web analytics

Casa de la Parra: y Peñalosa lo consiguió…

casalaparra21 años después de que Izquierda Unida, de la mano del concejal Luis Peñalosa, denunciara la concesión de la licencia de obras de la casa de la calle de la Parra, que infringía alevosamente la normativa urbanística, el ayuntamiento de Segovia ha anunciado la puesta en marcha el expediente para el derribo del inmueble, derribo que supondrá 199.990€ “más los costes por las indemnizaciones que presumiblemente reclamarán los afectados”, explicó el alcalde, Pedro Arahuetes. “Es un nuevo favor, que 20 años después, esta ciudad le deberá al PP”, recordó, irónico el alcalde, en referencia a la incompetencia del entonces alcalde Ramón Escóbar, quien bajo su mandato se perpetró el desaguisado.

Corría 1993 cuando el consistorio autorizó la construcción del edificio en una zona de huertas. En 1996, con el edificio ya en pie, la licencia se declaró nula. Reposiciones, recursos, contrarecursos… En 2012, se aprobó la legalización que iba a ser definitiva, pero nuevamente Luis Peñalosa recurrió, ganó, y finalmente ha llegado el auto para iniciar la ejecución de sentencia.

¿Se derribará?

Sin embargo, Peñalosa aún no puede cantar victoria. Tal como explicó el alcalde, la tramitación del derribo, con exposición pública y procedimiento de adjudicación, sitúa el inicio del derribo en un horizonte de “cuatro o cinco meses”. Y queda, además, la espinosa cuestión de qué hacer con los inquilinos. El inmueble está habitado por al menos dos familias, explican los vecinos, familias inocentes que se limitaron a habitar un piso que creían perfectamente legal. En parecidos términos el párking, que actualmente se rige en régimen de alquiler de plazas. Todo indica que habrá que iniciar un proceso de deshaucio, habilitar un mecanismo compensatorio de realojamiento, pagarlo…

Así las cosas, cabe preguntarse qué sentido tiene todo esto. No hay forma humana de que los responsables, el exalcalde Ramón Escobar y su equipo de urbanismo, paguen de su bolsillo el desaguisado (que sería lo suyo). Por otra parte, en su afán justicialista de imponer una medida ejemplarizante, tampoco parece factible que Luis Peñalosa dé su brazo a torcer.  Al final, familias, contribuyentes y vecinos, que deberán soportar un solar vacío de llevarse a cabo el derribo, son los perdedores.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

3 Comments

  1. La cuestión es que por una vez no vencen los que apelan a hechos consumados. Y ahora los minipisos del Eresma.

    Post a Reply
  2. Por si acaso el Arahuetes desaparece… los que vengan detrás que arreen, que él tiene que denunciar a Postigo por calumgruas 😉

    Post a Reply
  3. ¿En eso se basa la política que tenemos y la justicia? En que cada uno hace lo que quiere, o mejor dicho los ‘poderosos’. Qué pasará con todo lo que sigue su curso con sentencias incluso de obligado cumplimiento y que no hacen caso. Todo consiste en irse de rositas, incluso alguno con medalla y homenajes y parabienes, y ahí os quedaís que tenemos buena faltriquera y hemos cobrado de todos los contribuyentes para una buena jubilación.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *