web analytics

Campaña día 4: adoquines y “mamadas”

Ya es mala suerte que a mis años me toque cubrir debates electorales de candidatos al Gobierno de España. Me sienta fatal. Acabo con ganas de irme hacia la iglesia más cercana e hincharme a poner velas a todo santo a tiro. En general, me parecen unos listillos repeinados que no han pegado palo al agua en la vida; excitan la bestia anarquista que llevo dentro. Por lo demás, lo de siempre, a mi izquierda dos iluminados entusiasmados con la posibilidad de gastarse mi dinero a lo grande; a mi derecha a tres obsesos por encarcelar catalanes y por bajar impuestos (manteniendo mágicamente los servicios).

Pero qué le vamos a hacer. Hay una sección sobre actividades de campaña electoral y la realidad es que la noticia estaba en el debate y una pregunta que dominará muchas tertulias. ¿Quién ganó?

En mi rasero particular gana el menos cursi en las formas y menos populista en las ideas. Así pues, Sánchez y Casado me parecieron los más ponderados.  El más crispado, agresivo y cursi de todos, sin duda, Albert Rivera, el peor y más desagradable de largo, cada vez hablando más rápido hasta que finalmente ya no se le entiende ni palabra. Este tío va siempre como drogado. Abascal me pareció un centrista, eso sí, soltando barbaridad tras barbaridad para concluir que la culpa es de los catalanes y de los moros; un G.I. Joe pasado de porros.  Pablo Iglesias suele hacerlo bien, en plan hombre de estado, pero le vi un tanto desdibujado, arruinando buenos argumentos con salidas populistas y cursiladas para caer en lo de siempre; venga gasto: “dentistas gratis” y “que paguen los bancos”. Inasequible al desaliento.

Pero que para mí ganaran Sánchez y Casado no tiene la menor importancia. La triste realidad es que, hoy en día, los debates se ganan a golpe de memes. Con todo el dolor del corazón, debo reconocer que Steve Bannon, esta suerte de Mefistófeles de Trump, tiene razón. La política está ya tan trillada, es un espectáculo tan aburrido, que hoy los debates los gana aquel que es capaz de generar más memes frikis al día siguiente en las redes sociales. Eso por dos razones. Una porque al converso le es igual que a su líder se le vea un cerco de pis en los pantalones, pase lo que pase su candidato será siempre el más mejor, un tipo impecable.

La segunda razón es que el target que realmente interesa son los “indecisos“. Estos son los que decantan elecciones y estos se mueven por viralidad. Así que durante buena parte del debate pensé que había ganado Rivera, sacándose un adoquín de la plaza Urquinaona, carne inmediata de memes para calcinar las redes. No importa que lo hiciera de pena. Lo que importa es que al día siguiente su imagen restallará por las redes adoquín en ristre cientos de miles de veces, cientos de miles de impactos.

Ganaba Rivera hasta que pasó que Iglesias se trabuca y suelta el gazapo del año. “Estamos escandalizados con lo que hemos visto en tantas mamadas“, dijo. Madre de mi vida. Así que la duda es quien protagonizará más chistes hoy, si el adoquín de Rivera o las mamada de Iglesias. Y ese es el que gana.

Es lo que hay. Por lo demás llamaba la atención los piques de Casado con Rivera y Sánchez, y su absoluta condescendencia con Abascal, que le está robando el pescado, un error de libro. La desesperación de Rivera por atacar a toda costa sin el menor asomo de sentido del ridículo (pienso que con lo del perro ya ha tocado fondo). El empeño de Iglesias en postularse como ministro y soltar cursiladas. Y la chulería antiempática y egocéntrica de Pedro Sánchez, realmente este hombre tiene un serio problema.

Y el nivel en general bajo, muy bajo. Estos chicos han confundido hilar rápido y hablar a toda tralla con saber y razonar. Y así pasa que  cuando uno va diciendo si ilegalizará a tal partido, ninguno cae que ni pueden ni se les paga para eso: Ilegalizar es cosa de los jueces. El día que dependa de un político ilegalizar un partido, simplemente, apaga y vámonos.

 

Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

4 Comments

  1. ….penoso su artículo , ¿de verdad que no había otra cosa en que fijarse ?

    Que les enseñan en la facultad de periodismo, es necesario escribir con tanta urgencia, sin la más mínima reflexión , no se trata de verdad de juntar palabras, parece una crónica deportiva….

    Post a Reply
  2. Por eso no te dejan, Rufián, meterte a periodista, das pena. Artículo genial y gracioso. Podrían ir los políticos de ayer al Circo del Sol, sobre todo los acabados Rivera e Iglesias. Abascal podría hacer de domador de pulgas. Sánchez ganará y pactará con cualquiera, es un Aprendiz de tirano.

    Post a Reply
  3. Buen ejercicio de pluma rápida. Qué más decir, aunque a algunos eruditos de la izquierda rufianesca les parezca malo. La solución a tanto entuerto y urna, es que cada voto valiese eso: un voto. Otro gallo nos cantaría. No es justo que mi voto valga más o menos dependiendo de dónde esté empadronado. En Segovia, mi caso, ¿qué hacer ante debate tan… ¡bah! (ponga cada uno lo que quiera)?, tiro el voto o me tapo la nariz y perfumo la papeleta. Mi única esperanza es que vote a quien vote, van a ir al Senado o al Congreso a alzar la mano. Para más imposible. Por mucho puesto rimbombante que tengan en Comisiones y Mesas. Es lo que hay por ahí, majos.

    Post a Reply
  4. Lo que saltó a la vista el debate es, la indecencia y mendruguez de Cum-fraude Falconetti. Que tipo más repelente. No lo soporto.
    Espero y deseo que baje el número de (…) que puedan votar a semejante “ser”. Aunque pierdo toda esperanza, ya que serán millones. La tontería se ha instalado en España,…. y parece que es para quedarse hasta la siguiente e inminente ruina total.
    Gracias (…) a disfrutar de lo votado.

    Nota de redacción: las acotaciones (…) corresponden a insultos suprimidos en este comentario. Amigo Calimocho, se ha tolerado esta palabra en anteriores comentarios con el ánimo de que usted mismo rectificara su uso pero al parecer necesita ayuda. Por favor y por enésima vez: modere su lenguaje. Muchas gracias.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *