web analytics

Combate Medieval en Pedraza, entre las artes marciales y la historia

Bohurt, entre arte marcial y viaje en el tiempo. Esto no son las típicas teatralizaciones de las  justas del medievo (en realidad, del renacimiento), ni siquiera una modalidad del esgrima antiguo. Son combates de-ver-dad, donde ya sea en los duelos -peleas de uno contra uno- o en las melés, -de cuatro, cinco o incluso diez contra diez- vale casi todo, siguiendo pormenorizadamente las pautas de los torneos del siglo XIV, XV y XVI. Cuando las justas eran el modus vivendi de los soldados en tiempos de paz. Lo explicaba muy bien Carmen Klecker, periodista y apasionada del bohurt o combate medieval. “Son las verdaderas artes marciales de Europa, el combate a pie con armadura. Nosotros no recreamos el pasado, reproducimos con todo el rigor histórico las condiciones en que se desarrollaban los torneos. No es que recreemos el pasado, llevamos al presente en modalidad deportiva, el pasado”.

De 11 a 14 horas, el sábado y el domingo 19 y 20 de marzo, una treintena de luchadores, encuadrados en una decena de clubs, tomarán la explanada frente al castillo de Pedraza en el I Torneo de Combate Medieval Castilla y Villa de Pedraza. Organizado por el Museo Ignacio Zuloaga y J.Gomlar Carpintería. El coste será de 9 euros por persona, con entrada gratuita para menores de 12 años y precio reducido (4€) para los vecinos de la comarca. A mayor abundamiento, habrá mercado medieval, pero no de los de ponerse un gorro de bufón y vender hamburguesas. “Es un mercado medieval de verdad, con una decena de artesanos, perfectamente ataviados, a los que se añade exhibiciones de cetrería”, dice Enrique Laborde Suárez-Zuloaga, del museo pedrazano. El horario de apertura al mercado y exhibiciones es de 10 a 18 horas.

MedievalPedrazaLuchaPara entender este deporte hay que retrotraerse seis siglos. El hierro era un lujo y la caballería todavía más. Inicialmente los soldados profesionales combatían a pie, literalmente forrados de borra, algodón y lino, y con un cota de malla, como principal protección a la que progresivamente se añadían las carísimas placas de metal. En tiempo de paz, en los combates los luchadores establecían jerarquías y se jugaban las armas, el hierro con el que progresivamente se confeccionaban la armadura. La única cortesía era que las armas eran romas, sin punta ni filo, y la restricción de algunos golpes. Actualmente, los luchadores van completamente blindados y las reglas del Bohurt indican que no vale golpear en la base del cráneo ni de rodilla para abajo. Y ya. En los duelos, se cuentan los golpes como los tocados en el esgrima, el que más toca, gana.  En las espectaculares melés se puntúa por “muertos”; cuando un luchador cae (pone tres puntos de apoyo en el suelo) se considera una baja, debe quedarse inmóvil en su sitio. Pierde aquel equipo en el que caen todos sus integrantes.

Armas. Son hachas, espadas,  mazas y armas de asta, sin excluir el escudo (esencial). Todas de entre tres y cinco kilos de puro hierro colado. Se comprenderá que para resistir semejante avalancha de mamporros más vale ir protegido del meñique a la coronilla. “Mi armadura pesa 30 kilos, confeccionada a medida. Tardó entre 20 minutos y media hora en ponérmela. No puede haber ningún punto débil. Debajo de la armadura llevo el gambesón (el jubón acolchado que amortigua los golpes sobre las lorigas). Parece increíble pero si la armadura es buena, los golpes no se notan. De hecho, nuestro principal inconveniente es respirar, en algunos combates el problema es el monóxido de la respiración. Vas tan cubierto que en el bohurt hay menos lesiones que en el fútbol. De todas maneras es un deporte de contacto, y sí, siempre hay un riesgo”, explica Juan Carlos Chicote, capitán del equipo de Bohurt Castilla, de Burgos, el primero surgido en Castilla y León. El coste de la armadura puede llegar a los 2.500€. Normalmente, fabricada artesanalmente en talleres de Europa del Este.

Y es que por increíble que parezca el deporte de los castellanos es un recién llegado en España. Nació en Rusia hace veinte años, pero ha tenido un desarrollo espectacular y hoy está en los cinco continentes. Las ligas mundiales movilizan a miles de seguidores y los vídeos encadenan millones de descargas. Y es que como dice Carmen Klecker”es un deporte que engancha”. Y no solo por la adrenalina. En el bohurt se cuida al extremo tanto el rigor historicista como la armonía entre los competidores. “Se fomenta el compañerismo, el respeto al rival y al árbitro (marshall, en el argot), en eso somos como el rugby”, cuenta Chicote. En una comparación nada casual. Actualmente, en los clubs de primera fila menudean ex-figuras del rugby, gente de físico y acostumbrada al contacto. Y es que moverse rápidamente con 30 kilos de equipación en plena tunda de porrazos de hierro colado, tela, lo que no quita para que las mujeres se incorporen gradualmente también. “En Pedraza tendremos cuatro luchadoras”, explican.

Un arte marcial que lleva veinte años partiendo la pana en países tan alejados del medievo como los Estados Unidos, pero llegó a España hará apenas dos años, en el castillo de Belmonte, al que posteriormente se sumó el de Almodóvar (Córdoba), y que han acogido ya competiciones de alcance. Sin embargo, el arranque del bohurt patrio es avasallador. En apenas dos años han salido ya 1o clubs y lo que es más interesante, un proyecto de liga basado en el triángulo Pedraza-Belmonte-Almodóvar. Si cuaja, y todo indica que así va a ser, puede ser un filón turístico de primer orden. Solo hay que ver el vídeo. “Después de todo, nosotros tenemos lo que otros no tienen, los castillos”, explican los organizadores. Tenemos el contexto.

PedrazatorenoMedieval

Arriba, Chicote con parte de su equpación. La armadura completa pesa 30 kilos y va rellena de gambesón, jubón acolchado. Sobre estas líneas,presentación del I Torneo de Combate Medieval Villa de Pedraza en la Diputación de Segovia. De izquierda a derecha, Carmen Klecker, Chicote, Magdalena Rodríguez, diputada de Prodestur, Francisco Vázquez  y Enrique Laborde.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *