web analytics

“Después de la pandemia, lo que más me ha apetecido a mí es estar aquí, en Pedraza”

Samantha Vallejo-Nájera pertenece a una conocida familia plagada de médicos, ingenieros, empresarios y escritores pero ella, rompiendo moldes, se especializó en el mundo de la alta cocina estudiando y trabajando con Carlos Horcher y más tarde, en Lyon, con el Chef francés Paul Bocuse, figurando entre y sus grandes maestros Juan Mari Arzak… Pero, su fama más rotunda llegó con su presencia como jurado en el concurso MasterChef, lo que convirtió a esta madrileña, muy unida a la provincia de Segovia desde niña, en un rostro popular unido a la gastronomía.

Samantha Vallejo-Nájera ha vuelto a ser noticia en los últimos meses por haber puesto en marcha un proyecto familiar en la localidad segoviana de Pedraza (su refugio desde que contaba 5 años), es la Casa Taberna, en plena Plaza de Pedraza, que cuenta con Taberna, Restaurante y un Hotel, o Casa de Huéspedes, con tan solo 5 habitaciones.

Tras un agitado comienzo a causa de la covid (Abrió en diciembre, cerró un mes después y ahora… ha vuelto a abrir su puerta), se muestra ilusionada y saludando y haciéndose fotos con quienes se acercan a este establecimiento aunque, el próximo día 5 de abril deberá volver a Madrid para continuar con la grabación de la nueva edición de MasterChef (MasterChef “Normality”, como ella dice), que se emitirá dentro de pocas fechas.

P-Samantha, hablamé de tu relación con la Villa de Pedraza…

R-Vine a Pedraza por primera vez con 5 años. En mi familia siempre hemos tenido un sitio de fin de semana fuera de Madrid porque hemos vivido siempre en el centro de la capital y mi madre tenía aquí una casa. Pedraza ha sido nuestro lugar de fin de semana de toda la vida, no es que vengamos en verano, venimos a Pedraza todos los fines de semana del año desde que somos muy pequeños. Tengo a mis amigas aquí y venía a comprar la leche a esta casa que ahora se ha convertido en Casa Taberna cuando tenía 8 o 10 años… Con la cacharra, los viernes por la noche, venía a comprar la leche de las vacas de “Marianete” que era el marido de Alicia, la hija de don Mariano, el dueño de la Taberna. Siempre ha sido mi sitio… Siempre he sido muy comilona y venía aquí a tomar el aperitivo: mi queso, mi lomo, mi chorizo, aceitunas y patatas, con una coca-cola… Es lo que había. Siempre estaba la terraza montada y siempre me ha gustado…

P-¿En qué momento decidiste que esta pequeña localidad y esta casa de la plaza de Pedraza, serían el lugar en el que crearías Casa Taberna?

R-Creo que en el año 2015 o 2016, la casa se quedó vacía porque quienes la tenían anteriormente, la tenían en alquiler. En principio no estaba interesada en ella pero, tras dos años de estar en venta: quitaban el cartel, lo volvían a poner… la gente pensaba y opinaba sobre quien o quien no se lo iba a quedar, mi marido me propuso quedarnos con la Taberna y crear un negocio familiar. Le contesté que “ni hablar”… que “por encima de mi cadáver”, tenía mucho trabajo y no quería nada más pero, al final me convenció y compramos el edificio entero.

Hemos hecho una rehabilitación de dos años con toda la ilusión del mundo y, la verdad, después de la pandemia, la ilusión ha ido creciendo. Desde que se ha desatado esta situación, lo que más me ha apetecido a mí es estar aquí, en Pedraza. Centrar mi vida aquí, donde tengo mi propia casa, que compré después de iniciarse la pandemia, y donde me he instalado ahora, me ha ayudado a que Pedraza se convirtiera en mi sitio de residencia porque Madrid, para mí, es el lugar ocasional para ir a trabajar.

P-Todo apunta a que aquí te quedas…

R-Aquí me quedo, sí. Tengo a mis amigos, mi caballo, mi casa, a mi marido, a mis hijos, mi negocio…. Soy muy activa, tengo que trabajar siempre y tengo mi trabajo aquí, lo que es una gozada. Tengo también “De Natura” para mis Bodas, que en cuanto se termine el problema de la pandemia espero que podamos volver a ello… y de hecho, ya tenemos previstas algunas para este próximo verano, veinte Bodas concretamente, que esperamos poder hacer y que la gente lo pase bien… La pre-boda en la Taberna, con los invitados en la Plaza de Pedraza, la Boda en De Natura… ¡Un planazo! Durante las bodas, Pedraza se convierte en un lugar para convivir con tus amigos y tus invitados.

P-Háblame de la Casa Taberna ¿Porqué ese nombre?

R- Lo hemos llamado Casa Taberna porque en este edificio siempre ha estado la Taberna de Don Mariano y queríamos diferenciarlo de la Taberna Pedraza de Madrid, un lugar que ya existe, por lo que no podíamos llamar a este espacio igual. Buscábamos un nombre con el que se pudiera también entender el concepto, con “Casa Taberna” ya lo notas: casa, porque es acogedor, un sitio de familia, porque es un lugar de pueblo auténtico, original… y, porque el hotel que tenemos no es un hotel, es una casa. Es una casa de huéspedes más que un Hotel. Es una casa con cinco habitaciones, con un servicio de habitaciones con un desayuno “a todo tren”, unas habitaciones impresionantes con un lujazo de chimeneas, calefacción, bañera, sábanas de hilo… todo lo necesario para que sea un Hotel de Lujo pero, no queremos que se llame así porque es una casa “buena” de campo, de una familia que tiene una casa espectacular y recibe en ella a sus huéspedes, eso es lo que queremos que sea.

La Taberna, por su parte, es “La Taberna de Don Mariano 2021”, con una oferta gastronómica un poquito más amplia sin ser de vanguardia. Sencillo, rico: Tortilla de patatas, croquetas, raciones de jamón, sandwich mixto, pochas, chistorra… lo habitual pero con un toque de Samantha también. La carta tiene cositas raras que de repente no pegan pero hacen que sea una carta original.

P-Con ejemplos como Casa Taberna podemos pensar que el mundo de la Hostelería está dando una nueva vuelta, está cambiando…

R-En el caso de Casa Taberna, aunque encaja perfectamente hoy, es un proyecto de antes de la pandemia pero, se va a solicitar esto tras la pandemia, la gente quiere esto, quiere salir de Madrid, un sitio acogedor, un lugar agradable.

P-Con un negocio puesto en marcha en diciembre y cerrado por el Estado de Alarma poco después… ¿Cómo estás viviendo la pandemia?

R-Soy muy positiva. Veo en las redes que todo el mundo pide que abran para poder venir. Conozco a mucha gente que quiere venir cuando pueda a conocer la taberna, la casa, el sitio, el espacio… y, lo que nos viene bien es que nos estamos preparando para esa avalancha de gente. Estamos rodando con la gente de Castilla y León que viene a vernos, con los residentes de la zona y, disfrutando mucho de poder crear poco a poco, un equipo, una familia de hosteleros que van a disfrutar haciendo feliz a la gente.

P-Pensando en la gente que habitualmente visita Segovia y su provincia desde Madrid, que son muchos, Segovia está posicionada como el paraíso del Cordero Lechal y el Cochinillo asados… pero vosotros estáis especializados en la Carne Roja a la Parrilla ¿Eso choca a los visitantes y clientes?

R-Aquí tienen opción B. A Pedraza viene muchísima gente a pasar el fin de semana. Hay muchas casas rurales, muchos hoteles… Aparte del mío hay muchos más. La gente viene de viernes a domingo y tiene que tener otra opción que no sea el cordero. Por otro lado, no quería competir con el pueblo. Ellos hacen el cordero mejor que nadie, ahí no me voy a meter. Para nada es una cosa que me atraiga, me gusta ir a mis sitios de cordero asado de toda la vida a comer pero, en un momento determinado. Creo que tiene que haber otra opción. En Casa Taberna la protagonista es la Chuleta a la Parrilla, tenemos también unos puerros y otras cosas a la brasa… Una cocina creativa y divertida, con los platos que me gustan y, sin ser alta cocina, intentamos dar un servicio un poquito más cualificado pero, nada más. No tengo pretensión de ser nadie ni nada, simplemente quiero que sea un lugar agradable y bonito donde comas bien y tengas una buena atención, nada más.

P-¿Y los precios?

R-Son unos precios competitivos, para nada de susto. Tenemos un menú en la carta de 70 euros con “de todo”. Es decir, el vino no pero, tiene dos aperitivos, dos entrantes, el chuletón con pimientos y ensalada y postre a elegir… Un menú completo a ese precio, cuando la chuleta ocupa, más o menos, 50 euros del menú porque es una carne buena de vaca madurada, hecha a la parrilla… que tiene un coste alto. No creo que sea un coste elevado. No es una casa de comidas ni es un lugar de colectividades, es un restaurante con un precio interesante.

P-Una vez que Casa Taberna está en marcha ¿Estarás en Pedraza permanentemente o la actividad en Madrid no siempre te lo permitirá?

R-Yo voy entre semana a Madrid pero el viernes estoy aquí. Intento estar siempre que está abierto. Voy y vengo. Doy una vuelta a caballo y vengo, monto en la bici… pero estoy constantemente pendiente de todo.Además, también está mi marido, Pedro Aznar, el enólogo de Casa Taberna, que es quien ha hecho la carta de vinos, mi socio, mi amigo… los dos estamos encantados.

P-¿Cuando abrió su puerta Casa Taberna?

R-Abrimos el día 6 de diciembre de 2020 y, con la situación actual, cerramos el 6 de enero de 2021, permaneciendo así hasta hace unos días que abrimos de nuevo… Estamos teniendo unos días muy buenos, en los que ha hecho sol y buen tiempo. Ahora en Semana Santa, viene gente de Burgos, de Ávila, Valladolid… estamos viendo que Castilla y León no siempre nos movemos entre nuestras provincias… también la pandemia ha tenido caras un poco más amables, como esta, nos está permitiendo conocernos mejor. Hay que ser positivos y saber que esto es lo que debemos hacer ahora: Turismo regional, movernos cumpliendo todas las medidas de seguridad, eso es lo que nos piden las autoridades…


Author: Pilar De Miguel

Pilar de Miguel. Periodista segoviana.

Share This Post On

7 Comments

  1. Un precio interesante el menú dice, para nada de susto, 70 euros el menú sin vino, osea mínimo 80 euros por persona, lo que quiere decir que si voy con mi familia (mi mujer, mis tres hijos y yo) a comer a su restaurante, me cuesta 400 euros la broma, pues mira Samantha, mejor me voy a casa Manrique a comer un cordero asado en horno de leña exquisito con sopas de ajo postre y vino y la última vez salimos a 17 euros cada uno, 86 euros nos cobraron, pude redondear hasta 90 euros y dejar la propina merecida.

    Post a Reply
    • Toño, son dos cosas completamente diferentes y si se incluye un chuletón el precio se dispara, hay que pagar el precio que cuesta.
      Otra cosa que dice es ” voy y vengo a Madrid”, esto, con la excusa del trabajo es bastante habitual, en cambio, otros no podemos ir desde hace casi medio año. Con todos mis respetos, pero éstas personas que se mueven libremente, No
      contribuirán a la propagación del virus? Y si no contribuyen, porqué suponen qué yo si lo haría?

      Post a Reply
  2. Si el menú “sin susto” son 70€, cuando te digan el precio del menú “con susto”, te da un patatús jajajajajajajajaja

    Post a Reply
  3. Ya sabemos como se las gastan est@s buscavidas, supuest@s emprendedores, progres y elitistas. Negocio enfocando a la jet, riquinos, nuevos ricos, manos llenas, “beautiful people”, que nos siguen viendo y mirando a los segovianos de a pie y con los pies en el suelo, como simples paletos. Están convirtiendo a Pedraza en su casa con corralito para findes, parecido a lo ocurrido con el concierto de las velas, haciendo las cosas bien no se debía haber llegado a prohibir poner los pies en la cuesta, y dar un paseo por Pedraza, será mejor ir los lunes y ver la cruda realidad de nuestros pueblos.
    Del precio, pues eso “precio competitivo”, para “nada de susto”, 70 leuros por barba sin vino, hay quien de más, amos no me jodas. Los que hemos chateado en ca Mariano, como echamos de menos las tertulias y los buenos ratos al calor de la lumbre. Corren malos tiempos para la España vaciada, así no la llenamos.
    Salud, buen potaje y bacalao al pilpil, ajoarriero o rebozao que hoy es Viernes Santo

    Post a Reply
  4. Ésto es Segovia. El que triunfa queremos que se vaya. Aquí sólo hay envidiosos. Y mucho inútil.

    Post a Reply
    • Efectivamente para lo bueno y para lo malo esto es Segovia. A los verdaderos triunfadores solo les ponen pegas los inútiles políticos que tenemos salao escopetao. Tengo un amigo que lleva entres tres y cuatro años esperando para abrir otro taller y crear cuatro o cinco puestos de trabajo, además de los cinco actuales, y entre envidiosos, amaarboles, comelechugas, ecolojetas, rojerales, envidiosos, correlindes, tusos, tiesos, siesos, permisos y licencias durmiendo en cajones, está hasta los romerales.
      Salud

      Post a Reply
      • Comentario moderado. Evite acusaciones gratuitas.

        Post a Reply

Responder a Desde El Corral de Poncio Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *