web analytics

Dar servicios aunque no haya gente…. ¿En serio?

Me irrita profundamente cuando los políticos se dedican a jugar irresponsablemente con cosas serias. Hace un par de meses la novata consejera de Sanidad lanzó un globo sonda: hay que replantear la atención primaria en el medio rural, y desde Sanidad salieron voces abogando por una centralización de las consultas lo que, a orejas del PSOE (que conste que el PP hubiera hecho lo mismo en situación inversa), sonaba demasiado a «cierre de consultorios» como para desaprovecharlo con elecciones en ciernes.

Alcaldes y ediles del PSOE contra el desmantelamiento sanitario.

«Van a cerrar los consultorios», «Matan a los pueblos». Es fácil hacer terrorismo social con esta información. Así que la Junta dijo donde dije digo y se la envainó. Lo que no fue óbice para que el PSOE siguiera histéricamente instalado en «Van a cerrar los consultorios», «Matan a los pueblos». Concentraciones de alcaldes y mociones. La última en el pleno de la Diputación, donde el portavoz socialista, Maxi San Macario, soltaba perlas del tipo «Hay que poner servicios aunque no haya gente», justificándolo con un lamentable análisis de que una cosa es rentabilidad económica y otra la rentabilidad social, y proponiendo aumentar las primas a los médicos de familia que sirvan en zonas rurales, aunque no haya gente, que aquí todo se arregla sacando la cartera. Desde PP y Ciudadanos, negaban la mayor, no hay tal, no se va a cerrar nada de nada. Pierda cuidado el PSOE que aquí los únicos que cerraron consultorios fueron ellos en el 85. Otros dos listos…

Pero, evidentemente, negar el problema no supone acabar con el problema.  Es imperativo dar viabilidad a la atención primaria rural.  Y no, no hay que poner servicios aunque no haya gente. Lo que hay que hacer es garantizar el acceso de la gente a servicios públicos de calidad. Por descontado que hay que atender a la racionalidad económica, especialmente en lo público, ¿o se cree San Macario que el dinero crece en los pinos? Pero ante todo hay que resolver problemas.

Pirámide demográfica del colectivo médico.

Los colegios médicos se han hartado de advertir que la situación en la atención primaria en general,  y en la rural en especial, es explosiva. No hay en el medio plazo especialistas suficientes como para cubrir el vacío que en los próximos meses más que años van a dejar los profesionales en servicio, frisando la mitad de ellos la jubilación. No los hay y los pocos que hay se resisten a perder los mejores años de su vida en consultorios desangelados por los que en un día normal pasan 2 pacientes a por recetas. Los médicos, y en esta idea va la propuesta lanzada en falso por la consejera Verónica Casado, proponen reforzar los consultorios rurales como puntos de atención de enfermería dejando la consulta presencial centralizada en cabeceras, poniendo el énfasis en la medicina domiciliaria y la logística de pacientes; digitalizar la prescripción y un buen servicio de taxis que garantice el acceso rápido al consultorio y servicios de urgencias a todos los ciudadanos de la Castilla rural. ¿En serio este planteamiento les parece tan descabellado a nuestros políticos? ¿Es que acaso no ven la que se les viene encima?

Mejor sería que se lo tomaran en serio. Este no es el típico problema de politicuchos que se lanzan a la cara liberaciones y poltroncillas. La atención primaria es la primera trinchera del sistema de salud pública. Va la salud de mucha gente en ello. Lo que tendrían que hacer es explicar bien a la gente cuál es el problema.

El problema de fondo es porqué aquí no y allí sí. Así de cutre. Por qué Torrecilla y no Fuentepiñel. Recordarán el tema de las Ordenación Territorial, un plan de comarcalización de servicios promovido por la Junta en plenos recortes por la crisis económica. Por activa y por pasiva el PSOE venía reclamando ese proyecto, que a mala gana, la Junta terminó por redactar. Eran las UBOST, Segovia, por ejemplo, se dividía en 14 comarcas en la idea de «mancomunizar servicios». De 208 alcaldes de la provincia, no conozco a ni uno que le gustara el plan. A ninguno le hacía la menor gracia exponerse a cerrar tal servicio en beneficio del pueblo de al lado. Hasta la Diputación terminó aprobando mociones contrarias a las UBOST. Naturalmente, llegado el momento, el PSOE se echó atrás, de donde cabe sospechar que todo era una maniobra para desgastar al PP desde dentro. Juan Vicente Herrera decidió, como tantas otras veces, dejar la patata para el siguiente. Que es Mañueco, que ya tiene bastante claro que será para el siguiente del siguiente.  Y allí murieron tres años de debates, planos, dibujos, mociones y cacareos.

Las UBOST, de un modo u otro, llegarán por no personación de la Castilla vacía (me resisto al término vaciada porque considero, que contra lo que nos quieren hacer pensar, las causas de la despoblación tienen mucho más de endógenas que de externas, pero claro, es más fácil decir que somos presa de algún maquiavélico plan del IBEX35). El amigo Maxi San Macario se equivoca y mucho cuando dice que hay que poner servicios aunque no haya gente. Confunde tener un letrero y un local que ponga «abierto el martes de 11 a 13» con eficiencia. Confunde utilidad social con carta blanca. Racionalidad económica con rentabilidad.

Una cosa es que algo tenga visos de impopularidad y otra que no sea necesaria. Pero nuestros políticos, todos, hace tiempo que optaron por el populismo frente al interés general. Y esa disociación de lo político respecto al interés general  es un problema muy pero que muy serio que amenaza con mandar al traste no ya a la democracia, que también, sino al Estado del Bienestar. Lástima que los políticos no se lo creen.

Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

2 Comments

  1. Ha hecho usted, para mí, un análisis repleto de sensatez y visión de futuro. Anteponer el «interés general» al populismo es una condición necesaria para ejercer el noble ejercicio de la política. La foto que encabeza este post da pena. Es la mejor manifestación del aborricamiento de los partidos, y en este caso del Psoe de Segovia. Dice el dicho que «un tonto hace tontear a cien», y a los hechos me remito. Los servicios públicos de la Junta y del Estado están pidiendo a voz en grito un replanteamiento general para garantizar su calidad y servicio. En especial la educación y la sanidad. Hacer frente a la cronicidad de una población muy mayor que vive en el medio rural requiere potenciar los servicios de enfermería y garantizar la accesibilidad al especialista, como señala el Sr. Blesa, porque de lo contrario serán insostenibles. En fin, uno se pregunta como se puede tomar tanto el pelo a los segovianos en este caso. EL PSOE apostó por la Ordenación territorial en su día. Aún recuerdo los argumentos de Óscar López y Juan Luis Gordo, e incluso Luis Tudanca. ¿Hay alguien con altura de miras que vea un poquito más allá?. Me temo que no. Cada uno va lo suyo. El populismo lo puede todo, pero también se agota. Decir tonterías a la larga nunca sale gratis.

    Post a Reply
  2. Análisis impecable y valiente.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *