web analytics

El año que vi un lince en Segovia

El año 2020 ha sido un año sorprendente y malo. Los que me conocen saben que me disgustan los años bisiestos.  Pero nunca me pude imaginar que tanto. Este año se ha llevado a muchos, pero no solo por el covid, sino por infartos, largas enfermedades o abortos prematuros.

La alegría navideña en muchas casas ha sido tan sólo una mueca de buenas intenciones que no ha podido ir más allá. Por los que han ido al Santo Ángel de la Guarda o los legales y gente responsable que estando lejos, han preferido pasar las fiestas alejados de su familia.

Pero mira por donde amigo lector, el año 2020 fue un gran año para el campo. La reclusión domiciliaria recetada por el señor Simón, fue un bálsamo para la naturaleza. Fue en el momento justo de puesta y cría de la mayoría de las especies que viven y conviven con nosotros las cercanías de Segovia capital y el resto de la provincia.

Se hizo famoso el video de las cámaras de vigilancia de la Policía Local en la que varios corzos pasaban por debajo del Acueducto (por cierto hace unos días han aparecido varios corzos con las cabezas cortadas en las cercanías de la capital, donde hace unos meses algunos paseantes hicieron unas fotografías, muy bonitas, a algunos de estos animales y las subieron a facebook. Crónica de una muerte anunciada)

A mi el sorteo de la pesca este año me sonrió. Elegí el primer día, pero se fue todo por el sumidero ante el Estado de Alarma y sus distintas fases. Nunca entendí y sigo sin hacerlo, que me pudiera contagiar de covid en medio de un río donde evito todo contacto con humanos, por sistema, mientras pesco, pero en fin doctores tiene la Iglesia. Así que nos quedamos sin permisos y sin gloriosos (supuestos) días de pesca. Así que los peces tuvieron una moratoria de unos meses, que no les vino nada mal.

Los que me conocen saben que soy partidario de vedar uno de cada cinco años, como parada biológica. Pero el estar en casa y no pescar lo hicimos lo legales o los miedosos. Es conocido por la Segovia pescadora (pero no pregunten a los gestores de Medio Ambiente porque que no se enteran de estas cosas) que la zona de las arenas estaba sembrado de sedales durmientes durante toda la pandemia. La guardería ni se enteró. Como no se enteró de los setecientos y pico corzos que un solo furtivo mató. Se le pillo por el Seprona, que nunca se le ve, pero siempre está. Y si nos paramos a pensar, disparó por los menos, más de 700 tiros. Pero no es una cosa excepcional. Un cargo de la federación caza reconoció que 3 de cada 4 corzos que se matan en Segovia se hace forma irregular.

Durante la pandemia también guardaron casa otros elementos que se están demostrando muy dañinos para el medio ambiente pero que tienen muy buena prensa. Globos y parapentistas. Esto tendrá su propia entrada, y supongo que generará polémica. También motos y quads, que se salen de los caminos trazados y marcados en los mapas, al igual que corredores y corredoras pedestres y de bicicleta de montaña.

Y por eso, cuando llegó San Frutos, después de una primavera lluviosa, un verano no extremo y una cosecha histórica, en el campo había vida.  En lo que a la caza respecta, hubo torcaces y alguna codorniz en la media, y buenos bandos de perdices fuertes y sanas en octubre, junto a conejos conocedores de su destino. La liebre está en retirada y, o ponemos remedio, o nos quedamos sin liebres.

Y si, vi. un lince ibérico, en Segovia y en libertad. Pero con la emoción, la incredulidad y los nervios, cuando hice la foto parece cualquier cosa. Quizá sea lo mejor para todos. Sobre todo para el lince, para que los furtivos no sepan dónde fue.

Pero no pregunte a la Junta y sus responsables de medio Ambiente en Segovia y en Valladolid. Seguramente no sepan nada. Como siempre.


Author: J. García Herrero

Share This Post On

3 Comments

  1. Esa foto del supuesto lince puede ser un gato montés…que al final pasa como con el cocodrilo del Pisuerga!!!

    Post a Reply
  2. Es una lástima el daño que hace el hombre a la naturaleza y una verguenza como se consiente

    Post a Reply
  3. Para afirmar todo lo que dices, se necesita demostrarlo.
    Difamar sale gratis…o no.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *