web analytics

Cs permitirá aprobar el presupuesto a cambio de protagonismo y el ascensor del Salón

El Grupo municipal de Ciudadanos permitirá con su abstención la aprobación de los presupuestos de 2019 tras alcanzar un acuerdo con el PSOE que básicamente se traduce en el incremento de la partida para los presupuestos participativos que permitirá construir un ascensor en el paseo del Salón y la cesión de mayor protagonismo de los concejales liberales en las conversaciones con las empresas y otros aspectos de la vida municipal. La portavoz centrista, María José García, asegura que el acuerdo cuenta con las bendiciones de la organización regional pese al anuncio realizado por el partido de que no pactará con el PSOE “aunque eso se refiere a las nacionales”, explica.

Clara Luquero y María José García, tras la firma del nuevo pacto de presupuestos.

“Cosas normales entre partidos”. Así quiso la portavoz de Ciudadanos, María José García, dar carpetazo a los tres últimos meses de enfrentamientos verbales con el equipo de Gobierno del PSOE en el que llegó a afirmar que la alcaldesa, Clara Luquero, “no es de fiar” o que su grupo de concejales “no trabaja”, un discurso que se ha tornado en alabanzas y agradecimientos por el “ejercicio de responsabilidad política pensando en los segovianos” que ambas políticas se dedicaron.

Sobre la mesa y dispuesto para la firma, un documento de cuarenta líneas desglosado en una decena de acuerdos, incluido el compromiso de las dos ediles de Cs de abstenerse en la votación de los presupuestos de 2019 —será en un pleno extraordinario, a primeros de marzo— para facilitar su aprobación.

El punto crucial, la dotación presupuestaria para acabar las obras del edificio Cide del Cat, que necesita una inversión de 2,5 millones este año ocupa dos de los puntos de acuerdo y supone la presencia de las ediles liberales en “todas las reuniones que el Ayuntamiento realice con las empresas interesadas en instalarse allí” y en el “control exhaustivo” de la ejecución de la obra. Del mismo modo, se adjudica su cuota de protagonismo a Cs en los preparativos y el acto de inauguración del inmueble, en el mes de julio, sin que se haga alusión en que entre medias está prevista la celebración de elecciones y el cambio de la actual Corporación.

La contraprestación para Ciudadanos por su apoyo se refleja en el aumento de la partida destinada a la ejecución de los proyectos votados como presupuestos participativos, al que el Gobierno iba a destinar inicialmente una partida de 600.000 euros —480.000 para construir un ascensor que una la calle Gascos con Vía Roma y 120.000 para actuaciones puntuales en los barrios— que ahora crece hasta el millón de euros permitiendo también la ejecución de otro ascensor, este entre San Millán y el paseo del Salón y aumentar el gasto en los barrios en otros 80.000 euros.

‘Estirando el chicle’

Luquero señaló que el aumento de esta partida no causará un problema a las arcas municipales ya que el dinero se dotará “afinando en intervención” sin tener muy claro de dónde exactamente salen los 400.000 euros. “Se ha estirado el chicle sin llegar a romperlo”, dijo la regidora instando a los informadores a “preguntar al interventor” por la procedencia exacta de la nueva partida o Sio afectará a otros gastos previstos en 2019.

En el decálogo se hace referencia a la puesta en marcha de proyectos de accesibilidad con cargo a los remanentes de 2018 sin que se fijen partidas o actuaciones concretas, más allá del compromiso de los socialistas de “realizar el proyecto de accesibilidad del Centro de Recepción de Visitantes en 2019”, aunque este aspecto ya está fijado hace tiempo en la lista de asuntos pendientes del Gobierno local, al igual que el punto siete, referido a la instalación de fibra óptica en los polígonos industriales con el compromiso de los gobernantes de “hacer las gestiones necesarias dentro de sus competencias”.

También se refiere a accesibilidad la cláusula que fija que si el Ministerio de Fomento no concediera finalmente las ayudas del 1,5% cultural para rehabilitar la muralla Norte de la ciudad, para lo que hay en presupuestos una reserva de medio millón, esta partida “se destinará a accesibilidad y renovación de las redes de abastecimiento”.

Otro de los puntos significa el reconocimiento explícito de que el pacto de 2018 no se cumplió ya que se señala que “quedando pendientes de realizar parte de los puntos de los acuerdos de presupuestos de años anteriores” ambos grupos se comprometen a “llevar las acciones necesarias para que salgan adelante”.

Concluye el acuerdo con un punto para permitir a las ediles liberales hacer un seguimiento que ahora estaba interrumpido —aunque se incluía en el acuerdo del año pasado— sobre la auditoría del departamento de Urbanismo y fijando un calendario quincenal de seguimiento de los acuerdos cuya última reunión está fijada para el 23 de mayo, tres días antes de las elecciones municipales. El pacto del año pasado incluía un calendario similar, aunque sólo se celebraron algunas reuniones.

Author: Fernando Sanjosé

Segovia (1967). Periodista.

Share This Post On

1 Comment

  1. Y la nómina que se lleva todos los meses en consenso con la alcaldesa

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *