reply
  2. Estoy de deterioro de obras expuestas en la calle, de carácter religioso, curiosamente de la misma confesión, hasta, el mismo sitio que Juan, ahí. Dejen de buscar escusas y digan, a las claras, que les repele. Pero bien que van en procesión para hacer el paripé y la foto, cada vez que les convoca la Santa Madre Iglesia.

    Post a Reply
  3. El nivel de necedad se multiplica de forma imparable.

    Post a Reply
  4. Se ha filtrado ese “texto más delicado” por el que la Concejalía de Patrimonio iba a cambiar el actual texto para exponer en un “museo local”. Ja, ja, ja.
    Dice: “En reparación de un presunto acto, presuntamente efectuado por miembros y miembras de una determinada religión muy practicada en un País que empieza por “Is” (y no es Islandia), en el edificio religioso de un tal Facundo, que presuntamente estuvo aquí situado, los fans de una tal Trinidad, presuntamente Santísima, hicieron presuntamente este grafiti el año 1.940″

    Post a Reply
  5. Por idéntico motivo deberían desmontar el Acueducto y llevarlo al museo provincial. Así se preservaría del deterioro. No?

    Sean valientes y defiendan los verdaderos motivos, su odio hacia todo lo que tenga que ver con la iglesia y la religión católica.

    Post a Reply
  6. Es conocida la veneración de la concejala de Patrimonio por todo lo judío, pero esto me parece una exageración. La historia del sacrilegio no deja de ser una anécdota más de los fanatismos religiosos de uno u otro signo.
    Más importante seria que no colaborase con el Estado de Israel en su propaganda sionista y criminal con los palestinos.

    Post a Reply
  7. No me extraña que lo hagan, ya retiraron la bandera de España que arropaba a la Virgen en la hornacina del Acueducto, argumentando que el roce de la tela erosionada los bloques de granito.
    Yo propongo al Gobierno Municipal que se retiren los nombres de las calles que llevan el nombre de Reina o Infanta ISABEL. En su reinado se expulsaron a los Judíos de España.
    ¡Que se proteja la PLACA! (hay técnica con las que hacerlo).
    ¡Cómo se puede llegar a na decisión tan disparatada!

    Post a Reply
    • Pedro, el de la Reina Isabel, vale, el de la Infanta, no [ ‘La Chata’ y poco tenía que ver en la época 😉 ]
      Pero vamos, que pueden empezar con desmontar el convento de Santa Cruz la Real que era sede del Inquisidor General y, me da, que de ahí, según algún erudito, salío la Orden de Expulsión de los judíos. A Santo Domingo le dejamos sin na de na y a Vicente Ferrer más de lo mismo… Vamos que, por estas, que Segovia pasa a ser Segobriga. Las guías y los guíos de turis van por buen camino en las explicaciones de algunos puntos y leyendas de la ciudad.
      Eso sí, desde que al Ayto. le molesta palabra judío, que yo tenía por Natural de Judea en la antigua Asía, que profesaba la ley de Moises, y resulta que es despectivo, pues que voy a decir: me paso el día en un clamoroso llanto.

      Post a Reply
  8. Pues será despectivo poner judío (estarían allí nuestros y nuestras conspicuos y conspicuas, gobernantes y gobernantas, cuando se acordó este texto que parte de un hecho, ¿tradición-leyenda?), pero el estado israelita y su Parlamenteo acaba de ‘blindar’ un Estado nación judío (les faltan las judías, eso sí).

    Post a Reply
  9. Señora alcaldesa, comenta usted que “es absurdo decir que la retirada de la placa tiene que ver con la Ley de Memoria Histórica”, por supuesto. Pero dudo que nadie lo haya dicho. No piense que la gente es tan necio como ustedes. Tiene que ver con la ‘Memoria Histérica’ que está imponiendo el equipo de des-gobierno de nuestro Ayuntamiento. Atendiendo presiones de algún lobby de su cuerda, que todos conocemos. Por cierto, he oído que dice un francés que a ver si quitan y ‘restauran’ y colocan en un museo el monumento al Dos de Mayo, que le ofende. Pone franceses en alguno de sus textos. No te joroba.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *